jueves, 7 de febrero de 2013

La edición de un viaje fotográfico

Hace tiempo me pidieron la edición de un viaje, de las fotografías que se hicieron. En un primer momento no me atreví a hacer semejante trabajo, porque requiere mucho tiempo y es una cosa que me gusta hacer ne presencia del autor. Pero al final he decidido hacerlo, y explicarlo en este artículo.
Edición final
Las fotografías forman parte del viaje de Ricardo Millet a Kenia, al parque nacional Masai Mara. Un viaje de ensueño que todos querríamos hacer alguna vez en la vida. De las cientos o miles de fotos que hizo seguramente, me mandó 53. Es una buena selección, pero personalmente creo que son demasiadas para enseñar a las amistades y a la familia. El secreto está sencillamente en no aburrir, y que la gente no tema ir a nuestra casa a ver las fotos. Unas 20 fotografías bastan y sobran para dar una idea de nuestras experiencias.
todas las fotos africa-1
A la hora de editar creo que el programa más cómodo es Adobe Bridge, seguido muy de cerca deAdobe Lightroom, pero como siempre es cuestión de gustos. Trabajo con estos programas por la comodidad de sus paneles de hojas de contactos para ver todos los archivos de golpe y la posibilidad de seleccionar con estrellas, como he explicado en otras ocasiones.
Y para ser sincero, en este punto prefiero imprimir todas las fotos en un cómodo y barato formato 7x5 (la mitad de un 10x15, aproximadamente), extender todas las copias en una mesa amplia o en el suelo en el caso que no esté muy frio, y verlas con tranquilidad. Pero vamos a hacerlo, en este caso, con Adobe Bridge:

Lo primero es renombrar todas las fotografías de manera lógica y secuencial. En este caso hay una que tiene el nombre 8164448, otra AFRICA1696, y la mayoría el formato IMG tal cual sale de la cámara. Para localizarlas es mejor inclinarse por una única forma. En Bridge seleccionamos todas y vamos a Herramientas>Cambiar nombre de lote.
Con el nuevo nombre empiezo a marcar con una estrella las fotografías que me parecen mejores. Descarto las movidas, las repetitivas y las que no aporten nada. En este caso, por poner un ejemplo, descarto la primera fotografía, la del leopardo subiendo la presa al árbol por estar movida y no poder ver con claridad lo que está pasando. Es un momento único, de acuerdo, pero en la edición hay que saber desprenderse de todo lo que no sea bueno. Nuestro trabajo será tan bueno como la peor de las fotos que enseñemos.
En esta primera selección me he quedado con 25 fotografías. No hay ningún animal repetido, salvo un elefante. Hay varias fotos del afortunado viajero (es él quién hizo el viaje y debe figurar); y también tengo paisajes inolvidables y habitantes del lugar. Pero todavía son demasiadas fotos.
seleccion africa 2
Ahora hay que hacer una nueva revisión. Ver si nos hemos dejado algo importante o si tenemos que quitar algo. A la hora de seleccionar las fotografías que vamos a enseñar tenemos que pensar que esas son las palabras que tenemos para contar una historia. Más que palabras párrafos, por aquello de que una imagen vale más que mil palabras. En esta nueva revisión marcamos con dos estrellas.
Tras la nueva revisión, sólo soy capaz de desprenderme de dos y quedarme con 23 fotografías. Hay veces que ser estricto no es bueno, y aquí en principio no tenemos limitaciones de espacio. Ahora sería el momento de revelar una por una todas las imágenes, sacando lo mejor de cada una con unos cuántos ajustes en nuestro programa favorito. Es importante dar a todas las fotografías una cierta unidad de colores, que en este caso se mantiene.
Una vez reveladas, con el máximo cariño y cuidado posible, tendríamos que empezar a colocarlas de una manera armónica. La mayoría de la gente sigue una secuencia cronológica, pero no es la mejor desde luego. La edición que propongo aquí sirve para un libro con una fotografía en cada página. Es un montaje dos a dos. Y la fotografía de la puesta de sol abriría ese libro en una página impar.
Más adelante haré otra edición cono fotografías mías para ver este tema con más detenimiento, pero creo que nos podemos hacer una idea con este artículo. Y muchas gracias a Ricardo Millet por el amable ofrecimiento de sus fotografías.
Fuente: http://altfoto.com/2013/01/la-edicion-de-un-viaje-fotografico