lunes, 7 de enero de 2013

Nociones de composición para fotografía de paisajes

A veces podemos pasar mucho tiempo buscando la fotografía perfecta. Y puede que lo hagamos sin tener en cuenta algunas normas importantes que ya son estándar en la fotografía y que son “transplantadas” de la pintura y el arte. Cuando comprendemos estas nociones básicas, que informaremos en breve, estaremos armados con una batería de ideas para nuestra fotografía de paisajes. Estas nociones no están hechas para limitarnos, sino para darnos un marco que luego nos permitirá pensar por afuera de la caja, una de las cosas más interesantes que podemos hacer cuando ya tenemos la técnica bien aprendida.

Nociones de composición
La composición en la fotografía de paisajes es prácticamente todo. Ya lo dijo Fernando en uno de sus posts: una buena fotografía es aquella que es capaz de permitirnos imaginar una historia, y con los paisajes podemos jugar mucho y evocar una gran cantidad de pensamientos y emociones. Pero volvemos al punto que nos interesa. Las nociones de composición en gran parte son extraídas de la pintura, y nos permiten tener una mejor apreciación del cuadro que estamos a punto de “pintar” con la cámara. Es algo a considerar cuando estamos planeando el encuadre, y afortunadamente la fotografía de paisajes nos permite tener el tiempo suficiente para pensarlo con cuidado –al menos, en la mayoría de los casos-.
Algunas nociones básicas a tener en cuenta son:
  • La regla de los tercios: esta regla es fundamental para la composición en todo tipo de fotografía. Se trata de dividir la imagen en tres partes iguales, usando líneas imaginarias verticales y horizontales. Los puntos donde se cruzan las líneas son los llamados puntos de interés, y sobre estos mismos, así como también las líneas, se tienen que situar los objetos o sujetos que vamos a fotografiar. Si estamos haciendo una toma vertical, el punto más importante es el superior derecho. Si estamos haciendo una toma horizontal, es el inferior derecho. Esta regla nos permite aseverar, además, que nunca se debe poner el horizonte en el centro del encuadre.

  • El ritmo: otro aspecto importante a tener en cuenta es el ritmo. En fotografía, consiste en larepetición de líneas, formas, colores o tonos. El ritmo puede terminar convirtiéndose en el tema de la fotografía en sí mismo, dependiendo de lo que estamos buscando. En principio, agregar ritmo a la toma a través de la repetición de algunos de estos elementos le suma más fuerza e impacto a la imagen. Cuando los elementos están ordenados de forma geométrica, tenemos un ritmo regular. Cuando no lo están, tenemos el opuesto, un ritmo irregular, que genera una impresión diferente en quien está admirando la fotografía.
  • El punto de interés: el punto de interés es básicamente aquello que nos ha llamado la atención de un encuadre. En definitiva, sin un punto de interés no tendremos una fotografía de paisajes que se precie, y ni hablar de una razón para tomar la fotografía en primer lugar. Por así decirlo, el punto de interés es el protagonista. Aunque podemos pensar que se trata de un objeto o de una persona, en realidad, puede ser una infinidad de cosas, conjuntos de elementos, o un particular punto en un determinado paisaje. La existencia del punto de interés ayuda a que la persona que está admirando la fotografía pueda identificar el tema fácilmente sin sentirse confundida por muchos puntos importantes. El punto de interés de la fotografía tendrá que ser ubicado en el encuadre de acuerdo con la regla de tercios que mencionamos anteriormente.
  • El ángulo: hace algunos días mencionamos los diferentes tipos de ángulos usados en la fotografía en nuestro post sobre la composición con perspectiva. La perspectiva es también fundamental en la fotografía de paisajes, por lo que aprovechamos para recordar los diferentes tipos de ángulos que existen. El normal (el horizonte en línea con la cámara), el picado (el horizonte en la mitad superior del encuadre), el cenital (la cámara completamente por encima), el contrapicado (el horizonte en la mitad inferior del encuadre) y el nadir (la cámara por debajo del objeto que queremos fotografiar, como por ejemplo en la fotografía de arquitectura, lo pueden ver en la imagen debajo).

  • Las formas: las formas son algo fundamental para crear el ritmo pero también pueden ser una de las claves para componer nuestra fotografía de paisajes. Por ejemplo, en fotografías del amanecer o del atardecer, el juego de las formas a contraluz, y más. Las formas que se encuentran dentro del mismo paisaje también pueden ayudarnos a componer lo que queremos, ubicando una parte particular de un paisaje en los puntos de interés.
  • La ley del horizonte: en la misma línea de la regla de los tercios, la ley del horizonte nos indicaseparar el encuadre en tres recuadros simétricos, colocando la parte que queremos destacar en dos de estos recuadros, y poniendo lo menos relevante en el que queda.

  • La ley de la mirada: finalmente, este último concepto nos indica que todas nuestras fotografías deberán tener más espacio en la parte frontal, espacio siendo lo que normalmente llamamos “aire”. Aunque se suele limitar esta ley a la fotografía de figuras humanas,  se puede aplicar también a la fotografía de paisajes.
Fotos por almeriapersonal, avakian, d o l f i
Fuente: http://altfoto.com/2013/01/composicion-fotografia-de-paisajes