domingo, 25 de junio de 2017

Desde Concón hasta Reñaca - Un pequeño paseo por la costa chilena (I)

En las ediciones anteriores, les dejaba la primera parte de este pequeño recorrido por el centro de la costa chilena, desde Valparaíso. Hoy, damos comienzo a la segunda parte de esta etapa, desde el Campo Dunar de Concón y hasta Reñaca, para concluir en la próxima entrega, desde Viña del Mar.

Concón es una ciudad y comuna chilena perteneciente a la provincia y región de Valparaíso, y que en conjunto con las comunas de Valparaíso, Viña del Mar, Quilpué y Villa Alemana integra el Área Metropolitana de Valparaíso, siendo la menos poblada de la conurbación.


Autodenominada Capital Gastronómica de Chile, es reconocida por la diversidad de restaurantes ubicados gran parte en el borde costero de la región. Además se concentra gran presencia de santuarios naturales como las Dunas de Concón y el Humedal del Río Aconcagua, de gran presencia de flora y fauna natural, como también de sus playas que se extienden por toda la costa.

Las dunas de Concón, oficialmente nombradas Campo dunar de la Punta de Concón, tiene origen geológico y data del Período Cuaternario. Cuenta con una vegetación arbustiva menor, propia del matorral costero del litoral del Norte Chico de Chile, mientras que la fauna predominante consta de poblaciones de aves marinas (especialmente migratorias, como chorlos y playeritos), y sitios de descanso de lobos marinos y pingüinos de Humboldt.

Las dunas son utilizadas como atracción turística, siendo usual la práctica de deportes como sandboard.

Entre La Roca Oceánica en su extremo sur y la Desembocadura del Río Aconcagua, por el camino costero que une Concón con su vecina Reñaca, se crea una hermosa costanera, muy apta para paseos en bicicleta, caminatas y realización de deportes aeróbicos como el Jogging muy de moda en estos días.


Es una caminata muy linda, sobre todo, si la marea no está muy alta.

Tras el paseo, llegamos a Reñaca: Es un barrio turístico y residencial, y es uno de los mas exclusivos dentro del Gran Valparaíso. Característico por su extensa playa y edificios escalonados en las laderas de los cerros, cada año se transforma en el epicentro de la diversión veraniega para porteños y visitantes.

La playa de Reñaca es el centro juvenil de la comuna de Viña del Mar y de la ciudad de Valparaíso. Por lo mismo, en la Avenida Borgoño, que se extiende hasta el vecino municipio de Concón, en el sector norte del área metropolitana porteña, hay varios bares, discotecas, restaurantes, cafeterías, etcétera, como también en otros lugares del plan del poblado.


También se ha generado un área residencial de alto valor comercial en las inmediaciones de la playa, con las características construcciones con forma de escalón.


Dada la importancia turística de Reñaca dentro del gran Valparaíso, las empresas publicitarias despliegan allí los llamados "teams" de jóvenes modelos que hacen publicidad de diversos productos y además realizan eventos afines. Del mismo modo, algunas estaciones de televisión se instalan allí para transmitir su programación de verano.




La semana que viene, completamos esta parte del paseo, desde Viña del Mar…






domingo, 18 de junio de 2017

Perdiéndome en Valparaíso – Los Cerros y Las Vistas

Hoy concluimos la visita a Valparaíso. Desde el  centro y sus detalles, vamos a subir y bajar entre sus ascensores funiculares y a caminar entre sus pasajes, para descubrir la magia de sus cerros y disfrutar de las maravillosas vistas que desde estos puntos se pueden tener.

¡A caminar!

Los cerros son básicamente el lugar residencial de la ciudad. En ellos podemos encontrar desde chozas construidas precariamente, a palacetes de los más variados estilos arquitectónicos, una antigua cárcel transformada en centro cultural, los cementerios, hoteles boutiques emplazados en casonas antiguas, restaurantes, tiendas o galerías de arte. y paseos peatonales desde los cuales se puede observar todo Valparaíso.


Acá también se encuentran jardines infantiles, escuelas básicas, secundarias y universidades como la Federico Santa María en Placeres, o la de Playa Ancha y la Escuela Naval Arturo Prat, plazas, museos como La Sebastiana, Museo Marítimo Nacional, el Museo del Títere y el Payaso o el Museo de Bellas Artes de Valparaíso, hospitales, consultorios y estadios.


Los cerros de Valparaíso poseen características urbanas y sociales diferentes unos de otros. Tienen sus propias calles y escaleras de acceso y muchos tuvieron o tienen un ascensor. Cada uno es una unidad reconocible, que conforma un barrio y una identidad. Una identidad tan fuerte que incluso ocurre que gente de un determinado cerro conozca otro solo de nombre, o que los porteños que viven en otros lugares de Chile o el extranjero se reconozcan entre sí por el cerro del que provienen, más que por la propia ciudad.




Debido a las pendientes de los cerros de Valparaíso, muchos de los sectores aledaños del puerto son inaccesibles por los medios de transporte, entonces, los ascensores funiculares cumplen la tarea de conectarlos con la parte alta de la ciudad. El primero, que funcionaba a vapor, se construyó en el cerro Concepción en 1883 y el del Cordillera, en 1887.


Aunque la idea original era construir un ascensor por cerro —Valparaíso posee 43 cerros—, ese plan no se plasmó en su totalidad debido a la aparición de los buses y el tendido de caminos que hicieron más fácil el acceso. Sin embargo, se terminaron más de 30, de los cuales permanecen 15, la gran mayoría aún en funcionamiento. Hay unos cuantos fuera de servicio o en reparaciones, y se ha sugerido restablecer algunos ya desaparecidos, como el Esmeralda, que comunicaba la calle Condell con el paseo Atkinson.


El ascensor Ramaditas, en la calle Washington, era el único cuyas dos estaciones se ubicaban en un cerro, a diferencia del resto en la que la parte baja está en el llano. El Artillería llegó a ser tan exitoso que sus dueños decidieron construir una «segunda línea» junto a la original —cada una con su respectiva sala de máquinas—, creando así el único ascensor de cuatro carros de Valparaíso. Con el tiempo dejó de ser rentable y la primera línea fue desmantelada (solo quedan vestigios de ella), pero la 2 sigue funcionando.


El único ascensor «institucional» de Valparaíso es el Van Buren, del hospital del mismo nombre, que solo se permite utilizar a funcionarios del establecimiento. Es heredero de uno en vertical, similar al Polanco, que se llamada San Juan de Dios (antiguo nombre del hospital), construido a fines del siglo XIX.


Valparaíso cuenta en la actualidad con 16 ascensores declarados Monumentos Históricos Nacionales entre 1974 y 2010, de los cuales cinco eran de propiedad municipal —el Barón, El Peral, el Polanco, el Reina Victoria y el San Agustín (detenido por trabajos)— y los otros estaban en manos privadas: Florida, Mariposas y Monjas pertenecían a la Compañía Nacional de Ascensores S. A.; Artillería, Concepción y Cordillera, a la de Ascensores Mecánicos de Valparaíso; Espíritu Santo, Larraín y Villaseca (detenido desde 2006 por reparaciones), a la de Ascensores Valparaíso S. A.; y Lecheros (detenido desde 2007 por un incendio), al empresario Justo Maturana (Compañía de Ascensores del Cerro Lecheros Ltda). Diez de esos ascensores privados fueron comprados por la Municipalidad en mayo de 2012 y solo el último citado quedó fuera de ese plan, aunque más tarde se aprobó su compra en dos cuotas, que debería haberse completado en el primer trimestre de 2015.




La próxima semana, comenzamos a recorrer un poco de costa, desde las dunas de Concón, hasta Reñaca







miércoles, 14 de junio de 2017

La Biblioteca Nacional de la República Argentina

En el paseo de hoy, vamos a acercarnos a Recoleta y a meternos en las entrañas de la Biblioteca Nacional, para descubrir y apreciar algunos de sus tantos y llamativos caprichos arquitectónicos.

La Biblioteca Nacional fue creada por un decreto de la Primera Junta el 13 de septiembre de 1810, bajo el nombre de Biblioteca Pública de Buenos Aires. Su primera ubicación fue, durante dos años, el edificio del Cabildo; en 1812 abre sus puertas al público en una sala del edificio que se encuentra en la esquina formada por las calles Moreno y Perú, dentro de la zona que actualmente se conoce como la Manzana de las Luces. Su primer material bibliográfico fue donado por instituciones como el Cabildo Eclesiástico y el Real Colegio San Carlos, y varios particulares como el obispo Manuel Azamor y Ramírez, Luis Chorroarín y Manuel Belgrano.

Mariano Moreno fue designado Protector de la Biblioteca en 1810. Mientras que Cayetano Rodríguez y Saturnino Segurola fueron designados respectivamente primero y segundo bibliotecario. En 1823 la biblioteca contaba con más de 17.000 volúmenes. En lo sucesivo la biblioteca fue mejorando, sobre todo en los directorios de Vicente Gaspar Quesada, llegando a los 32.600 volúmenes con en 1882.

El 5 de octubre de 1884 fue designado José Antonio Wilde como primer Director Nacional, quien falleció poco después de asumir al cargo. Desde ese momento es conocida oficialmente como Biblioteca Nacional.

En 1893 la Biblioteca contaba con 62.707 volúmenes), y fue construida una nueva sede en la porteña calle México 564, tal "antigua" sede interiormente tiene áreas de gran valor arquitectónico como la que fuera sala principal de lecturas públicas cubierta de una amplia cúpula y con boiseries y esculturas que representan a celebridades del positivismo de esa época; actualmente tal edificio con algunas modificaciones ha sido reciclado y transformado en el argentino Centro Nacional de la Música.

También debe destacarse la gestión del prestigioso escritor Jorge Luis Borges, quien desempeñó el cargo de Director desde 1955 a 1973. Durante su gestión se promovió la construcción de una nueva sede (la actual), que era necesaria debido al amplio patrimonio con el que contaba la Biblioteca.
En 1960 se destinaron tres hectáreas ubicadas entre las avenidas del Libertador y Las Heras, y las calles Agüero y Austria. La obra fue adjudicada mediante un concurso nacional que cerró en abril de 1962, y cuyo veredicto se anunció el 12 de octubre siguiente. El estudio elegido de entre decenas de propuestas, fue el de los arquitectos Clorindo Testa, Francisco Bullrich y Alicia Cazzaniga de Bullrich.

La piedra fundacional del edificio fue colocada recién el 13 de octubre de 1971, y fue inaugurada finalmente el 10 de abril de 1992. El material bibliográfico se terminó de trasladar el 21 de septiembre de 1993. El edificio cuenta con tres depósitos subterráneos: dos de ellos destinados a libros, que permiten depositar tres millones de libros, y uno destinado a guardar revistas y diarios, con una capacidad de quinientos mil ejemplares. Además, en el edificio funciona actualmente la Escuela Nacional de Bibliotecarios.

El edificio de la Biblioteca Nacional es un gran ejemplo a nivel internacional de diseño brutalista, un estilo surgido en los años '50 que se caracteriza por privilegiar las estructuras de hormigón armado dejadas a la vista y tratadas de manera escultórica, y principalmente se aprecia el lugar del parque dejado en el nivel de suelo y la sala de lectura como mirador sobre el puerto y el Río de la Plata.
La idea principal, según lo relata el arquitecto Clorindo Testa, fue ubicar los depósitos del establecimiento bajo tierra, aprovechando que el Estado decidió expropiar la totalidad de la manzana para crear una plaza pública. Esto protegería a los libros del efecto nocivo de la luz y a su vez, permitiría en un futuro expandir el espacio de los depósitos, de ser necesario sin interrumpir el funcionamiento del establecimiento. Una vez liberada la estructura del edificio del enorme peso de los depósitos de libros, se eligió elevarla sobre pilotes para permitir la vista libre, dejando una plataforma de acceso abierta de forma permanente, como una continuación del parque "por debajo" de la biblioteca. De esta forma, resultó un edificio sostenido por cuatro grandes columnas, que Testa caracteriza como un cuadrúpedo, como si se tratase de un ser vivo.

Aunque hermoso para algunos y horrible para otros, el edificio de la Biblioteca no pasa inadvertido a ninguna mirada que lo contempla. ¿Y a vos? ¿Qué te parece? :)


domingo, 11 de junio de 2017

Perdiéndome en Valparaíso – El Centro y sus Detalles


Y como es de esperar, tras mi arribo a Chile por tan formidable viaje, no veía la hora de dejar mis cosas en el hostel, descansar, y cargar pilas para salir a caminar mi primer destino. Nada mas y nada menos, que la hermosa Valparaíso.

Valparaíso es una ciudad y comuna ubicada en el litoral central del territorio continental de Chile. Es la capital de la provincia y región de Valparaíso, que en conjunto con las comunas de Viña del Mar, Quilpué, Villa Alemana y Concón, forman el Área Metropolitana de Valparaíso, convirtiéndola en su centro histórico y principal núcleo urbano.


Con una población que supera las 400.000 personas, que asciende a 1.040.000 habitantes si incluimos su conurbación, la transforman en la tercera ciudad y área metropolitana más poblada de Chile, por detrás del Gran Santiago y el Gran Concepción.


Valparaíso es sede del Congreso Nacional, la Comandancia en Jefe de la Armada de Chile y de otras instituciones del Estado de carácter nacional como el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, la Subsecretaría de Pesca, los servicios de Aduanas y de Pesca y Acuicultura. Es el principal puerto de Chile y uno de los mas importantes del Pacífico Sur. La ciudad constituye un importante centro económico, turístico, cultural y educativo, siendo sede de algunas de las universidades más prestigiosas del país: la Católica de Valparaíso, la de Playa Ancha, la de Valparaíso y la Técnica Federico Santa María.


Geográficamente, la ciudad se presenta en forma de un gran anfiteatro natural, emplazada en la bahía homónima y rodeada de cerros, en los cuales vive la mayor parte de la población. Entre el pie de los cerros y el mar se forma el Plan, centro administrativo, comercial y financiero de la ciudad; mientras el bordemar es ocupado por el puerto.


Debido a su riqueza arquitectónica desarrollada principalmente a fines del siglo XIX, en 2003 su centro histórico fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, convirtiéndose en el tercer sitio chileno protegido por el organismo internacional, tras el Parque nacional Rapa Nui y 16 iglesias de Chiloé.


La multiplicidad de colores se entremezcla en sus antiguas construcciones, interconectadas por un trazado tan simple como la geografía del lugar, y el libre albedrío de sus primeros habitantes.

Pero vamos de a poco. La primera parte de este recorrido, la voy a dedicar a mostrarles la parte baja de la ciudad: Mayormente el centro, las ferias, la zona portuaria y parte de su costanera:




Claro que no todo transcurre aquí abajo, pero como les digo, vamos de a poco porque acá hay mucho para ver. Ya disfrutaremos de los recorridos entre los cerros en la próxima entrega de este viaje.

Al final de los años 1960, durante un taller de murales que realizaba el profesor Francisco Ménez en la Universidad Católica porteña, nació la idea de pintar grandes murales de corte abstracto en los muros de las casas y las murallas de contención del cerro Bellavista que se plasmo en cerca de sesenta murales pintados en diveros lugares de la ciudad entre ese año y 1973. A comienzos de este último, en una conversación Nemesio Antúnez, que en ese entonces se desempeñaba como director del Museo de Bellas Artes de Santiago, se le planteó la idea de convocar a diversos pintores para plasmar la idea de realizar con murales un recorrido artístico por los cerros de Valparaíso. El golpe militar de 11 de septiembre obligó a posponer la realización del proyecto, que vino a concretarse solo en 1991 gracias a un convenio suscrito entre la citada universidad y la Municipalidad de Valparaíso dando nacimiento al Museo a Cielo Abierto de Valparaíso.


El hecho que las pinturas se encuentran dispuestas en un recorrido a través del faldeo del cerro, en diferentes posiciones, que haya escaleras tan especiales y cálculo pictórico, surrealistas —como la número 16 de Nemesio Antúnez—, expresionistas, de arte pop, de arte óptico, figurativas y abstractas, que cada uno de los pintores escogiera su propio muro, vale decir «su propia tela», que no se le haya impuesto al artista algún tema u homenaje común —lo que es corriente en murales de la ciudad—, que éstas simbolizan el carácter propio del artista dentro de una estrecha relación con los vecinos como cómplices, colaboradores, amigos y críticos -se dice que los abastecían de té, les guardaban sus pertenencias al final del día y les cuidaban las pinturas- resultando una ilustración del entorno y el momento en que están insertos, sea propiamente un museo. Fue inaugurado en el año 1992 con hermosas obras de Nemesio Antúnez, Mario Toral y Roberto Matta entre otros grandes artistas, y se puede acceder a él por medio del Ascensor Espíritu Santo.


Para cerrar las crónicas de hoy, como segunda parte, me voy a detener en algunos de los mil pequeños detalles de Valpo: Desde sus caprichosas callecitas hasta sus magníficos exponentes de arte urbano:



La semana que viene, caminamos entre los cerros de Valparaíso, disfrutando de sus maravillosas vistas!

domingo, 4 de junio de 2017

Atravesando Chile por tierra – Desde Los Andes hasta Valparaíso

La semana pasada, comenzábamos a rodar esta aventura que hoy concluye. Recorrimos ya Desde Mendoza hasta la frontera con Chile deteniéndonos en cada punto relevante. Hoy, desandamos la segunda y última parte de este viaje, desde la salida del tunel internacional, hasta Valparaíso.

En esta oportunidad, dividí el recorrido en dos mitades: La primera parte de mi primer viaje por las rutas Chilenas abarca desde el Paso Sistema Cristo Redentor hasta San Felipe.

Era la primera vez que iba a Chile, y este recorrido completo me llevó prácticamente una jornada completa (Partiendo desde Mendoza y hasta la costa chilena), pero valió la pena. El viaje fue nuevamente, un destino en sí mismo.

Tras pasar los arduos controles fronterizos, luego del Paso Sistema Cristo Redentor, el asombro no se haría esperar. La Parada Caracoles es sin dudas uno de los puntos fuertes y mas altos de esta etapa. Sin dudas hay que vivirlo pegado a la ventanilla al menos una vez en la vida.

El camino me llevaría por las localidades de Los Andes, Curimon y San Felipe, mostrándome un paisaje muy distinto al vivido del lado Argentino. Mucho menos colorido, pero también con mucha menos planicie.

Las pequeñas localidades rurales se suceden una tras otra, manteniendo siempre un horizonte con cadenas montañosas…



La segunda parte, desde San Felipe y hasta Valparaíso, mantuvo la irregularidad del terreno, observándose prácticamente nada de terreno llano. Todo discurre entre alguna cadena montañosa, ya sea por arriba, rodeándola, o pasándola por debajo, el paisaje es en su mayoría muy entretenido.

Son de destacar también los cultivos que pude ver en todo tipo de terreno, sea llano o inclinado, así como también los barrios “de serie”, claro, por el ritmo que imprimen al paisaje todos los techos idénticos.

Las principales localidades por las que pasamos fueron Llayllay, Quillota, Quilpué y claro, las reinas de la costa: Viña del Mar, y nuestro destino final, en Valparaíso.

Llegar finalmente a Valpo y ver por primera vez en mi vida el Océano Pacífico, es una experiencia muy difícil de transmitir. Verdaderamente, otro sueño cumplido :)



La próxima semana, iniciamos nuestro recorrido por Valparaíso desde sus callecitas céntricas

domingo, 28 de mayo de 2017

Cruzando los Andes por tierra – Desde Mendoza hasta el límite con Chile

Los inolvidables paisajes del Cañón del Atuel quedaron en mis memorias del día que pasó. Hoy viviría un sueño completamente distinto, finalmente, serpenteando entre el paisaje andino con rumbo a Chile.

Si bien las condiciones en las que lo hice eran óptimas tanto en la vía como en el transporte, es imposible en este viaje no sentir un histórico escalofrío imaginando el avance de las columnas sanmartinianas, munidas solo con lo indispensable, luchando contra mil inclemencias, pero con una voluntad a prueba de todo.

Los presentes registros son la combinación en verdad de dos viajes similares: La primera vez, lo hice parando en los puntos importantes pero volviendo al final del recorrido nuevamente a Mendoza. La segunda, lo hice de corrido y tomando mis registros desde la parte superior delantera del micro que me llevaría a Valparaíso, por lo que pude apreciar este espectáculo no solo desde dos puntos de vista muy distintos, sino que para mi fortuna, también tuve la suerte de tener dos condiciones de luz completamente diferentes. ¡Ni planeándolo me hubiera salido mejor!

El viaje comienza en Potrerillos, a primera hora de la mañana: Bordeando el río Mendoza, tenemos unas vistas majestuosas de la cadena montañosa Cordón del Plata y el Dique Potrerillos, una colosal obra hidráulica para generar energía y distribuir aguas para el riego.

El estilo montañés y su multiplicidad de cabañas esparcidas por todo el Valle, cautiva los sentidos, ofreciendo descanso y purificación desde sus bellezas naturales e intalaciones preparadas para toda actividad turística, náutica y de montaña.

El recorrido que sigue, ofrece una variada gama de colores y relieves, siendo el próximo destino de interés la villa de montaña de Uspallata: Originalmente fue un asentamiento pre hispánico de aborígenes Huarpes, y el punto más austral del Imperio Inca, hasta dónde llegaba el Camino del Inca desde el Perú.

Uspallata está enclavada en un bolsón longitudinal en el Valle de su mismo nombre, bañada por las aguas del Río Mendoza, y los arroyos San Alberto y Uspallata, y exhibe su atractiva vegetación albergando al turismo con la característica calidez cuyana. Aquí encontraremos varios lugares de interés, como Las Bóvedas de Uspallata, unas históricas construcciones de adobe, en las que el capellán Fray Luis Beltrán, usó para la fundición de cañones y armas, pero debido a su atractivo, dejé la visita en detalle para un próximo viaje.

Sin dudas, es un lugar para hacer base y disfrutarlo a pleno.

El resumen de esta primera etapa, a continuación:



Luego de un breve descanso, seguimos viaje por las villas de Picheuta, Polvaredas, Punta de Vacas y el complejo de esquí Los Penitentes.

Aquí tuve la oportunidad de hacer uso de la aerosilla, cosa que me dió unas vistas increíbles de recuerdo.

Los Penitentes toma el nombre de las extrañas formaciones rocosas que, observadas desde la ladera meridional del valle, parecieran representar una reunión de monjes. Los Penitentes se alzan en plena Cordillera de los Andes. De fascinante paisaje y múltiples alternativas, este Centro de deportes invernales invita a disfrutar unas vacaciones plenas de desafíos.

Esta segunda parte del recorrido, es la que van a ver a continuación:



Finalmente, seguimos nuestro camino ya hacia el plato fuerte de la jornada.

Mistico y deslumbrante, el reconocido Puente del Inca arrastra una historia plena de leyendas que intentan explicar su extraña formación. Situado en la Cordillera de Los Andes, este puente rocoso resguarda numerosas vertientes naturales por donde surgen aguas curativas de entre 34 y 38 grados centígrados.

Continuando nuestro rumbo y ya a 2750 msnm, nos detenemos en el mirador del Cerro Aconcagua, desde donde se accede a la Laguna Horcones y al Parque Provincial Aconcagua: De los paisajes más imponentes de toda la Argentina, el Cerro Aconcagua se alza con sus 6.959 msnm, arrogándose el calificativo de la "montaña más alta de América". Atractivo, soberbio y desafiante, este pico es protegido por el Parque Provincial homónimo, el cual incorpora a los itinerarios turísticos incomparables bellezas y perspectivas.

Claramente será también un destino para un próximo viaje, debido a sus múltiples circuitos de trekking.

Siguiendo la ruta internacional llegaremos a nuestro último destino, la villa Las Cuevas, de estilo europeo ubicada a 3200 msnm: Esta villa fronteriza es la encargada de marcar el fin del recorrido argentino por la Ruta 7 hacia Chile.

Entre Las Cuevas y el túnel internacional, se halla la ruta que permite ascender, cuando las condiciones climáticas lo permiten, hasta el Monumento Cristo Redentor, emplazado a 4200 msnm, que simboliza la unión entre los argentinos y chilenos. En mi caso tuve la suerte de poder visitarlo, como van a ver a continuación:



El monumento al Cristo Redentor se erigió el día 13 de marzo de 1904, en la línea divisoria de la frontera argentino-chilena. Su inauguración sirvió para celebrar la superación pacífica de un conflicto por cuestiones de límites que había llevado a ambos países a estar al borde de la guerra.

Volviendo a Las Cuevas, tomaremos el otro de los dos caminos que parten desde ahí, el cual conduce al Túnel Internacional, abriendo paso hacia el país vecino de Chile…

La semana que viene, atravesamos Chile de un extremo a otro, en búsqueda de nuestro primer destino: Valparaíso!


domingo, 21 de mayo de 2017

Recorriendo Mendoza - El Cañón del Atuel

Luego de visitar la maravillosa Laguna del Diamante, repusimos energías, para al día siguiente volver a seguir viaje hacia el sur, hacia San Rafael, para disfrutar de otro de los clásicos circuitos naturales mendocinos: El imponente Cañón del Atuel.

El cañón se encuentra formado por la erosión fluvial, producto del curso del río Atuel, y la erosión del viento. Comienza en el Embalse El Nihuil a 70 km de la ciudad de San Rafael, y desemboca varios kilometros aguas abajo del Embalse Valle Grande. El mismo tiene una extensión de unos 56 km y una profundidad promedio de 260 mts. Se pueden apreciar diversas formaciones de las rocas a la cuales se les han dado nombres tales como La Torta de Hojaldre, El Cinturón de San Martín, La Procesión, El Hongo, El Búho y El Submarino.

Este agreste escenario se presta a la práctica de los deportes de aventura. En la zona se practica pentatlón mediante un combinado de competencias de windsurf, moto enduro, kayak, ciclismo, pedestrismo, escalada deportiva y ráfting por el río Atuel.


El primer contacto al arribar lo tenemos con la villa El Nuhil, el cual es el punto balneario por excelencia de la zona. Emergiendo del Cañón a través de una sinuosa cuesta descubrimos la inmensidad del lago que conforma el dique El Nihuil, de 9.600 has., y en cuyo seno cobra vida una variada especie ictícola que invita al pescador a dar rienda suelta a su deporte favorito. También permite apreciar un espectáculo de colorido sin igual, cuando los amantes del windsurf despliegan cientos de velas multicolores.

El Barrio que cuenta con todos los servicios, delegación municipal, capilla, centro de salud, servicio telefónico, destacamento policial, estafeta y camping. En la margen izquierda se encuentra el Club de Pescadores San Rafael con camping, cabañas, restaurante, pileta de natación, residencias de fin de semana, teléfono público, etc.

Aquí pasaría la primera mitad de este viaje, navegando por las aguas del embalse. Internarse en esos paisajes es una experiencia difícil de olvidar.



Aguas arriba de la presa Valle Grande podemos internarnos en el Cañón del Atuel, presencia viva de los orígenes del mundo, que el viento y la lluvia, cual cincel y martillo en su continua batalla con la roca, descubrieron sus entrañas conformando las más variadas esculturas naturales como: Museo de Cera, Sillón de Rivadavia, El Lagarto, Los Viejos, Los Monstruos, la Ciudad Encantada, El Mendigo, Los Jardines Colgantes, Los Monjes, etc, por mencionar sólo algunos.

Y el río en su vertiginosa caída encierra una inmensa potencia que brinda al hombre, para generar la energía que el país a diario necesita. Dos lagos artificiales contribuyen a realzar la belleza dentro del Cañón, Aisol y Tierras Blancas.

Es así como encontramos el complejo hidroeléctrico Los Nihuiles, que con sus tres centrales generan una potencia de 260.000 kw/h.

Cada curva del sinuoso camino deja descubrir un paisaje completamente diferente… El camino se hace bastante largo y sinceramente es una cantidad enorme de información para procesar, por lo que recomiendo hacer este circuito bien descansado y con tiempo, para poder prestar atención lo más posible a cada una de las posibilidades que van surgiendo... Formas, colores… Mil espectáculos para los sentidos!!



Al finde la jornada, regresamos a descansar nuevamente a la capital mendocina. Agotados, pero con la plena seguridad de haber vivido nuevamente, una jornada inolvidable.

La semana que viene comenzamos a despedirnos de Mendoza, camino hacia Alta Montaña y el paso a Chile!

miércoles, 17 de mayo de 2017

El Museo Nacional de Arte Decorativo

Hoy, haremos una nueva visita dentro de la Ciudad de Buenos Aires, y será para aprender un poco sobre la historia del Museo Nacional de Arte Decorativo, y disfrutar de sus instalaciones.
El Museo está ubicado en la Avenida del Libertador 1902 de la Ciudad de Buenos Aires fue creado en 1937 por la adquisición de parte del estado del edificio que fuera el Palacio Errázuriz Alvear junto a sus colecciones de objetos de arte.


El edificio, construido entre los años 1911 y 1917, es de estilo neoclásico francés, siendo una obra del arquitecto René Sergent.


El museo depende la Secretaria de Cultura de la Presidencia de la Nación. En su sitio oficial van a encontrar información sobre las colecciones que se exhiben, las muestras especiales, y los horarios tanto de apertura, como de las visitas guiadas.


Enfáticamente recomiendo realizar la visita guiada para sacarle el mayor provecho al paseo.




domingo, 14 de mayo de 2017

Recorriendo Mendoza - La Laguna del Diamante

La semana pasada les mostraba parte de la periferia de la ciudad de Mendoza, con un fragmento de su corredor productivo denominado ”La ruta del Vino”, así como algunas de las costumbres regionales religiosas y hasta los inicios de la celebración de la Fiesta de la Vendimia. Hoy, empezamos a recorrer un poco de provincia, desde una maravillosa incursión a la Laguna del Diamante. 

La reserva natural Laguna del Diamante, se encuentra a unos 198 km de la capital mendocina, a una altitud de 3300 msnm y está situada también a 11 kilómetros del límite con Chile.


Cubre un área de unos 14,1 km², con una profundidad máxima de 70 m. Su lecho es el cráter de un volcán extinto, abierto en el centro de una meseta de piedra basáltica rodeada de cerros de gran altura, de los cuales destaca el volcán Maipo, cuya base se encuentra a sólo 2.500 m al oeste de la margen de la laguna.


Es una de las fuentes de agua dulce más importantes de la provincia, y alimenta al río Diamante. La recuperación hídrica se debe a las aguas de deshielo procedentes de los glaciares de la zona, a las precipitaciones y a las aguas del arroyo El Gorro, que la alimenta.


La laguna debe su nombre a la figura romboidal del volcán Maipo, reflejado en sus aguas durante las primeras horas del día. El paisaje, espléndido y agreste, fue descrito por Antoine de Saint-Exupéry en su obra Viento, arena y estrellas.


Junto a la laguna se construyó, durante el segundo gobierno de Juan Domingo Perón, el Observatorio de Rayos Cósmicos dependiente de la Universidad Nacional de Cuyo, un proyecto pionero de observación astronómica.

El sinuoso trayecto que lleva hasta la laguna del diamante invita al visitante a recorrer desde la ruta provincial 101, por el puesto Alvarado, Cruz Casa de Piedra, Vegas de los Avestruces, Vegas del Yaucha, Pampa de los Paramillos y Pampa de la Laguna, donde se ubican las lagunas Barrosa y Diamante.





San Carlos promociona a la Laguna del Diamante como su “joya turística” más preciada.


El camino para llegar es bastante arduo, en donde el 4x4 se hace más necesidad que sugerencia.


Las recomendaciones para realizar la visita, así como el estado de los caminos dentro del parque, se pueden encontrar en el blog oficial, siempre mantenido al día por el equipo de guardaparques. Obligatoria consulta para todo visitante.

La Comuna local y la Dirección de Recursos Naturales Renovables promueven el turismo –no sólo la pesca– y la preservación del medio ambiente en ese paraíso montañoso.


Sin dudas, vaya mi recomendación para que visiten el área. Cada curva del camino tanto de ida como de vuelta, deja ver un paisaje maravilloso, lo que espero haber transmitido bien en estos álbums.




La semana que viene, nos acercamos hasta San Rafael, para recorrer íntegramente el Cañón del Atuel









domingo, 7 de mayo de 2017

Recorriendo Mendoza – De Vinos Encurtidos Santos y Reinas

Desde los parques mendocinos, y ya empezando a dejar atrás la capital, hoy iniciamos una serie de recorridos por la periferia de la ciudad, para alejarnos cada vez más, en búsqueda de los paisajes cordilleranos. 
La Provincia de Mendoza es una de las principales capitales vitivinícolas del mundo, y atrae numerosos turistas que recorren los circuitos de viñedos y bodegas.


Si bien en la ruta del vino mendocina lo predominante es la vid, también encontraremos establecimientos en donde se producen encurtidos y frutos secos y disecados: Aceitunas, pasas de uva, tomates secos, y una infinita variedad de delicias nos acompañarán en este camino, como para no dejarnos tomar con el estómago vacío ;)


Los establecimientos son de lo mas variados, pasando desde las grandes industrias a los modestos establecimientos artesanales en un abrir y cerrar de ojos. Todos invitan a pasar y recorrer, abriendo sus puertas a veces con guías, y a veces, son sus propios dueños los que nos hacen recorrer y degustar sus productos, para luego ofrecernos llevar esas experiencias a precios tremendamente convenientes.


Un paseo de todo el día, tan infaltable como inolvidable.


Y si de la periferia y las costumbres trata este circuito, hay un punto muy importante que no podemos dejar de conocer, y es el de la fe.


Este pequeño circuito completa las ya visitadas iglesias capitalinas, y podemos realizarlo tanto desde Lujan de Cuyo en la Iglesia de La Carrodilla, como desde El Challao, en las estaciones de Nuestra Señora de Lourdes.





Por otra parte, englobando también costumbres regionales vitivinícolas, tenemos la Fiesta Nacional de la Vendimia, siendo parte del folclore que logra acercar a los bodegueros, y a todos aquellos que durante el año trabajan la vid y el suelo, al resto de la sociedad.


En los dias previos, casi todos los locales comerciales y dependencias de atención al público, exhiben orgullosos la foto de las reinas de las regiones de donde son oriundos los dueños de los mismos. Un detalle muy singular que no pasa inadvertido a los ojos de ningún visitante.


Desde el año 1936, y a principios de marzo de cada año, distintos momentos se han hecho protagonistas: Desde la Bendición de los Frutos hasta el desfile nocturno de las reinas departamentales en sus carros por las calles de la ciudad capital. Justamente éste es el momento que les traigo para ilustrar las celebraciones, el titulado “La Vía Blanca”.


El circuito callejero convoca a todos por igual, quienes van a “hinchar” con pancartas a la princesa de su localidad, y a recibir los frutos característicos de su región (usualmente uvas, melones, peras, etc…), los cuales son arrojados sin reparo a los espectadores que los esperan con los brazos en alto, e incluso, con improvisados canastos adosados a un palo que hace las veces de extensión.


Los carros por su parte están preparados con mucho trabajo y dedicación, con un despliegue tecnológico que pocas veces vi: Verdaderas escenografías rodantes con luces y sonido de primerísima calidad, transportan no solo a cada pequeña corte, sino también muchas veces a músicos en vivo y/o a bailarines, cuando no nos dan la sorpresa de algún pequeño show de fuegos artificiales o de lluvia de papelitos de cotillón. ¡Maravilloso!


Un gran desfile para presenciar, sin dudas… (Y como si esto fuera poco, al terminar el circuito, muchos de los camiones quedan estacionados fuera del recorrido, ofreciendo mini recitales con sus músicos, a los vecinos que se acercan. La devoción de unos por otros, no tiene fronteras)

Una segunda parte de este desfile convoca al mediodía del día siguiente, en el desfile diurno, llamado “Carrousel de las Reinas”.


El espectáculo mayor tiene lugar a partir de esa misma noche y por dos noches consecutivas más, en el ya famoso Teatro Griego Frank Romero Day, escenario emblemático donde la elección de la reina. Aquí el público goza de uno de los eventos más importantes del país, con centenares de artistas en escena y una iluminación y efectos pocas veces vistos en el mundo para tal magnitud de invitados.

Por todo esto, la Fiesta Nacional de la Vendimia es uno de los eventos populares más importantes de Argentina.





La semana que viene, encaramos ya las vistas naturales, desde la Laguna del Diamante y el majestuoso Volcán Maipo



















domingo, 30 de abril de 2017

Recorriendo Mendoza – Los Parques

En las últimas entregas recorrimos Mendoza casi en su totalidad, finalizando en sus plazas y espacios naturales urbanos. Hoy, cerramos las vistas mendocinas desde la magnificencia de sus dos grandes parques: El Parque Cívico, y el gran Parque General San Martín.

El Parque General San Martín es el parque más antiguo y el principal de Mendoza. El parque abarca 307 ha cultivadas y 86 ha en expansión, con 17 km de recorrido.

Luego del terremoto de 1861, la ciudad se vio afectada por grandes epidemias de difteria, cólera, y sarampión lo que significaba un gran conflicto sanitario que requería de urgente solución, es por eso que en el proceso de reconstrucción de la nueva ciudad post-terremoto, el por entonces Ministro de Obras y Servicios Públicos Emilio Civit, decide promover la ley N° 3 para poblar el oeste por medio de la forestación, que serviría además como defensa aluvial y para la ubicación de una nueva penitenciaría. Finalmente el 6 de noviembre de 1896, se dicta la ley N°19 como la normativa para la creación del Parque del Oeste, nombre originario del actual General San Martín. Ese mismo año se contrata al arquitecto y paisajista francés Carlos Thays, responsable de otros importantes parques argentinos como Parque 9 de Julio, Parque Sarmiento y Parque Nahuel Huapi, entre otros.


En el parque se pueden realizar un sinnúmero de actividades recreativas, deportivas, educativas, culturales y turísticas. Para que tengan una idea del tamaño de esta pequeña ciudad arbolada, enumeraré sus principales puntos:

  • Teatro Griego Frank Romero Day, escenario de la Fiesta Nacional de la Vendimia. (Conocido como Anfiteatro).
  • Museo de Ciencias Naturales y Antropológicas Juan Cornelio Moyano, contiene 40.000 ejemplares en exposición.
  • Estadio Malvinas Argentinas, sede del mundial Argentina 78 y de la Copa América 2011.
  • Universidad Nacional de Cuyo
  • CRICYT-CONICET, centro de investigaciones científicas, de libre acceso solicitando permiso con anticipación.
  • CCT-MENDOZA. Centro Científico Tecnológico Mendoza
  • CTT Mendoza, centro de investigaciones científicas, de libre acceso solicitando permiso con anticipación.
  • Departamento de Aplicación Docente,(DAD) colegio secundario perteneciente a la Universidad Nacional de Cuyo.
  • Eureka, Parque de La Ciencia (cerrado), en las dependencias del Ex Hospital Emilio Civit, actualmente funciona allí la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad Nacional de Cuyo.
  • Escuela hogar Eva Perón: Doce de estos edificios fueron declarados Monumento Histórico Nacional.
  • Jardín Botánico
  • Rosedal
  • Club Mendoza de Regatas, en la costa del lago, donde se pueden practicar deportes acuáticos como wakeboard y remo, entre otros.
  • Club Hípico Mendoza, lugar donde se disputan prestigiosos torneos.
  • Mendoza Lawn Tennis Club.
  • Golf Club Andino.
  • Aeroclub Mendoza.
  • Velódromo Mendoza.
  • Teatro El Pulgarcito.
  • Club Atlético Gimnasia y Esgrima
  • Club Sportivo Independiente Rivadavia
  • Jardín Zoológico de Mendoza: El parque abarca 48 hectáreas al pie del cerro de la gloria y tiene alrededor de 1.100 animales.
  • Cerro de La Gloria: La joya del parque. En su cima puede visitarse el Monumento al Ejército de Los Andes y tener una vista panorámica increíble de la ciudad.
Además, encontramos decenas de obras artísticas a lo largo y ancho del predio. Las más destacadas son los Caballitos de Marly (réplica de los que se encuentran en los Campos Elíseos de París) y La Fontaine de L'Observatoire (nombre de poca trascendencia), también nombrada La Fuente de los Continentes (por representar a Europa, América, África y Asia), y erróneamente conocida como Fuente de las Américas.

Aquí como es de esperar, se desarrollan actividades al aire libre gratuitas auspiciadas por el gobierno: se muestra cine argentino a todo el público, se brindan conciertos sinfónicos en la isla del lago, se dan clases de gimnasia aeróbica y se ofrece un espacio libre de tránsito vehicular para atletas, skaters y patinadores.


Y por si fuera poco, un segundo parque de menores dimensiones, pero no por esto exento de atractivos, se encuentra en el Centro Cívico. El recorrido por el parque que reúne los edificios de gobierno de Mendoza es maravilloso.

El Centro Cívico es un lugar de gran jerarquía, organizado frente a uno de los dos grandes ejes urbanos que parten de la plaza Independencia. Fue proyectado en 1948 por el arquitecto Alberto Belgrano Blanco. Se levantó en terrenos que, desde 1876, pertenecían a la Quinta Agronómica, al sur del área central. De esa época datan los olivares del parque.

El área más jerarquizada corresponde al gobierno provincial, con sedes de sus poderes ejecutivo y judicial, siendo los principales exponentes La Casa de Gobierno, El Palacio de Justicia, y El Palacio Municipal, desde donde puede accederse al mirador de su terraza, simplemente pidiendo permiso en la guardia del hall de entrada.

En los prados circundantes se ubican sedes de distintas instituciones, como El Palacio Policial Administración Nacional de Aduanas, El Centro de Congresos y Exposiciones Emilio Civit, La Sala Cultural y El Centro de Congresos y Exposiciones.



La semana que viene, comenzamos a recorrer la periferia de la ciudad y a disfrutar de la producción y costumbres mendocinas






domingo, 23 de abril de 2017

Recorriendo Mendoza – Las Plazas y otros pequeños espacios verdes

Y entre los detalles mendocinos encontrados en las caminatas por la ciudad, no podía dejar de lado las plazas, plazoletas y pequeños parquecitos. Porque si bien la ciudad parece estar descansando al reparo de un gran bosque que la aúna con estos pequeños espacios naturales urbanos, la propuesta temática a la hora del descanso, varía y mucho.

La actual plaza principal y centro de la ciudad, es la Plaza Independencia. Tiene un tamaño de 4 cuadras, siendo la mayor entre todas, y se encuentra situada en el centro de sus 4 plazas satélites. Esta es una disposición clásica, común a casi todas las ciudades medianas-grandes que venimos visitando.

La plaza independencia aloja al Museo Municipal de Arte Moderno, fundado en 1930. Además cuenta con paseos arbolados y feria de artesanos y productos regionales.

Las cuatro plazas satelitales a ésta, son Chile, Italia, España y San Martín, las que por su disposición de ornamentos y paisajismo, siguen al pié de la letra la temática propuesta, logrando así una identidad muy marcada en cada cual.

Si de paseos verdes se trata, la Peatonal Sarmiento y el Paseo de la Alameda son dos clásicos que no pueden omitirse en el recorrido.

Retirada del centro cívico, destaca la Plaza Sarmiento, desde donde puede completarse la vuelta verde mendocina, recorriendo el parque O’Higgins, lindero al canal Cacique Guaymayén, y terminar el recorrido en el área fundacional, centrado por la plaza Pedro del Castillo.

A lo largo de todo el recorrido, variedad de placitas y plazoletas menores pero muy bonitas, amenizarán los espacios urbanos céntricos.

Anímense a conocer Mendoza, una ciudad para caminarla en toda época del año, y como ven, con muchas propuestas también para descansar a medida que avanzamos en su reconocimiento.



La semana que viene, completamos el reconocimiento de las áreas naturales de la ciudad de Mendoza, desde la inmensidad de sus parques…

domingo, 16 de abril de 2017

Recorriendo Mendoza – Los Detalles

Caminar Mendoza de punta a punta es, no solo sentirse pequeño debajo de cada arboleda transitada, sino, sumergirse también en multitud de detalles arquitectónicos y naturales. Hoy, vamos a hacer un recorrido desde un puñadito de ellos, de la mano de sus vecinos…

Mendoza cuenta con una gran variedad de altos edificios antiguos y modernos. Luego del terremoto de 1861, la consecuente reconstrucción de la ciudad se realizó con edificaciones de baja altura por miedo a nuevos sismos, pero esto cambió en 1926, con la conclusión del Pasaje San Martín, el cual tiene 8 plantas, y luego tuvo su auge en la década del 50’ con la construcción del Edificio Gómez, en 1954. Éste se convirtió junto al primero en el símbolo de la ciudad, luego se sumaron el complejo de torres y galería Tonsa en 1960 y el Edificio Piazza, que posee una elegante galería. El Sheraton Mendoza es el más alto, con una altura de 74,60 metros. Otro edificio que se destaca es el Edificio Da Vinci, galardonado como una de las mil arquitecturas de las Américas, ubicado en frente a plaza Italia, con una altura superior a 73,50 metros.


La ciudad en su historia recibió desde sus orígenes inmigrantes principalmente italianos y españoles, así como también importantes grupos de árabes, hebreos, alemanes y franceses, a principio del siglo XX. En la actualidad, habitantes de los vecinos países Bolivia, Paraguay y Perú, son los que encabezan la lista de los que vienen a probar mejor suerte aquí.

Ahora sí, los invito a venir conmigo a disfrutar de los pequeños detalles que hacen grande a la ciudad, que esto, recién comienza!




La semana que viene, continuamos conociendo la capital mendocina desde sus plazas y espacios verdes mas pequeños

miércoles, 12 de abril de 2017

Viviendo nuestra historia: El Hotel de los Inmigrantes

Esta es una edición especial de mis crónicas de Buenos Aires. Hoy, vamos a dar un paseo por los tiempos fundacionales de la Argentina moderna, o más precisamente, por el primer escalón que pisaron muchos de nuestros abuelos cuando vinieron a hacerse la América: El Hotel de los Inmigrantes.

Resumiré la historia y presente de este maravilloso tesoro, esta vez, basándome en los escritos de la Dra. Diana B. Wechsler, Investigadora Principal del CONICET y Directora de Instituto de investigaciones en Arte y Cultura de la Universidad Tres de Febrero, los cuales pueden leer en el sitio oficial.

Con el advenimiento de la Revolución Industrial, y los cambios sociales, económicos y políticos que trajo aparejada, miles de personas se vieron impulsadas a emigrar en busca de mejores horizontes. Hasta la década de 1870 los viajes transoceánicos eran muy largos pero las mejoras tecnológicas lograron acortarlos a un par de semanas. A partir de ese momento los contingentes de inmigrantes se fueron acrecentando año tras año. Esta situación obligó a las autoridades nacionales a brindar un auxilio efectivo a los recién llegados. Distintos inmuebles fueron utilizados para este fin hasta que a fines del siglo XIX se hace imprescindible encarar la construcción de un complejo que tuviera todas las comodidades y servicios necesarios para la atención adecuada de los recién llegados.

En 1905 comienza la construcción del complejo, la primera obra fue el Desembarcadero con todas las comodidades para atender a los pasajeros de 1º, 2ª y 3ª clase y las oficinas de Aduana, Prefectura y Dirección Nacional de Higiene terminada a fines de 1907. Al año siguiente se construyó el edificio de la Administración y de la Dirección. En 1909 se levantaron la Enfermería, Lavaderos y Baños. Por último se construyó el edificio donde estarían el comedor y los dormitorios que fue inaugurado en 1911. En la planta baja funcionaban el comedor, la cocina, la panadería y la carnicería, en los tres pisos superiores estaban los dormitorios, cuatro por piso con capacidad para 250 personas cada uno. Este edificio fue uno de los primeros construidos en hormigón armado de la ciudad y respetaba todas las normas del Higienismo de la época: paredes azulejadas, grandes ventanales para ventilar, amplios corredores y escaleras de fácil limpieza.


La rutina de los que se alojaban era muy estricta, a las seis de la mañana las celadoras despertaban a los huéspedes y se organizaba el desayuno por turnos de mil personas. Luego las mujeres se ocupaban del lavado de la ropa y los niños mientras los hombres tramitaban su colocación en la oficina de trabajo. Todos podían entrar y salir libremente del Hotel. Al mediodía se servía el almuerzo, cuyos menús variaban entre sopa, guiso con carne, puchero, pastas, arroz o estofado, y a las tres de la tarde la merienda para los niños. A partir de las seis comenzaban los turnos de la cena y a las siete se abrían los dormitorios. A lo largo del día se ofrecían cursos sobre el uso de maquinaria agrícola, labores domésticas, también había conferencias y proyecciones sobre historia, geografía y legislación argentina. El período de alojamiento estaba estipulado en cinco días según la ley, pero muchas personas pudieron permanecer por más tiempo.


El Hotel funcionó hasta el año 1953, y a lo largo de su historia se alojaron alrededor de un millón de personas. En 1990, mediante el Decreto Nro. 2402, fue declarado Monumento Histórico Nacional.
Desde septiembre de 2013, La Universidad Nacional de Tres de Febrero está recuperando y es continuadora de este museo fundado en 1974, situado en el tercer piso del viejo Hotel de Inmigrantes, gracias a la articulación institucional y operativa entre ellos y la Dirección Nacional de Migraciones, para el desarrollo de un ámbito permanente de memoria y homenaje destinado tanto a quienes vinieron desde Europa, Asia y África a compartir este suelo con intensidad, desde la segunda mitad del siglo XIX, como a nuestros hermanos sudamericanos que concretan la permeabilidad que impulsa nuestra legislación, y si bien varios sectores aún se encuentran en obra, las mismas van avanzando poco a poco, haciendo cada visita aún más disfrutable.

De esta manera, la UNTREF retoma un espacio tanto para la construcción de la memoria histórica como para la reflexión de las condiciones actuales de las migraciones; respetando a los inmigrantes que se afincaron y encontraron una patria y reivindicando al mismo tiempo a los pueblos originarios que están en la base de nuestra nacionalidad. Este Museo de la Inmigración, tiene como rasgo diferencial el presentar al público la experiencia del migrar en sus tramos del viaje, la llegada, la inserción y el legado, procurando que el espectador indague en las condiciones del migrante del pasado tanto como en las actuales, con la inclusión de documentación histórica, fotografías, films, y testimonios contemporáneos.


En las instalaciones también funciona el Centro de Arte Contemporáneo, espacio en el que oportunamente pude conocer la obra de Vik Muniz, desde su muestra.


Sin dudas la visita a este espacio es un infaltable, en donde siempre encontraremos un pedazo de historia, (Pasada o presente), con que asombrarnos.







domingo, 9 de abril de 2017

Recorriendo Mendoza – La Ciudad

La semana pasada aterrizamos en la maravillosa capital mendocina. Punto de partida para un recorrido inolvidable: Desde hoy recorreremos a fondo la capital mendocina, así como conoceremos sus localidades vecinas, y visitaremos lugares increíbles en la misma provincia de Mendoza, antes de aventurarnos a recorrer la cordillera, camino a Chile…

Una vez en territorio chileno, conoceremos algunos clásicos destinos costeros de su centro, para terminar el viaje descubriendo cada rincón de su capital. ¡Acompáñenme en una nueva aventura!

Comenzamos hoy recorriendo las arboladas calles de la ciudad de Mendoza. Ésta, es una de las principales ciudades del país, así como del Cono Sur. Es un principal polo industrial, y un punto estratégico fundamental en las relaciones del MERCOSUR.

¿Arboladas dije? ¿Pero cómo puede tener semejante presencia de árboles una ciudad que geográficamente se encuentra casi como un Oasis en el desierto? (Y no era la primera vez que visitaba un destino con estas características, pero tamaña cantidad y calidad de árboles, me tenía intrigado…) Y la respuesta no se hizo esperar: Con solo 200mm de precipitaciones anuales, la única posibilidad era la de aprovechar el agua de deshielo, y así fue que solucionaron el problema. La ciudad cuenta con una vistosa red de acequias y canales en la ciudad, y un programa muy estricto de riego, por medio de compuertas, en los campos de los productores de la zona, bajo el mismo método de distribución.

¡Asombroso! Caminar por las calles mendocinas no tiene comparación a ninguna otra ciudad argentina que haya conocido hasta este momento, siendo como vimos en el caso de Neuquén y Rio Negro, la mano del hombre la responsable de la vida (Sobre todo vegetal), reinante en la zona.

Pero aún así, no creo que sea todo color de rosa. La obra y su resultado es magnífico ciertamente, pero no descreo que semejante obra no tenga un precio… ¿A dónde iría toda esa agua si no hubiese sido encausada? ¿Acaso en alguna localidad vecina podría estar escaseando el agua, por –Enteramente– beneficio propio? Tal vez en La Pampa no estén tan contentos, o tal vez el caudal de lluvias sea mucho mayor y puedan gracias a eso prescindir de esta fuente. Desconozco, pero no puedo evitar preguntármelo.

Volviendo a Mendoza, se la considera una ciudad cosmopolita, debido a la importante cantidad de inmigrantes de todo el mundo, pero principalmente italianos y españoles, así como también importantes grupos de árabes, hebreos, alemanes y franceses, lo que redunda hasta en sus estilos arquitectónicos. La organización turística es impecable, como deberían ser todas las capitales de nuestra Argentina, y es además, un destacado centro universitario.

El trazado de la ciudad nueva, es decir, en la actualidad, se constituye a partir de la disposición estratégica de cuatro plazas menores circundando a una plaza mayor. La actividad económica está vinculada al comercio, la industria de servicios y principalmente la actividad turística en torno a la industria vitivinícola por lo cual es llamada Capital Internacional del Vino.

Los invito a deleitarse a la sombra de sus copas… Y hablando de salir de copas, tengan cuidado en donde pisan, recuerden que hay acequias descubiertas en cada una de las aristas de cada cuadra! ;)




La semana que viene, repasamos algunos detalles de la arquitectura mendocina, mientras nos acercamos a los detalles de la ciudad