lunes, 8 de abril de 2013

5 consejos para la fotografía otoñal

Por que también existe un hemisferio sur, desde este lado del charco empieza el frío y las épocas de dormir abrigado. Poco a poco la temperatura empieza a bajar y los abrigos a subir y también es una estación digna de retratar. El otoño ya arrancó y cámara en mano podemos realizar unas bonitas imágenes, valiendonos de lo que naturaleza nos da. Entonces, ¿cómo hacemos para fotografiar este periodo? Veamos algunos consejos.
Otoñó
Niebla, niebla por las mañanas
Si bien hay que enfrentar a mi enemigo personal —la mañana— levantarse muy temprano rinde sus frutos en épocas de frío. Especialmente tras un día ligeramente más tibio, la mañana siguiente suele tener bastante neblina que en combinación de una poderosa fuente de luz, como un flash, crea retratos y escenas espectaculares. El truco es arribar el lugar un poco antes del amanecer, para poder jugar con la falta de luz y, obviamente, la neblina presente.
Un poste de luz suele crear un buen rayo que sirve para centrar la atención en un sujeto, como también se puede convertir en el protagonista mostrando la soledad, por ejemplo. Deja tu imaginación volar y aprovecha ese ambiente fantasmagórico que esta condición climática te da.
Días nublados
Que el sol se oculte no necesariamente se trata de un problema. Como si fuese un enorme softboxlas nubes desparraman completamente la luz eliminado toda sombra posible y creando una iluminación pareja. Esto es ideal para retratar escenas que en otras circunstancias tendrían mucho contraste. Al tener una luz perfectamente balanceada todo encaja en una misma exposición.
Eso si, procura dejar el cielo por fuera de la imagen. Los cielos grises, salvo que estén reforzados por un sujeto o un objeto, son aburridos y particularmente feos.
Hojas muertas y arboles desnudos
Tal como la primavera, el otoño tiene sus colores particulares y parecen surgir todos de repente. Las hojas se vuelven naranjas, los arboles muestran sus ramas y los pisos se cubren con casi toda la vegetación que estos alojaban. Otra vez, es muy tentador focalizarse en esta "naturaleza muerta" pero tratemos de no caer en el cliché. Si, es una imagen bonita y de seguro se ganará unos cuantos likes en Facebook, pero intenta innovar.
Utiliza esta naturaleza como fondo, como bokeh, pero nunca como protagonista. Puedes valerte de sus colores, pero nunca como soporte principal. Siempre como un anexo a la imagen. Bueno, esta bien, puedes tomar una fotografía de esa hoja muerta tan bonita. ¡Pero solo una!
Humanos muy abrigados
De seguro tienes fotografías tuyas y de tu pareja o tus familiares con su rostro destapado o sueltos de ropas. El otoño es una época perfecta para retratar a todos ellos, pero abrigados completamente. Los buzos con capucha, las bufandas y los gorros de lana enmarcan la cara del modelo y centran su atención, ademas de que usualmente están acompañados de colores y formas que colaboran con la imagen final.
Aprovecha los días de mucho frío para tomar los mismos retratos que ya tienes, pero con algo más de ropa. No olvides decirle a tus modelos que exhalen fuertemente para crear una pequeña nube de condensación.
Días más cortos
Así como la primavera supone días más largos, el otoño los trae más cortos y eso significa que encontrarás a las personas haciendo sus tareas usuales, pero a oscuras. La vuelta del trabajo suele ser de noche y usualmente crea escenas de alto trafico humano, sumergidos en la iluminación de algunos postes de luz. Es una perfecta ocasión para ejercer un poco de fotografía urbana, pero con un tinte oscuro y sombrío.
Escápate un poco antes del trabajo y retrata a todos los transeúntes, abrigados y apurados, transitando las calles por las noches. Resultará más seguro que hacerlo a altas horas de la madrugada y ademas la cantidad de personas será mucho mayor.
Fuente: http://altfoto.com/2013/04/5-consejos-para-la-fotografia-otonal