lunes, 10 de septiembre de 2012

Ideas para identificar tus tarjetas de memoria

Perder una tarjeta de memoria puede ser tanto un pequeño inconveniente como una catástrofe profesional. Si la pierdes dentro de tu casa o después de tomar fotografías a unos gatitos, puede que no sea un gran problema, pero la desaparación de esos pequeños cuadrados de plástico tras una sesión de fotos profesional puede ser un terrible sacon de onda.
Una vez perdida, no hay forma de recuperarla o, al menos, no hay acción posible desde nuestro lado. Debemos apelar a la buena voluntad de aquel que casualmente pueda encontrarla. Pero, ¿como puede identificarnos un completo desconocido? A pesar de que hemos reseñado historias de tarjetas reencontradas con sus dueños originales, la mayoría de los casos fue suerte y proximidad, por lo que si queremos aumentar las chances, debemos identificarlas de alguna u otra manera.

Existen tres posibilidades de identificación, al menos que haya leído o pensado, que de alguna u otra manera ayudarán, en el mejor de los casos, a reencontrarte con tu tarjeta.
Un archivo txt en el directorio raíz
Tan simple como lo que dice: puedes dejar un archivo con tus datos de contacto, que pueden ser tu nombre, e-mail, numero de teléfono y, si es necesario, algún incentivo como una recompensa. Con un nombre bien llamativo (como LÉEME_AHORA_SEÑOR_EXTRAÑO.TXT) está asegurada su lectura.
El único inconveniente es que ya no eres libre de formatear la memoria, a riesgo de olvidar volver a copiar el archivo y haciendo este sistema inútil. Si borras manualmente los archivos, puedes evitar este problema, pero a la vez no formatear la memoria aumenta su fragmentación.
Tomar una fotografía con tus datos y bloquear su borrado
Esta técnica consiste en realizar una fotografía donde se vean tus datos, como una tarjeta de contacto, y desde el menú de configuración bloquearla o protegerla para que no pueda ser borrada. De esta manera, la imagen queda permanentemente guardada en la tarjeta y al ser la primer imagen en cualquier sesión, será la primera que vea cualquier persona que la rescate ante una eventual perdida. Andrew McDonald hace un tiempo hizo una versión de esta técnica, con algo de humor.
Es importante considerar nuevamente que no debes borrar los datos desde tu ordenador, sino desde la cámara, ya que corres el riesgo de borrar la imagen bloqueada. También debes comprobar que el sistema de formateo de la cámara no borre esta imagen, por más que se encuentre protegida.
Escribe tu numero de teléfono sobre la tarjeta
Probablemente la técnica más sencilla y efectiva, escribe con algún marcador indeleble tu numero de teléfono y, alternativamente, tu nombre. No requerirá ninguna herramienta tecnológica y es muy probable que aquel que la encuentre lo note primero.
El espacio es reducido por lo que si tu letra es grande puedes imprimir una etiqueta autoadhesiva con tus datos y pegarla en la tarjeta.
Bonus: coloca algún e-mail de contacto en los datos EXIF
Aunque siempre es una buena idea rellenar con tu información los datos EXIF, si de casualidad te encuentras con algún fotógrafo lo suficientemente capaz, estos metadatos pueden ser tu salvación. No son muy efectivos y no todo el mundo sabe como accederlos, pero puede ser una alternativa más, combinada con las técnicas anteriores.
Foto: Thana Thaweeskulchai
Fuente: http://altfoto.com/2012/09/ideas-para-identificar-tus-tarjetas-de-memoria