jueves, 30 de enero de 2014

Fotografía nocturna: Primeros pasos


La fotografia requiere de paciencia, constancia, interés y una serie de cualidades que te permitan ir mejorando tu estilo y técnica y la fotografía nocturna necesita incluso más dedicación. Veamos cómo empezar a familiarizarnos con este tipo de fotografía.
-
Para los que quieran pasar una noche de fin de año diferente, os propongo una celebración totalmente fuera de lo común, porque estamos en una época perfecta para empezar a practicar la fotografía nocturna. Disfrutar de la inmensidad de la noche, en un espacio abierto, con un termo con un buen café o chocolate calentito, la mejor compañía (que será la que te acompañará en esta aventura) y, si puede ser y las nubes nos lo permiten, conseguir unas preciosas fotografías. Vamos a ver en unos cuantos pasos cómo empezar y prepararse para este tipo de fotografía que requiere paciencia, insistencia, tiempo y dedicación, pero cuyo resultado merece la pena.

1.Equipo.

Es importante elegir el equipo adecuado, llevar sólo el necesario para evitar cargar con accesorios que no vamos a utilizar y aligerar peso en la medida de lo posible, que tendremos que movernos para encontrar una buena localización.
  • Objetivo: Es interesante llevar el granangular, un 28mm o incluso menos.
  • Acuérdate de la linterna para ver por dónde te vas a mover y mirar los controles de la cámara, así que si tu móvil tiene flash, bájate ya la aplicación de la linterna, que es muy útil y te ahorras un poco de peso.
  • Trípode: indispensable, que la fotografía nocturna necesita de velocidades de obturación muuuuuy lentas. Si no tienes trípode, asegúrate de que podrás colocar la cámara en una superficie estable.
  • Fuera filtros, que reducen el contraste, así que algo que dejaremos en casa para no cargar con él.
  • Evidente pero a veces nos despistamos: Vístete como si fueras a Siberia. Habrá que estar parados al lado de la cámara durante el tiempo de cada exposición, sin saltitos ni movimientos bruscos, por la noche las temperaturas bajan y estamos en invierno, así que cuanto más abrigosa sea tu ropa, menos sufrirás las inclemencias del tiempo.
  • Cable disparador o disparador remoto. En caso de no tener, utiliza el temporizador de la cámara. Cuanto menos nos acerquemos a la cámara en el momento del disparo, mayores serán las probabilidades de éxito (sobre todo si hace frío, que nos volvemos más patosos).

2. Localización

Lo mejor es alejarse de cascos urbanos y lugares iluminados y escaparse a una montaña o playa solitaria, los resultados serán mejores, sobre todo disparando en una noche sin luna. El problema de encontrarnos con iluminación como abrir la puerta del coche durante la exposición, que el vecino tenga la luz del jardín encendida o ir a una playa con farolas encendidas en el aparcamiento, harán que se reduzca el contraste y que aparezca una neblina a veces puede estropear la foto.

3. Enfoque

Como estaremos a oscuras, la cámara tendrá pocas opciones así que el foco a infinito. Podemos hacer la prueba durante el día, antes de salir a nuestra excursión nocturna. Debemos acordarnos de que el enfoque esté en manual para que no haya cambios de foco extraños cuando pulsemos el disparador. Como usaremos un granangular, sus características permitirán que nos aseguremos que lo que está en cuadro esté enfocado.

4. Encuadre

Las fotografías nocturnas, lo iréis viendo con la práctica, que incluyen elementos en primer términopueden crear increíbles resultados, un árbol, una casa, elementos que haya en el entorno que pueden ayudar a crear referencias y que el paisaje del cielo estrellado provoque sensaciones más intensas. Es complicado, porque no veremos nada, pero podremos ir intuyendo o probando encuadres hasta conseguir el mejor. También podemos hacer pruebas con el ISO más alto y el diafragma todo lo abierto que podamos y obturar unos 8 segundos como mínimo. Así tendremos una prueba de encuadre que nos ayudará a ajustar el horizonte y nivelar la cámara si fuera necesario y nuestra cámara no tiene nivelador. El resultado será un desastre totalmente lleno de ruido, pero, por lo menos, veremos lo que tenemos delante para ver si necesitamos reajustar el encuadre.

5. Exposición y balance de blancos

Trabajaremos en modo Manual para poder ajustar los parámetros a nuestro gusto. El diafragma lo situaremos en torno al f/4 y, dependiendo de la cámara que utilicemos, no subiremos el ISO más de 3200. La obturación será de 30". El balance de blancos en la opción "fluorescente" aporta un poco de color al cielo, pero para poder trabajar los ajustes de la exposición y, al disparar en RAW, utilizar el modo automático para después trabajarlo en revelado está mejor que bien. Podemos empezar con parámetros de este tipo para luego ir variando en función de los resultados.
Una vez que tienes todo preparado, súbete la cremallera de la trenca, ponte los guantes, pega un trago al termo de café o té y dispara! En 30" podrás ver el resultado y hacer más pruebas. Por ejemplo, podremos cambiar el brillo de la imagen ajustando la ISO (pero cuidado con el ruido), podemos abrir un poco más el diafragma, pero cuanto más abierto menor nitidez. Probando y practicando conseguiremos los mejores ajustes en función de necesidades y gustos. Esto se puede practicar ya en casa, pero hasta que estemos en nuestra localización no sabremos realmente cuáles son las necesidades técnicas para la foto.
Fuente: http://altfoto.com/2013/12/fotografia-nocturna-primeros-pasos