martes, 25 de marzo de 2014

Guía para hacer fotografías de retratos


Hacer buenas fotografías de retratos, aunque no lo parezca, es complicado. Si no que se lo digan a PixiFoto, pero en Chadstone, Australia, no la británica, que tuvo que devolver el dinero (previo paso por tribunales) por unas fotografías de unos niños que, según una madre enfadada, eran horribles. Os dejo elenlace, aunque está en inglés. Por eso, si os decidís a lanzaros de lleno, vamos a elaborar una pequeñaguía para hacer fotografías de retratos.
de Henri Cartier-Bresson
de Henri Cartier-Bresson

Objetivo

Aunque hay muchos fotógrafos que dirán que su 50 mm. es el mejor objetivo para fotografía de retrato, algo que no discuto, podéis empezar usando un teleobjetivo. Entre 80 y 200 mm. tendríamos una distancia focal lo suficientemente amplia como para conseguir desenfocar el fondo y mantener enfocado el primer término. Así destacamos a nuestro protagonista. Así también podemos permitirnos alejarnos un poco y no estar pegados al sujeto, algo que puede ser molesto y el origen de fotografías horribles. Pensad, como mínimo, en la distancia a la que te pones cuando vas a tomar un café con un cliente.
En cambio, si necesitamos que el fondo quede enfocado, con baja distancia focal, a veces, un gran angular puede darte un efecto totalmente diferente que no habríamos descubierto si nos cerramos a una sola lente.
de Cristina García Rodero
de Cristina García Rodero

Flash

El flash de la cámara ya os digo que ni se os ocurra, porque un disparo de flash directo lo único que consigue son ojos cerrados, caras con chorretones de luz y pérdida de dimensionalidad. Utilicemos un flash que no sea directo, que nos permita crear luces y sombras.

Angulación

Si no nos convence un retrato frontal, podemos probar a cambiar la angulación. Sube la cámara, bájala, cambia la perspectiva, crea diagonales... Pero, ojo, que si no tenemos cuidado puede crear efectos y distorsiones nada favorecedoras.

Iluminación

Lo mejor es poder utilizar luz natural, aprovechar la luz del sol y, con un reflector redirigir la luz, hacerla más difusa si es necesario.
Pero, si estamos en un estudio, tendremos que configurar nuestro set, que, de forma muy básica, podría estar compuesto por una luz principal, una de relleno y, si queremos alejar al protagonista del fondo, un contra. Si nuestro presupuesto está muy ajustado, con un punto de luz lateral y un difusor estaríamos servidos.
de Steve McCurry
de Steve McCurry

Gelatinas

No está de más tener entre nuestro equipo una gelatina naranja (CTO) que neutralizará una luz demasiado anaranjada y una azul (CTB) que dará calidez a ambientes nublados o azules. En algunos casos también podrían emular la luz del sol.

Enfoque

Hay que enfocar a los ojos. Aquí no tengo nada más que decir, es la regla de oro. Ni nariz, ni al piercing, ni a la patilla de la gafa: a los ojos, a no ser que estemos buscando algo totalmente transgresor, pero eso mejor cuando tengamos dominada la técnica de enfocar a los ojos.
de Dorothea Lange
de Dorothea Lange

Siluetas, reflejos e interferencias

A veces, lo que buscamos son retratos un poco diferentes, donde una silueta, un reflejo o una sombra sea el eje principal de la fotografía. Juguemos con la luz, hagamos contraluces, disparemos a través de objetos para que quede desenfocado el primer término y conseguir un efecto diferente.

Encuadre

Es muy importante encuadrar bien al sujeto que vamos a fotografiar y dependerá de la intención de la imagen, de la expresividad del retratado, de lo que queramos que sugiera. Respetar o romper totalmente los aires. Seguir las reglas de composición o saltárnoslas por la tangente. Todo influye para conseguir un determinado resultado. Eso sí, procura no tener que reencuadrar en tu software de edición. Piensa en el encuadre cuando vayas a disparar, no en el posible encuadre recortado que podrás hacer después.
de Annie Leibovitz
de Annie Leibovitz

No te olvides

Cuando vayas a hacer fotografía de retratos es muy importante que sepas a quién vas a fotografiar, cuál es su historia. Es mejor saber quién es el que vamos a retratar que lo que parece, porque ahí es donde está, en esencia, lo que habrá que capturar de su mirada.
Utiliza el disparo múltiple, pero no seas una metralleta, tampoco. Piensa que a veces el mejor retrato no es el primero; puede ser que se necesiten varias tomas para conseguir una determinada mirada o un gesto único que no conseguiríamos si nos conformamos con el primer disparo.
Consigue que tu modelo se sienta cómodo, al principio puedes obtener resultados poco atractivos, pero, si permites cierta improvisación y naturalidad, vamos, si generas confianza, tus resultados seguro que serán mejores.
Y sobre todo: no sigas las pautas como si fuesen reglas, a veces de los grandes fallos surgen grandes proyectos.
Fuente: http://altfoto.com/2013/09/guia-para-hacer-fotografias-de-retratos

Consejos para un retrato


En estos artículo damos consejos tanto al modelo como al fotógrafo para enfrentarse con éxito a una sesión de retrato, una de las especialidades más fascinantes de la fotografía.
Hace tiempo que no doy consejos para un retrato, una de las grandes pasiones de muchos fotógrafos. Siempre he creído que es cosa de dos, que si una de las partes no está inspirada es difícil que salga algo bueno. De nada sirve tener los mejores equipos y la iluminación más conseguida si no hay feeling entre las dos partes.
Si no te cae bien la otra persona, o no confías en ella, pocas cosas buenas se podrán hacer. No soy amigo de dar consejos superfluos sobre técnica sin saber si hay una buena relación entre ambos. No estoy hablando de una amistad de años. Me refiero a esa sensación que nos puede entrar en el metro o en el autobús, o en una larga cola, en la que ves a alguien y sabes que te cae bien (ojo, no estoy hablando de ligar) o que tiene algo que te llama la atención. Seguro que todos habéis vivido algo similar. Pues bien, cuando fotografías a alguien y te sientes así, sabes que vais a hacer una gran imagen.
Es el momento de empezar a pensar cómo hacer el retrato. Si tienes obligaciones profesionales muchas veces no tienes tiempo de hablar antes con la persona, pero una mirada suya bastará. Si llevas tiempo en esto lo sabrás enseguida. Y después de esta reflexión que a muchos les parecerá absurda vamos a ver consejos que ayudan a conseguir mejores retratos.

Te toca ser modelo

Pensar que no vamos a posar, sino a una fiesta
  • Nunca te pongas delante de la cámara si no confías en el fotógrafo. Es así de sencillo. Igual que no te fías de una persona que habla mal de ti sin conocerte, no tiene sentido dejarte retratar por alguien con quien nunca tomarías una coca cola. Suena drástico, pero es verdad. En estos casos y siempre que sea posible hay que intentar quedar con el fotógrafo antes de la sesión para encontrarte a gusto con todos los focos delante.
  • Si somos modelos, bien porque nos lo han pedido, o porque queremos un recuerdo de cuando somos jóvenes o mayores, tenemos que ser naturales ante la cámara. No vale cualquier pose, ni ir desaliñado (salvo si eres un antiguo grunge), pero cuando mejor estamos es cuando estamos con la familia (si nos llevamos bien) o con los amigos. Por eso tenemos que ir mentalizados, pensar que no vamos a posar, sino a una fiesta. Parece una tontería, pero funciona.
  • Un truco que circula ahora por la red, gracias a un vídeo viral de Peter Hurley, es el famoso squinch, que no es otra cosa que entornar los ojos ligeramente para parecer más interesante y más atractivo (algunos no tenemos solución) y estirar la cabeza hacia delante para evitar la aparición de la papada.

Eres el fotógrafo

  • Pocas veces tendremos más responsabilidad. Conseguir que una persona, sea guapa o fea, quede contenta con el resultado. Si alguna vez habéis hecho retratos, seguro que más de una vez os han dicho la terrible frase: "No soy así". Nuestro trabajo es que la persona retratada salga de la sesión convencida de lo bien que ha quedado.
  • Uno de los mejores trucos que existen es tener en la habitación un espejo en el que poder mirarse. Es increíble la seguridad que da a aquellos que tienen dudas sobre su imagen. Luego, a lo largo de la sesión, para que pueda comprobar que todo está bien, puedes ir enseñando las fotografías. Es evidente que en una sesión al aire libre es imposible, o al menos es incómodo, llevar un espejo.
  • Es importante llegar a la sesión con un esquema de trabajo en la cabeza. No hay nada más frustrante que mirar por el visor y no saber qué hacer. Da igual que sean las fotos de tu sobrino, de tu pareja o de quien sea. Por eso es importante tener en la cabeza una biblioteca de imágenes que habremos creado después de ver miles de fotos en libros de autores consagrados y sin consagrar, y revistas.
Hay que tener clara la iluminación
  • Por supuesto hay que tener clara la iluminación. Una sesión con luz natural es una experiencia única, pero es horrible cuando el sol no acompaña. En este caso recomendaría ir siempre con un equipo sencillo de iluminación, como dos cabezas de 500 w por lo menos y varios accesorios... Es broma, no hace falta imitar a Mario Testino cada vez que hacemos una foto. Con un flash de mano y un emisor/receptor, es más que suficiente.
Cuando conseguimos un buen retrato nos subimos por las paredes de la alegría, pero nunca debemos llevarnos todas las flores. El éxito es de los dos. Es algo que nunca debemos olvidar
Fuente: http://altfoto.com/2013/12/consejos-ambos-bandos-retrato