miércoles, 11 de septiembre de 2013

La guerra de los píxeles

A la hora de comprar una cámara digital, estoy seguro de que alguien que conocéis os habrá pedido consejo y os habrá comparado dos cámaras en la que una tiene más megapíxeles que la otra y que "por supuesto, la que tiene más es mejor". Desde luego, que la calidad de la fotografía reside en los megapíxeles que consiga capturar, es una de las mayores falacias del mundo y únicamente era verdad cuando las cámaras apenas llegaban a captar imágenes de 100 píxeles de ancho. Hoy en día, las resoluciones son excesivas, pero a las marcas les viene bien que el cliente sólo se fije en un aspecto, así pueden dejar otros menos pulidos sin que el consumidor se dé cuenta.
megapixel

Qué es un pixel

El megapíxel es una unidad de medida, es la medida en la que contamos la cantidad de información que recoge la cámara. Quiero marcar un énfasis en la cantidad, que no la calidad. Esta unidad resulta útil para fotógrafos entusiastas que vayan a hacer impresiones en lienzos o pósters grandes, porque un mayor tamaño de fotografía brindará mayor detalle, pero para un usuario medio, los megapíxeles indican mayor cantidad de información, y mayor información es un archivo de tamaño mayor, lo que quiere decir que un usuario ignorante comprará una cámara que dispare a 30Mpx y no le importará llenar la tarjeta de memoria en 5 disparos porque habrá conseguido imágenes mejores y de mayor calidad, cosa totalmente falsa.
Sin duda, la década de los 00's estará marcada por ser una constante guerra de píxeles entre unas y otras marcas de productos fotográficos. Si bien es cierto que la resolución era muy escasa en los inicios de la fotografía digital, esta situación ya mejoró hace años y, aun hoy en día, una u otra marca destacan la cantidad de megapíxeles sobre sus competidoras para alzarse con el grueso de los consumidores.

Menos píxeles y mejores componentes

A día de hoy, lo que la fotografía digital de nivel usuario necesita es una mejora en el equipo y frenar (como hemos ido viendo estos años) esta guerra de píxeles para centrarse en mejorar los componentes. Las lentes muchísimas veces tienen unos diafragmas que asustan, donde la menor apertura es 5.6, un aspecto que te anticipa que durante tomas con poca luz tus posibilidades van a limitarse única y exclusivamente al flash. Y hablando del flash, me he topado con flashes totalmente inútiles y que, con usar un poco de zoom, la fotografía queda totalmente subexpuesta y así también las posibilidades que nos pueda brindar el equipo.
Soy consciente de que mejorar todos los aspectos de nuestros dispositivos es algo que requiere de una gran inversión económica, pero la adquisición de un buen equipo fotográfico (pongamos 500€) será una buena inversión que te durará muchísimos años. Creo que vale mucho la pena para poder conservar todos nuestros recuerdos y situaciones en una calidad que no sea la de nuestro smartphone, porque no se volverán a repetir y que, en definitiva, eso es la fotografía.
Fuente: http://altfoto.com/2013/08/la-guerra-de-los-pixeles