jueves, 29 de noviembre de 2012

Los efectos de la velocidad de obturación y apertura en el color

Si bien estamos acostumbrados a que solo el balance de blanco afecta al color de la imagen, tanto la velocidad de obturación como la apertura tienen sus efectos sobre este. No significa que lo hagan de manera tan drástica como al elegir temperaturas diferentes, pero tienen su pequeña influencia sobre la fotografía final.

Repasaremos brevemente los efectos de estos dos valores en las imágenes, para tener en cuanta la próxima vez a la hora de disparar.
Velocidad de obturación y luces fluorescentes
Las luces fluorescentes o de bajo consumo, como se conocen hoy, producen la luz a través de impulsos periódicos pero no constantes. Esto significa que la luz viaja de manera intermitente que, por suerte para nosotros, no podemos apreciar directamente. La historia es distinta cuando utilizas una cámara, que tiene la capacidad de variar la velocidad de obturación.
Dependiendo de la parte del mundo en la que te encuentres, esta frecuencia en que se produce la luz puede ser de 50 a 60 hertz, lo que significa que si disparas a una velocidad mayor de 1/50 o 1/60, captaras la luz en su estado apagado o encendido, o en el peor de los casos, a mitad de camino de encenderse (cuestión ejemplificada con tres disparos muy claros en StackExchange).
Esto sucede usualmente en situaciones de interior, donde la presencia de esta luz puede hacer que un disparo salga anaranjado y otro correctamente balanceado. La solución es sencilla: realizar disparos más lentos. El problema es que a veces la acción no lo permite y por lo tanto es imperativo utilizar velocidades altas. En este caso, es mejor disparar varias veces y comprobar que alguno de las imágenes tenga el color correcto.
Diafragma cerrado y obturación rápida
Esta combinación crea un escenario de luminosidad baja, al menos para la luz que llega al sensor provocando el aumento del tercer valor en el triangulo de la exposición: la velocidad ISO. Elevar el ISO es una opción más a la hora de exponer pero también trae un problema aparejado: el ruido.
El ruido no solo se manifiesta como puntos en la imagen, sino que también aparece como una elevación máxima de los pixeles en cuanto a su sensibilidad, produciendo “gotas” de colores que muestra el rojo, verde o azul en su máxima potencia.
Otros casos peores es cuando el sensor empieza a levantar temperatura por el tiempo que esta funcionando, provocando colores purpuras en las esquinas, conocido como amp glow.
Cristales de baja calidad en aperturas grandes
Es lo que se conoce como aberración cromática y es el “sangrado” de colores, en un solo canal, sobre los contornos con contraste. Se produce debido a que la lente no puede concentrar los rayos de luz de manera uniforme, desviando ciertos colores más allá de donde deberian estar.
La solución es cerrar el diafragma o sencillamente utilizar una lente de mayor calidad.
Foto: Darren Harvey
Fuente: http://altfoto.com/2012/11/los-efectos-de-la-velocidad-de-obturacion-y-apertura-en-el-color