miércoles, 19 de diciembre de 2012

Un baterista con alma de tango

El roquense Leonardo Álvarez eligió la batería cuando tenía 14 años. Pero lo que empezó como un hobby es ahora su vida. Estudió con Pipi Piazzolla y participó del musical "Eva", con Nacha Guevara, y de "María de Buenos Aires", con Marconi y Ferrer. Además, hace rock con una banda que viene a Roca.
Leonardo Álvarez sería el protagonista ideal de una novela de Paul Auster. Las casualidades y coincidencias condujeron a este baterista roquense a un puerta con nombre y apellido: Astor Piazzolla. La atravesó hace dos décadas, cuando a sus 14 años un amigo le mencionó el nombre del gran compositor. Y desde entonces Piazzolla es, de una manera u otra, parte de su existencia.
No es exageración: se formó con su nieto, Daniel "Pipi" Piazzolla; su hijo, Daniel Piazzolla, hizo las veces de padre sustituto en Buenos Aires, mientras Leo estudiaba, y hoy es un fan de su "protegido" al punto de que le dio partituras de Astor y difunde todos sus shows; tocó la opereta "María de Buenos Aire" en el Teatro Cervantes junto a Marconi y Ferrer. Y lo más importante: fue el sonido de "Libertango" el que lo hizo elegir esta carrera ante cualquier otra. Piazzolla fue su dirección y su sentido.
En la preshistoria de su pasión por los parches figura la entonces incipiente y revolucionaria MTV, con toda la música propia de los 90 y Nirvana a la cabeza. Pero Miguel Portal, otro músico roquense, que en ese momento compartía las aulas de la Escuela del Sur con Leo, le nombró a Piazzolla. Hasta ese momento, cuenta Leo, tomaba clases en Casa de la Cultura casi como una distracción. Pero a esa edad supo que la batería sería lo suyo. "Miguel me hizo escuchar 'Libertango' y cuando escuché eso, me quebró la cabeza. No hacía falta distorsión".
Tampoco hubo tiempo de dudas a la hora de elegir el futuro. La batería era la única chance. "Andá y tratá de ser lo mejor que puedas en lo que te gusta", le aconsejaron en su casa. Y eso hizo Leo. Se fue a estudiar con "Pipi" Piazzolla y, como era del interior, el maestro (apenas seis años mayor que él) le daba el último turno así se quedaba a comer en la casa de su familia. "Los Piazzolla me adoptaron, de alguna manera. Los quiero muchísimo; me quieren, me apoyan, me siguen", agradece ahora.
–No es habitual la batería en el tango...
–No, y todavía hay mucho que indagar. En el tango, es lo último y es mal vista por muchos. De hecho, la mayoría de los clásicos tangueros no quieren saber nada. Pero por eso me gusta: me hace pensar todo el tiempo qué hacer, y cómo hacerlo. Y otra cosa que tiene es que tenés que ser muy sutil porque estás con piano, bajo, bandoneón que son acústicos, y aunque la batería también lo es, se presta al volumen, y acá no se puede.
Los primeros años en Buenos Aires no fueron fáciles. "Al principio casi no tenés trabajo. Empezar a trabajar fue muy importante porque cuando hacés música, al principio, es como un hobby; algo que hacés entre amigos en determinado tiempo. Pero cuando empezás a trabajar hay un quiebre. Cuando hicimos el musical "Eva", con Nacha Guevara, éramos 150 personas laburando en una noche. Ahí te das cuenta de que sos un eslabón y de que tenés que hacer bien lo tuyo para que todo salga bien".
Leo aprendió esa lección. Y ahora combina el trabajo con el placer de tocar entre amigos. En el trabajo sumó a su currículum la opereta María de Buenos Aires y fue parte del staff musical de "Sweeny Todd", "Sweet Charity" y "Carmina Burana".
En el placer se unió a una banda que aunque suena en Buenos Aires está integrada por todos chicos del interior. Super Lasciva tiene a cuatro correntinos en su haber y al roquense Álvarez en la batería. Llevan cuatro discos grabados y en 2010 fueron elegidos una d de las mejores bandas del año por el diario Clarín. "Hacemos rock. Pero el acento está puesto en las letras, en la música".
El mes que viene Leo Álvarez volverá a sus pagos junto a Super Lasciva para presentar "Torrencial". Ya tienen cita para el 17 de enero en el Club de Arte El Biombo de Roca y para el 19 en Amelie de Neuquén.
Será una manera de conocer el lado B de este baterista con alma de tango y espíritu de rock.
Fuente: http://www.rionegro.com.ar/diario/un-baterista-con-alma-de-tango-1030766-9523-nota.aspx