lunes, 7 de octubre de 2013

¿Hay vida tras Photoshop?

Photoshop es la elección más recurrente para todos los que procesamos de forma elaborada nuestras fotografías. Es un programa que ha ido creciendo mucho a lo largo de las versiones —yo personalmente llevo trabajando con él desde la primera versión del CS— ofreciendo siempre unbuen rendimiento. Sin embargo, cuando nos decidimos a ser profesionales para trabajar de lo que nos gusta, nos damos cuenta de que el precio de las licencias de CS6 era de unos 900€ ($1200) —1300€ ($1700) la Extended Edition—, y ante la variedad de programas de código abierto uno se pregunta: ¿existen alternativas a Photoshop?

Hemos hablado del precio de las licencias de Photoshop, y como muchos de vosotros sabéis, Adobe se ha mudado a la nube y ahora en vez de vender el producto íntegro y empaquetado, se ha pasado a un modelo de suscripciones mensuales. Para compañías y estudios grandes no es una inconveniencia, pero una licencia de pago único viene mejor a un aficionado o un freelance, que puede editar sin coste extra durante años y que a la larga un modelo de suscripción les sale muy caro.
Sin embargo, existen alternativas que llevan años entre nosotros y que nos pueden ayudar en ciertas tareas como puede ser el software de código abierto GIMP o el Corel Paintshop Pro. Fotor es otro de esos programas que en estos últimos meses ha visto aumentado el número de usuarios y que ofrece prestaciones interesantes para pequeños negocios y bloggers, consiguiendo resultados creativos e inmediatos. Perfectly Clear es otro de esos programas que cumplen a la perfección su cometido: un programa simple que mejora el tono de la fotografía y permite ajustes puntuales para modificar pequeños detalles, lo cual también podría estar orientado a pequeños negocios.
Yo personalmente prefiero toda la gama de posibilidades que ofrece Photoshop para tener control total de la fotografía, pero los usuarios son los que mandan en definitiva y una pequeña aplicación que retoque las fotografías de forma automática mejorando el tono y el contraste es suficiente. Sin embargo, sabemos de Adobe y su gran imperio en los softwares de edición digital, y no creo que nadie vaya a derrocarle pronto, pero sin duda en estos tiempos está cambiando la forma de procesar pues la comunicación es más que inmediata y los resultados —a menudo mediocres— deben ser instantáneos y visibles en todas las redes sociales.
Fuente: http://altfoto.com/2013/08/alternativas-a-photoshop