martes, 15 de julio de 2014

5 razones para leer a Douglas Adams

Douglas Adams nos dejó demasiado pronto ¿verdad? Admito que llegué a sus libros a raíz de la películaThe Hitchhiker's Guide to the Galaxy de 2005 que fue dirigida por Garth Jenning y protagonizada porBilbo Martin Freeman, Zooey Deschanel, Mos Def y Sam Rockwell. Para mi fue todo un descubrimiento y rápidamente acudí a la librería más cercana para comprar la obra de Adams, me hice con los cinco libros de The Hitchhiker's Guide to the Galaxy; años más tarde conseguí las tres obras sobre el detective holístico Dirk Gently.

Puede que no haya ido a donde quería ir, pero creo que he terminado donde tenía que estar.
Adams era un escritor efervescente, lleno de ideas, divertido y bendecido con el don de la originalidad; también era un visionario, un amante de la literatura que alardeaba de su humor británico con exquisita soltura. Aquellos que no conozcan su obra deberían animarse a entrar en este mundo plagado de crítica social, humor y ciencia-ficción. Os dejo un puñado de buenas razones para darle una oportunidad a los libros de Douglas Adams.

La importancia de la toalla


Cada 25 de mayo desde 2001 se celebra el Día de la Toalla, la fecha coincide con el Día del Orgullo Friki, y se trata de un homenaje al autor ya que falleció de un infarto el 11 de mayo de 2001. Ese día hay que llevar una toalla encima para recordar lo absurdo y divertido que es viajar por el espacio de la mano de Adams. En la famosa guía del autoestopista se habla profusamente de las bondades de la toalla:
Dice que una toalla es el objeto de mayor utilidad que puede poseer un autoestopista interestelar. En parte, tiene un gran valor práctico: uno puede envolverse en ella para calentarse mientras viaja por las lunas frías de jaglan Beta; se puede tumbar uno en ella en las refulgentes playas de arena marmórea de Santraginus V, mientras aspira los vapores del mar embriagador; se puede uno tapar con ella mientras duerme bajo las estrellas que arrojan un brillo tan purpúreo sobre el desierto de Kakrafun; se puede usar como vela en una balsa diminuta para navegar por el profundo y lento río Moth; mojada, se puede emplear en la lucha cuerpo a cuerpo; envuelta alrededor de la cabeza, sirve para protegerse de las emanaciones nocivas o para evitar la mirada de la Voraz Bestia Bugblatter de Traal (animal sorprendentemente estúpido, supone que si uno no puede verlo, él tampoco lo ve a uno; es tonto como un cepillo, pero voraz, muy voraz); se puede agitar la toalla en situaciones de peligro como señal de emergencia, y, por supuesto, se puede secar uno con ella si es que aún está lo suficientemente limpia.
Y lo que es más importante: una toalla tiene un enorme valor psicológico. Por alguna razón, si un estraj (estraj: no autoestopista) descubre que un autoestopista lleva su toalla consigo, automáticamente supondrá que también está en posesión de cepillo de dientes, toallita para lavarse la cara, jabón, lata de galletas, frasca, brújula, mapa, rollo de cordel, rociador contra los mosquitos, ropa de lluvia, traje espacial, etc. Además, el estraj prestará con mucho gusto al autoestopista cualquiera de dichos artículos o una docena más que el autoestopista haya "perdido" por accidente. Lo que el estraj pensará, es que cualquier hombre que haga autoestop a todo lo largo y ancho de la galaxia, pasando calamidades, divirtiéndose en los barrios bajos, luchando contra adversidades tremendas, saliendo sano y salvo de todo ello, y sabiendo todavía dónde está su toalla, es sin duda un hombre a tener en cuenta.
Y si semejante canto de amor hacia un accesorio para la higiene personal no os convence para leer a Adams pasemos al siguiente punto.

El pez Babel


Es de una sencillez surrealista fascinante, el concepto del pez Babel como traductor universal es una de las muchas genialidades que oculta la obra de Adams. A pesar de lo tremendamente útil que puede resultar este pequeño pez amarillo, lo cierto es que ha provocado más mal que bien:
...el pobre pez Babel, al derribar eficazmente todas las barreras de comunicación entre las diferentes razas y culturas, ha producido más guerras y más sangre que ninguna otra cosa en la historia de la creación.
Otro hecho remarcable del pez Babel es que es la prueba de la no existencia de Dios, si queréis saber de que hablo leed el libro.

Marvin, el androide paranoide


Hace algún tiempo escribí sobre Marviny lo describí con las siguientes palabras:
... es un robot superinteligente pero su personalidad melancólica y sus tendencias depresivas hacen que siempre vea el lado negativo de las cosas. Suele quejarse por todo y no le encuentra sentido a la existencia. Es sarcástico, apático y aburrido. Como robot resulta curiosa su creencia de que no sirve para nada y de que no hay nada que merezca la pena, sentimientos muy humanos llevados al extremo y analizados por una mente privilegiada durante miles de millones de años.
La tragedia de Marvin es que para él nada tiene sentido porque nada está a su altura intelectual, además tiene la característica de ser un robot con un implante de Personalidad Verdadera, de ahí su sarcasmo, su depresión crónica y sus cuestiones existencialistas sin respuesta. Merece la pena, y mucho, descubrir a Marvin en las páginas de Adams.

42

Si queréis conocer la repuesta de el sentido de la vida, el universo y todo lo demás, que sepáis que es 42. En el primer libro de The Hitchhiker's Guide to the Galaxy (Guía del autoestopista galáctico) un ordenador llamado Pensamiento Profundo llega a tan certera conclusión. Aunque durante mucho tiempo los fans especularon qué significaba el número, Adams aclaró el misterio de forma tajante a principios de la década de los noventa:
La respuesta a esto es muy simple. Fue una broma. Tenía que ser un número, un número ordinario y pequeño, y elegí ese. Representaciones binarias, base 13, monjes tibetanos, es todo un completo disparate. Me senté en mi escritorio, miré hacia el jardín y pensé "42 será", y lo escribí. Fin de la historia.

La holística detectivesca de Dirk Gently


Existen tres libros centrados en Dirk Gently, un irritante y particular detective holístico: Dirk Gently’s Holistic Detective Agency (1987), The Long Dark Tea-Time of the Soul (1988) y The Salmon of Doubt: Hitchhiking the Galaxy One Last Time (2002). Único en su género, Dirk trabaja los casos bajo la premisa de que todos y todo está conectado de alguna manera, cree que el azar sigue patrones que solo él parece ser capaz de visualizar y su modo de trabajo es caótico e inconexo. Aún así siempre consigue resultados positivos, cualquier teoría de Dirk, por peregrina que parezca, termina consolidándose. De nuevo el humor y la ciencia-ficción se dan la mano para crear un personaje y unas circunstancias peculiares y absorventes.

Podría hablaros de Magrathea y la poesía vogona, de la energía de la improbabilidad infinita y del restaurante del fin del mundo, de ballenas voladores y de delfines que dan gracias por el pescado pero creo que son cosas que uno debe descubrir por sí mismo porque "Es un hecho importante y conocido que las cosas no son lo que parecen" y la obra de Adams es demasiado buena y fundamental como para obviarla. Olvidad los prejuicios y dejaros envolver por la fantasía descacharrante de un universo donde todo es posible.
Fuente: http://alt1040.com/2012/11/razones-leer-douglas-adams