miércoles, 15 de enero de 2014

¿Viajas?: Fotografía de trenes


Este fin de semana, me toca hacer un trayecto en tren. Para algunos es un medio de transporte habitual que les lleva cada día de casa al trabajo y del trabajo a casa. Sin embargo, para mí es un medio de transporte poco habitual y cada vez que me toca viajar en tren siento esa pequeña emoción que surge de lo nuevo. Pensaba aprovechar para llevar la cámara y hacer alguna fotografía de trenes, así que hice un listado de los puntos importantes para no olvidarme de nada. Y como me he despertado hoy generoso, los comparto con los estimados lectores.
tren

El trayecto

Lo principal es pensar en un trayecto, mirar de qué estación salir y hacia cuál dirigirse. Si el viaje es obligado por algún compromiso, esta parte queda un poco resuelta. Si simplemente se piensa en "dar una vuelta", lo mejor será planificarse un itinerario y mirar cuál es el mejor para las fotos que uno tiene en la cabeza hacer.

Llevar dinero

Suele ser útil para sacar billetes y comprar cosas. Aunque parezca mentira, muchas estaciones no aceptarán tu American Express Gold Unlimited, por lo que es mejor llevar unas monedas para ello. Y para algún que otro refresco. O para dar una limosna si te has despertado caritativo.

Cuidar el equipo

El tren es un medio de transporte masivo. Dependiendo de la línea, puede ser un lugar más o menos cómodo para enseñar la cámara. Cuidado con ello y, recuerda, siempre es mejor no ostentar demasiado.

Tipos de fotografía ferroviaria

  • Desde el tren en movimiento: se pueden fotografiar los paisajes que recorremos y, para ello, mejor si se puede abrir la ventanilla para evitar reflejos. Si no es posible, recomiendo pegarse bien a la ventana y evitar que le entre luz al objetivo salvando los reflejos con las manos. También hay algunatécnica que otra para evitarlos.
  • Desde el andén: podrías intentar capturar el tren llegando o saliendo en movimiento y el resto de la fotografía estática. Para ello te hará falta trípode o -muy- buen pulso y una velocidad de obturación lenta.
  • Desde la vía: suelen ser bonitas si en la composición se utilizan los puntos de fuga. Asegúrate de que no está prohibido bajar a las vías y, sobre todo, que no viene ningún tren. Dirás, claro, obvio, si viene un tren lo escucharé. Quizás sí, pero dependiendo de la velocidad del tren puede ser demasiado tarde cuando quieras quitarte.
Y hay muchísimas más fotografías como panorámicas de la estación, los trenes estacionados, abandonados, modernos. Los pasajeros en la estación, momentos de despedidas, o gente dentro del tren.

Permisos

Depende del país, la ciudad, la estación, el tren, y, sobre todo, del estado de humor del guardia de seguridad de turno, las normativas de fotografías en este tipo de espacios suele ser bastante diferente. Lo ideal sería conocerla de antemano o, mejor aún, charlar con el personal de seguridad cercano comentándole tu intención. Lo que seguro que te traerá problemas es bajar a las vías desde el andén, hacer fotografías donde aparezcan elementos de seguridad de la estación (cámaras de vigilancia, personal de seguridad, etc.), o a los pasajeros si se sienten intimidados.
Por supuesto todo empeora cuanto más grande sea tu cámara. Como todo el mundo sabe, los terroristas, mal vivientes, asesinos, pederastas y demás gente de mala vida suele llevar cámaras réflex enormes. Por lo que viajar con una compacta muchas veces incomoda menos o llama menos la atención de los guardianes de la seguridad.
Si es necesario, algunas autoridades extienden permisos para los fotógrafos con esta afición. Si ves que te gusta mucho, se puede hablar con las autoridades ferroviarias pertinentes.
Sin embargo, lo más importante de todo es disfrutar del trayecto, de la experiencia, de la imaginación y de los instantes que podamos captar con los ojos. Lo importante no es el destino. No es Itaca (como bien nos decía Constantinos Kavafis), sino lo que pueda enseñarte el camino.
Disfruten del viaje.
Fuente: http://altfoto.com/2013/04/fotografia-de-trenes