miércoles, 13 de agosto de 2014

Ford y General Motors se enfrentan a demanda multimillonaria por copia de CD



Las empresas automovilísticas Ford y General Motors se enfrentan a demandas multimillonarias por permitir copiar CD's de música en sus coches. La gestora de derechos de autor norteameriacana ha prometido devolver los royalties a sus afiliados.
12-Gavel-on-MoneyMedium
De todos es conocidos que Estados Unidos es el país con las demandas más sonadas y abultadas del planeta. Bien pues ahora puede sumarse otra de ellas, esta vez contraFord y General Motors por piratear música. En concreto por la capacidad de algunos de sus coches de grabar CD's en sus discos duros.
Según podemos leer en TorrentFreak, la Asociación de Artistas y Compañías de Grabación (AARC en sus siglas en inglés) ha demandado a las dos multinacionales automovilísticas por una cantidad aún desconocida en concepto de royalties para sus afiliados. Este hecho se sustentaría en la "Audio Home Recording Act" de 1992, una ley que obligaba a pagar un canon a los importadores y creadores de dispositivos de grabación de audio digital en concepto de compensación por copia.
La AARC lleva a algunas de las discográficas más importantes de EE.UU
Los dispositivos de copia de Ford, conocido como "Jukebox", y de General Motors, llamado "Hard Drive Device", permiten a los conductores realizar una copia de un CD dentro de su automóvil y, por ello, deben cumplir con la ley de 1992. Algunos de los modelos incluídos son: Cadillac CTS, Cadillac CTS-V, Cadillac SRX, Chevrolet Cruze, Chevrolet Equinox, Chevrolet Volt, Ford Escape, Ford Expedition, Ford Flex, Ford Fusion, Ford Mustang, Ford Taurus.
Pero la cosa no acaba aquí. Las empresas proveedoras de la tecnología, Denso y Clarion, también han sido demandadas en lo que la Directora Ejecutiva de la AARC, Linda Bocchi, califica de "una situación en la que estas compañías se han situado por encima de la ley". Además promete pelear por los derechos de sus afiliados y devolverles lo que que les es debido en una demanda que puede ascender a cientos de millones de dólares y, además, evitar que estas multinacionales automovilísticas puedan vender este tipo de dispositivos.
Será interesante ver cómo se lleva este caso al resto del mundo, en particular, Europa, donde Ford tiene una gran participación. En este sentido también será de gran interés saber si las entidades de gestión de derechos de autor harán algo parecido en el viejo continente de manera general o en particular en cada país.
Fuente: http://alt1040.com/2014/07/ford-general-motors-demanda-copia-cd