martes, 13 de noviembre de 2012

Quentin Tarantino planea completar una trilogía sobre las atrocidades humanas

¿Será que Quentin Tarantino quiere emular a Jorge Luis Borges? Cualquiera lo diría después de sus declaraciones afirmando que Django Unchained sería la segunda entrega de una trilogía que habría comenzado con Inglourious Bastards y de la que todavía no tiene prevista su conclusión. De esta manera podría dar forma a su personal visión de las atrocidades de la humanidad, en la línea de aquella Historia universal de la infamia de Jorge Luis Borges, que aquí estaría distorsionada por la ficción distópica en la que los personajes de sus películas no culminan sus fechorías de la misma manera que lo hicieran en la vida real.
Quentin Tarantino
Estaríamos hablando de una trilogía. Por muy diferentes que sean (Inglourious Bastards y Django Unchained), hay una cualidad de comparación. Muy bien podría haber una tercera. Todavía no sé lo que va a ser.
Así lanzaba el director de Pulp Fiction la noticia del que suponemos será su siguiente proyecto, una vez estrene Django Unchained en navidades. Si todavía no sabemos en torno a qué atroz acontecimiento girará su nueva película, el que tiene muchas probabilidades de volver a repetir con el cineasta de Tenessee sería Christoph Waltz, el único actor vinculado a las dos primeras películas de esta trilogía. Sin contar a Samuel L. Jackson, que si bien tiene un personaje en Django Unchained, su voz era la del narrador de Inglourious Bastards.

Si echamos la vista atrás, lo cierto es que a Tarantino siempre le ha gustado vincular de una manera u otra sus películas. Ya sea por alusiones de personajes, por citas directas o indirectas, el universo tarantiniano ha conseguido crear un universo muy concreto y peculiar. Si por un lado los personajes interpretados por Michael Madsen en Reservoir Dogs y por John Travolta en Pulp Fiction son hermanos, por otro el germen de Kill Bill procede de aquel episodio piloto que el personaje de Uma Thurman menciona había protagonizado en Pulp Fiction. Yendo más lejos, una excentricidad como Grindhouse, en la que dirigía Death Proof, también se ha visto complementada por las películas que han surgido de sus falsos tráilers, lo que ha generado una ampliación exponencial de ese universo particular. Dicho todo esto, sólo nos queda especular por el posible tema de este tercer episodio de las atrocidades humanas que algunos ya encaminan hacia una película de gángsters, aunque yo creo que preferiría una de romanos o incluso de piratas.
Fuente: http://extracine.com/2012/10/trilogia-quentin-tarantino