miércoles, 24 de septiembre de 2014

Trucos para mejorar tus fotos de bodegones

El bodegón, o naturaleza muerta, es un género pictórico que, aunque siempre ha estado presente, ha resurgido de manera innegable con el auge de las redes sociales fotográficas como Instagram y la revolución foodie que vivimos hoy por hoy. Mientras otros géneros pictóricos y fotográficos han mantenido sus características principales sin grandes variaciones en sus normas a lo largo de la historia, el bodegón es un género donde artistas y fotógrafos se han lanzado a experimentar y a jugar sin casi límites.
foto: Yeray Dorta
foto: Yeray Dorta
Queremos contarte los principales factores que tienes que tener en cuenta y con los que tienes que jugar para que tus fotografías de bodegones sean especiales y lleguen a otro nivel. Para ello, ilustramos esta entrada con fotos de una de nuestras instagrammers favoritas, annararo a la que entrevistamos hace poco en nuestra secciónFotográfos de Instagram y con Yeray Dorta, diseñador gráfico que destaca con sus fotografías de este género.

1. Composición

Probablemente, el bodegón sea uno de los géneros fotográficos donde la composición de lo que vamos a fotografiar sea casi más importante que la de la fotografía en sí, ya que los pesos visuales se generan a la hora de colocar y componer los objetos elegidos y no en el momento del disparo. Tómate tu tiempo a la hora de plantearte el estilismo de lo que fotografíes. Sí; estilismo, al igual que en otros ámbitos como la fotografía de moda, es necesario cuidar la estética de aquello de lo que vas a fotografiar para que sea visualmente atractivo. Por eso, ten paciencia a la hora de colocar los elementos y juega con la composición. Olvídate del clásico planteamiento de que un bodegón se limita a un frutero a rebosar de uvas y mueve las piezas: ¿estás fotografiando fruta o comida?; pártela y haz composiciones geométricas con ellas, ¿productos de belleza? ten en cuenta los pesos visuales de cada uno de los objetos y juega a alejarlos y a acercarlos a tu objetivo; juega con piezas de distintos tamaños, cuida los espacios vacíos, etc. Ten en cuenta la importancia del atrezzo que añadas a la imagen, ya que todo lo que incluyas tiene que tener un porqué dentro de la misma.
foto: annararo
foto: annararo

2. Color

Es igual de importante que la composición y probablemente ambos factores se supediten el uno al otro. Además, las opciones son tantas que podrás darle a tu imagen cualquier atmósfera que desees.Inspírate en la paleta de color de cuadros de naturalezas muertas más clásicos, renacentistas o barrocos, jugando con la intensidad de cada uno de los elementos; o todo lo contrario, crea imágenes con un halo más impresionista, fauvista o pop utilizando colores complementarios y muy saturados. Así mismo, ten en cuenta el color que elijas como fondo, ya que quizás atraerá más atención que el propio bodegón. Es importantes que generes un equilibrio entre todos los elementos y que encuentres un estilo con el que te sientas cómodo o que sea el adecuado para el proyecto que tienes entre manos.
foto: Yeray Dorta
foto: Yeray Dorta

3. Iluminación

Al igual que con el color, las posibilidades son infinitas y beben mucho de los géneros pictóricos existentes. Por norma general, la iluminación utilizada para la fotografía de producto suele ser la elegida, ya que da un punto de naturalidad a lo fotografiado. En este esquema se intenta aprovechar la luz natural de una ventana y rellenar el lado contrario con un reflector blanco o un golpe de luz suave con un flash difuminado o reflejado. Este tipo de iluminación es bastante fácil de imitar con dos flashes strobe rodeando el producto, difuminados con difusores o softboxes o reflejados con reflectores, según el efecto que busquemos. Sin embargo, no hay razón por la que no podáis jugar con iluminaciones más extremas para darle otro estilo a vuestra imagen: no difumines el flash y juega con ese golpe de luz dura en tus elementos, inspírate en cuadros barrocos e imita el famoso chiaroscuro (claroscuro) y utiliza haces de luz concentrados en esos puntos que te interesan. Al igual que en los puntos anteriores, tienes un sinfín de posibilidades ante ti y llevarán tus imágenes a otro nivel.
foto: Yeray Dorta
foto: Yeray Dorta

4. Utiliza texturas... O no

Utilizar fondos que añadan texturas, y por lo tanto, sombras, a tus imágenes pueden crear efectos que no te esperabas. ¿Qué tal si utilizas una cortina o tela drapeada en vez de un fondo plano? ¿Has pensado en utilizar paños para atrezzar tus bodegones de comida? Las telas, sin contar las de color blanco, tienden a absorber más luz que los fondos planos, que suelen reflejarla, por lo que quizás te resulten un elemento útil para mantener ciertas zonas sin golpes duros de luz.
foto: annararo
foto: annararo

5. Contraste

Quizás es un término que va ligeramente incluido en el resto de los epígrafes de este artículo pero es tan importante que se merece una explicación por sí sólo. Utiliza el contraste no sólo entre los colores y las luces de tu fotografía, sino también en la composición de la misma. El uso de elementos de diferentes formas y tamaños o la contraposición de elementos lisos en un fondo con textura pueden crear efectos increíbles que dotarán a tu imagen de un atractivo visual inigualable. Como todo, la cuestión es que te animes a experimentar hasta que encuentres el efecto que buscabas.
foto: annararo
foto: annararo
Esperamos que estos consejos os hayan sido útiles y que los pongáis a prueba dentro de poco. Como veis, sólo hace falta un poco de paciencia e imaginación.
Fuente: http://altfoto.com/2014/07/trucos-para-mejorar-tus-fotos-bodegones