domingo, 15 de octubre de 2017

Caminando por San Juan – La Ciudad y sus Detalles


¡Bienvenidos a un nuevo viaje por nuestra querida Argentina! Hoy, comenzaremos a desandar un recorrido espectacular que tuve la oportunidad de hacer, entre San Juan y La Rioja.

San Juan era el último punto cuyano que me quedaba por conocer, y su vecina La Rioja, me comenzaría a conectar con el NorOeste Argentino, una zona que como todos saben, promete y mucho. Pero, vamos paso a paso, porque el camino es increíble, y cada esquina nos aguarda un tesoro.

El primer destino de este recorrido, lo tuve en la pequeña capital de la provincia de San Juan. De construcciones mas bien bajas, (Estimo por la propensión sísmica que hay en la zona, al estar emplazada en una depresión tectónica, denominada Valle del Tulum), y magníficamente arbolada gracias al agua que proveen sus acequias, (que por fortuna están cubiertas, a diferencia de las vecinas mendocinas), en la capital sanjuanina se respira un olorcito a barrio muy particular.

Es tremendamente agradable y acogedor caminar los barrios céntricos y periféricos. Disfrutar de sus construcciones, de su mezcla de tiempos de evolución, de crecimiento y resurgimiento, (Recordemos la destrucción masiva provocada por el terremoto de 1944), y hasta de reinvención de muchos espacios históricos en la actualidad. Todo nos va pintando, paso a paso, un cuadro en donde la perseverancia por el crecimiento y la reinvención son protagonistas, sin por eso olvidarse de las raíces.

Y eso es lo que voy a intentar mostrarles a partir de hoy, en el álbum dedicado a la ciudad y sus detalles.

Comenzaremos por algunos puntos clásicos e ineludibles del centro cívico y comercial, para poco a poco, ir conociendo los barrios que lo rodean. Disfruten, que éste es nuestro primerísimo paseo, pero atención, que la ciudad del sol tiene muchísimo mas que ofrecer, y eso es lo que les voy a mostrar en las próximas semanas :)



La próxima semana, recorremos los parques y plazas de la capital sanjuanina. Hasta entonces!

domingo, 8 de octubre de 2017

Finde largo en Montevideo: Una vuelta inolvidable


¡Y se acaba este nuevo minirecorrido uruguayo para iniciados! Repasamos en dos días completísimos muchos de los aspectos arquitectónicos, culturales, recreativos, turísticos y gastronómicos de la capital uruguaya… Pero el cierre del recorrido, no podía no estar a la altura de semejante experiencia!

Lunes (Feriado): Luego de almorzar en el patio de comidas de la terminal de Tres Cruces, nos aprontamos a la plataforma en donde nos espera nuestro transporte de vuelta a la terminal fluvial de Colonia, en donde Ferry mediante, atracaremos en el puerto de Buenos Aires, listos para el reparador descanso.

Ahora, si calculamos bien, luego del almuerzo podemos hacer una muy buena siesta en el ómnibus. El viaje es bastante monótono y no hay demasiado que ver, y la energía recuperada bien va a ser bien valorada por la experiencia que sigue a continuación.

Volver en el Eladia Isabel (Buquebus, tres horas de mansa navegación por el río de la plata) es un destino en sí mismo. Y si combinamos la experiencia de volver todo este el viaje en cubierta, y si es que el clima y el horario ayudan, claro, con el paisaje rioplatense en pleno atardecer, tendremos una experiencia sin dudas, inolvidable.

Y si no me creen, como siempre, pueden hacer click en la foto siguiente, o mejor aún, animarse a planificarlo, vivirlo, y comentar acá abajo qué les pareció :)



Nos vemos en el próximo recorrido!

¿Te quedaste con ganas de más? Podés ver mis otras crónicas montevideanas, desde los siguientes enlaces:

Ida en ferry y vistas del centro y barrios del sur - Plazas Monumentos y Murales - Feria Tristán Narvaja y Cuerdas de Tambores - La Costanera (Desde El Puerto hasta Playa Ramírez) - La Costanera (Desde Punta Carretas hasta Playa Buceo) - Ciudad Vieja - Detalles de Ciudad Vieja - Atardecer desde la Rambla Gran Bretaña - Los Colores de Palermo - La Feria de Parque Rodó - Desfile de llamadas - Atardecer en la Rambla República Argentina y Homenaje a La Costa Uruguaya - Día del Candombe

domingo, 1 de octubre de 2017

Finde largo en Montevideo: Plan de Domingo

La semana pasada, les contaba qué hacer un Sábado en Montevideo, para aprovechar según mi experiencia, la visita de la mejor manera posible. Hoy, repasamos algunos imperdibles de domingo.

Comenzamos temprano, recorriendo un poco de Palermo y enfilando poco a poco hacia la feria de Tristán Narvaja. Es la feria de las ferias! Se pone realmente muy linda, pero para el mediodía, ya es un gentío que hace muy difícil poder disfrutar de la experiencia sin terminar con un desgaste importante, por lo que para esta hora, y habiendo picado algo, no es mala idea ir pegando la vuelta para seguir recorriendo otros lugares.

Desde Palermo podemos acercarnos a Parque Rodó. Acá también hay una feria muy grande, aunque por otra parte, otra actividad interesante es conocer el parque en sí. En las fotos que acompañan estas crónicas, van a poder ver algo muy particular. Y es que justo pude volver a visitarlo cuando estaban arreglándolo, y parte de esos arreglos, incluyeron el dragado de su lago artificial. Sin dudas, algo que no se ve todos los dias.

Desde acá, pueden tomar un colectivo hasta la playita del Buceo, y desde ahí, caminar por toda la costa de vuelta, disfrutando de otro cierre de día inolvidable. Nuevamente, no olviden gorro y protector solar!

Para la cena, mi recomendación es otro clásico del barrio: La pizzería El Horno de Carlitos es mi favorita en esta parte del mundo.

Nuevamente con ustedes, el álbum que ilustra parte de estas experiencias:



¿Te quedaste con ganas de más? Podés ver mis otras crónicas montevideanas, desde los siguientes enlaces:

Ida en ferry y vistas del centro y barrios del sur - Plazas Monumentos y Murales - Feria Tristán Narvaja y Cuerdas de Tambores - La Costanera (Desde El Puerto hasta Playa Ramírez) - La Costanera (Desde Punta Carretas hasta Playa Buceo) - Ciudad Vieja - Detalles de Ciudad Vieja - Atardecer desde la Rambla Gran Bretaña - Los Colores de Palermo - La Feria de Parque Rodó - Desfile de llamadas - Atardecer en la Rambla República Argentina y Homenaje a La Costa Uruguaya - Día del Candombe


La próxima semana, cerramos el paseo con la vuelta, y un atardecer inolvidable en el Rio de La Plata…

domingo, 24 de septiembre de 2017

Finde largo en Montevideo: Plan de Sábado

¿De vuelta en Montevideo? ¡Claro que si! ¿Cómo no volver a recorrerla, a disfrutarla, y a redescubrir aspectos de esta ciudad tan maravillosa en cada visita, si la tenemos a unas horas nada mas?

Ahora… ¡Qué difícil es revisitar un lugar que se ha vuelto tan querido para mí, sin caer en repeticiones! Entonces ¿Qué enfoque le daba a estas líneas como para que sigan manteniendo un valor de utilidad para el desafortunado lector que se tope con ellas? Y la respuesta fue obvia:
- Martín, me voy el fin de semana a conocer Montevideo, ¿Qué me recomendás hacer?
No tienen idea de la cantidad de veces que escuché esta pregunta, y por eso, en estas tres entregas, voy a encargarme de responderlas.

Comenzamos obviamente con la ida: ¿Lo ideal? Partir desde Buenos Aires el viernes por la tarde/noche, para poder, (en el peor de los casos, sacrificando algunas horitas de sueño), disfrutar desde las primeras horas del sábado allí. Si es posible, el alojamiento en el Barrio de Palermo es absolutamente recomendable tanto por su ubicación estratégica, como por el encanto del barrio en sí.

Mi plan recomendado de sábado por la mañana es cubrir la zona sudoeste de la ciudad: Caminar por el centro paseando de plaza en plaza y conociendo sus alrededores (Infaltables: Plaza de los Treinta y Tres Orientales, Plaza Libertad, Plaza Juan Pedro Fabini, Plaza Independencia, Plaza Constitución y Plaza Zabala). Con esto tendremos un panorama muy acabado de los barrios céntricos, sus dependencias administrativas y servicios. Además es un momento de relativamente poco tráfico y peatones, lo que puede favorecer a una experiencia mas relajada.

Para el mediodía, y luego de haber paseado un poco por el centro de Ciudad Vieja, podemos acercarnos a conocer el Mercado del Puerto, donde también podemos hacer una buena parada técnica para el almuerzo, y si tenemos suerte, disfrutar incluso de alguna cuerdita de tambores, cosa siempre bienvenida en el soundtrack de la visita a esta ciudad, porque la pasión también entra por los oídos :)
A la tarde, podemos recorrer un poquito mas de la periferia de ciudad vieja, y hacer el camino inverso hacia el barrio de Palermo, desde el camino que propone la costanera, e incluso, ir alternándolo con los barrios del sur. Atención acá: No olvidar gorro ni protección solar!

Si tenemos suerte, podremos hartarnos de caminar junto a las cuerdas de tambores de los diferentes barrios, hasta bien entrada la noche, o… hasta que no nos den mas las piernas!

Como siempre, les dejo parte de estas experiencias, en el siguiente álbum:



¿Te quedaste con ganas de más? Podés ver mis otras crónicas montevideanas, desde los siguientes enlaces:

Ida en ferry y vistas del centro y barrios del sur - Plazas Monumentos y Murales - Feria Tristán Narvaja y Cuerdas de Tambores - La Costanera (Desde El Puerto hasta Playa Ramírez) - La Costanera (Desde Punta Carretas hasta Playa Buceo) - Ciudad Vieja - Detalles de Ciudad Vieja - Atardecer desde la Rambla Gran Bretaña - Los Colores de Palermo - La Feria de Parque Rodó - Desfile de llamadas - Atardecer en la Rambla República Argentina y Homenaje a La Costa Uruguaya - Día del Candombe

La semana que viene, seguimos disfrutando de un finde largo en Montevideo, con el Plan de Domingo

domingo, 17 de septiembre de 2017

Postales de Rosario

Ya se me están haciendo incontables las veces que fui a verte, mi querida Rosario…

¿Y cómo evitarlo? Y una vez ahí, ¿Cómo evitar el impulso de traerte conmigo, aunque sea de a pedacitos?

Tal vez, un poco de eso se traten estos recortes, que nacieron con una mezcla de magia y melancolía.

¡Nunca me voy a cansar de visitarte Rosario!

Sean todos bienvenidos a los recuerdos de mi última visita a esta ciudad, que sin dudas, ha sabido como cautivarme :)




…¿Te quedaste con ganas de más Rosario?

domingo, 10 de septiembre de 2017

Sobrevolando la Cordillera de Los Andes

Y todo lo que comienza, concluye. Hoy, cerramos este maravilloso viaje que comenzó aterrizando en Mendoza y conociendo parte de sus paisajes urbanos y naturales, para luego cruzar por tierra los Andes, y sorprendernos con cantidad de sorpresas en la región central de Chile.

No puedo negarlo: Mi expectativa era enorme. Al punto de haberme obsesionado un poco al hacer el check in del avión, intentando analizar desde el esquema de asientos, cual sería el mejor para disfrutar de la vista. Era claro que iba por una ventanilla, pero siempre el tamaño del ala es engañoso en este punto, y una mala elección podría arruinar mis planes para disfrutar de este paisaje que vaya uno a saber cuándo tendría el privilegio de repetir…

Encontré un asiento justo delante de donde comienza el ala, lo que me pareció casi demasiado bueno para ser verdad, pero decidí dejar mi escepticismo de lado y reservarlo.

Los minutos se hicieron un poco mas largos cuando KLM anunció la demora en la partida, pero no me dejé dominar por la ansiedad… Aunque bien sabía por experiencia que si nos cambiaban de avión, tenía una gran posibilidad de perder mi preciado lugar.

Finalmente, anunciaron el embarque. Feliz, transité el corredor de la manga, saludé al personal de abordo, y comencé a buscar mi lugar… Pagaría por ver mi cara cuando lo encontré.

Resulta que justo en ese asiento, si bien era lateral y se mostraba con ventanilla en el diagrama de la web, era ciego. Mi sueño se esfumaba!!

Como pude, intenté probar algunas tomas con la ventanilla de adelante, pero el espacio era muy pequeño, y si el pasajero decidía reclinarse, directamente las posibilidades eran nulas… ¿Qué hacía entonces?

No sé como me armé de coraje, pero me incorporé y le expliqué mi situación al pasajero de adelante, en mi más que dudoso inglés. ¡Y resultó ser un hombre oriental con la mejor onda del mundo! Él seguía viaje a Europa luego de la escala en Ezeiza, donde yo me bajaba, momento en que recuperaría su ubicación, y yo, podía cumplir mi sueño.

Inmediatamente cambiamos de lugar. ¡¡No me alcanzaban la sonrisa y el agradecimiento!!

Carreteamos, despegamos, y el resto fue magia…




Gracias por haber vivido conmigo otro recorrido maravilloso. ¡¡Nos vemos en el próximo!!

domingo, 3 de septiembre de 2017

Conociendo Santiago de Chile – El Santuario Nacional de Maipú

Y finalmente llegamos al último destino de este recorrido! Después de recorrer los barrios Brasil y Yungay, me acerqué a la línea 5 del metro, justo en la entrada del Parque Quinta Normal, para bajar en la estación Plaza Maipú, desde donde luego de una pequeña caminata por el centro del barrio, llegaría al Santuario Nacional de Maipú.

La primera sorpresa se hizo presente durante el viaje: Nunca había tomado un metro en cuyo recorrido, literalmente saliera a la superficie, en altura, para luego retomar su camino en vía subterránea. Un detalle que le agregó emoción y variedad al viaje.

El centro de Maipú es muy concurrido, y está lleno de ferias y puestos de venta ambulante y artesanías, como para quedarse curioseando por dias.
El recto y breve camino por la Avenida 5 de Abril, me llevó al Santuario, donde como era de esperar, el paisaje sería muy distinto.

El Templo Votivo, o Santuario de Maipú, es un monumento conmemorativo a la Batalla de Maipú, obra del arquitecto Juan Martínez Gutiérrez, ganadora de un concurso convocado en el año 1943. Su construcción duró más de treinta años hasta su inauguración el 24 de octubre de 1974. En este templo parecen haber dos universos conceptuales: El religioso que orienta la propuesta hacia un espacio configurado con un sentido procesional para la veneración de la Virgen, y el conmemorativo que define su lenguaje expresionista y su escala monumental. Verdaderamente un coloso que hay que vivir para creer, y es acá donde no me alcanzan las palabras para expresar lo pequeño que uno se siente ante semejante mole.


El Templo está emplazado en una amplia explanada. En él se alinean las ruinas de la Capilla de La Victoria y el Templo con la imagen de la Virgen. Lo antecede una enorme plaza de forma ovalada que se configura a partir de unas columnatas laterales de 8 metros de alto dispuestas sobre una plataforma horizontal. Este espacio constituye el atrio del Templo y su gran superficie responde a las multitudinarias manifestaciones religiosas que en él se desarrollan; está rodeado por una gradería que desde el acceso oriente parte a la misma altura de la plataforma al nivel de la calle y va descendiendo siguiendo la pendiente del terreno, lo que incrementa el número de peldaños justo al frente de la fachada del Templo.


Las columnatas de la plaza parecen abrazar las ruinas de la Capilla de La Victoria, y conforman un recorrido procesional hacia el santuario de la Virgen, que se inicia en el exterior siguiendo la plataforma curva, al abrigo del alero soportado por la columna. Este espacio en cuanto atrio se asemeja mucho a la Plaza de San Pedro en el Vaticano.


Esta construcción, por su escala, constituye sin dudas el hito urbano más importante de la zona, y las vistas que hay desde su punto accesible mas alto, como van a ver en el álbum, no tienen desperdicio.




La próxima semana terminamos esta primera visita a Chile, disfrutando del paisaje andino… Desde el cielo!




domingo, 27 de agosto de 2017

Conociendo Santiago de Chile – Caminando los Barrios del Oeste

Poco a poco nos acercamos al final de ésta, mi primera aventura por las tierras chilenas. Y no faltaron por supuesto las recomendaciones de amigos y vecinos de la región, para diagramar este circuito: Hoy recorreremos dos de los barrios históricos y patrimoniales más pintorescos de Santiago: Brasil y Yungay.

Iniciamos la caminata desde el sur de los barrios, desde la Alameda, por la vecindad de la sinuosa Concha y Toro, rumbo al centro del barrio Brasil. Éste, originalmente conforma parte del loteo que da origen al vecino barrio Yungay, fundado en 1839. Junto a los barrios Dieciocho y República, fue un característico sector de la clase alta chilena desde mediados del siglo XIX. Por esta razón, se haya una mixtura de construcciones de estilo neogótico, neoclásico y tradicional chileno.

A partir de 1940, los nuevos loteos en la comuna de Providencia y el traslado de la Escuela Militar a un predio del fundo San Luis, hacen que la aristocracia de la ciudad se traslade a la zona oriente de la ciudad. De esta manera el sector inicia una lenta decadencia de marcada por la incapacidad de los nuevos dueños de las propiedades del sector de dar adecuada mantención a las grandes construcciones del barrio.


Debido al abandono y progresivo deterioro de la mayoría de las grandes casonas del barrio, añadido a la degradación urbana general del sector occidente de la comuna, el Barrio Brasil experimentó la pérdida de parte de su patrimonio arquitectónico. Después del terremoto del 3 de marzo de 1985 la Basílica del Salvador fue severamente dañada, lo que llevó a su clausura,


Con la llegada del año 2000, el barrio ha asumido una identidad con la creación de espacios de cultura y arte, de recreación y esparcimiento, además de ser sitio de nuevas construcciones que pretenden atraer familias jóvenes de clase media, al centro de la ciudad. Parte del patrimonio arquitectónico del barrio ha sido renovado con numerosos restoranes y cafés, lo que ha generado un polo de vida bohemia en este sector.


Seguidamente, y encarando mis pasos hacia el Oeste, visité el barrio Yungay.


Yungay es un tradicional barrio residencial, que muestra características propias frente al avance de la modernidad que manifiestan otros barrios de la ciudad. Su hito principal es la plaza homónima, donde se encuentra el Monumento al Roto chileno, que es un homenaje al chileno del pueblo, y su identidad queda marcada por las infinitas expresiones de arte urbano que pueden encontrarse.


Nuevamente y como en Valparaíso, uno recorriendo el barrio, asiste a una verdadera galería de arte al aire libre. Tal es así, que un sector fue declarado Monumento Nacional por el Consejo de Monumentos Nacionales de Chile en la categoría Zona Típica, en 2009.


Tras el terremoto del 27 de febrero de 2010, el Barrio Yungay y su organización ha sido ejemplo nacional de cómo enfrentar la catástrofe, constituyéndose a pocas horas las Brigadas de Emergencia Patrimonial que lograron enfrentar con cerca de 1.000 voluntarios las primeras horas de la emergencia. Gracias a la acción de la organización, no hubo ninguna demolición total, y luego se desarrolló la campaña “Yo restauro mi Barrio”, con objeto de recuperar el patrimonio arquitectónico del barrio con jornadas de trabajos voluntarios, y la creación de la Escuela Taller de Artes y Oficios Fermín Vivaceta. La respuesta vecinal de Yungay y de sus propios dirigentes, más allá de esperar la ayuda de la administración central, consolidan una identidad de barrio y de conservación de su patrimonio.


Vamos entonces a recorrer las calles de este sector, que tantos detalles esconden!





La semana que viene exploraremos el último hito histórico patrimonial de este recorrido, antes de emprender la vuelta, desde la localidad de Maipú







domingo, 20 de agosto de 2017

Conociendo Santiago de Chile – Los Vecinos

Luego de las inolvidables caminatas por los cerros de Santiago, vamos a tomar un descanso, principalmente en los banquitos de las plazas, para observar y conocer un poco mas del ritmo de la ciudad, y de las costumbres de sus habitantes.

Sobre los vecinos de Santiago, y de acuerdo con los datos recogidos en el censo de 2002, la población del área metropolitana de Santiago alcanza los 5.428.590 habitantes, equivalente al 35,91% del total nacional, y al 89,56 % del total regional. Esta cifra refleja el amplio crecimiento en la población de la ciudad durante el siglo XX: en 1907 había 383.587 habitantes, 1.010.102 en 1940, 2.009.118 en 1960, 3.899.619 en 1982 y 4.729.118 en 1992. Un poco sobre este tema veníamos ya observando con el transcurrir de las caminatas barriales.


El crecimiento de Santiago ha experimentado diversos cambios a lo largo de su historia. En sus primeros años, tuvo una tasa de crecimiento de un 2,68 % anual hasta el siglo XVII, bajando posteriormente a cifras menores al 2 % anual hasta comienzos del siglo XX. A mediados de dicha centuria se produjo una explosión demográfica que se explica por cuanto, en su condición de capital, absorbió sucesivamente la migración desde los campamentos mineros del norte de Chile durante la crisis de los años 1930 y de población proveniente desde los sectores rurales entre los años 1940 y 1960. La gran cantidad de migración sumada a la alta tasa de fertilidad en esa época se reflejaban en cifras de crecimiento anual que alcanzaron a un 4,92 % entre 1952 y 1960. Sin embargo, desde fines de dicho siglo, las cifras de crecimiento se han reducido nuevamente, alcanzando el 1,35 % a comienzos de los años 2000. De igual forma, el tamaño de la ciudad se ha expandido constantemente. Las 20.000 hectáreas que abarcaba Santiago en 1960, se duplicaron antes de 1980 y en 2002 alcanzó las 86 778 hectáreas. Así, la densidad de población en Santiago era de 6255,9 hab/Km² al año 2002.

La población de Santiago ha ido envejeciendo durante los últimos años, tanto por la disminución de la fertilidad como por la mejora en la calidad de vida. Para el año 2007 se estimaba que un 32,89 % de hombres y 30,73 % de las mujeres tenían menos de 20 años, mientras un 10,23 % y 13,43 % tenía sobre los 60 años, respectivamente. En contraste, en 1990 la cifra de menores de 20 años en total era de 38,04 % y de mayores de 60, un 8,86 %, y para el año 2020 se estima que ambas cifras serán de 26,69 % y 16,79 %.


4.313.719 personas en Chile afirman haber nacido en una de las comunas del Gran Santiago según el censo de 2002, lo que equivale a un 28,54% del total nacional. De los actuales habitantes de Santiago, un 67,6% nació en las comunas del área metropolitana, mientras un 2,11% es inmigrante extranjero.

Un 3,3 % de la población de Santiago afirmó pertenecer a una etnia indígena: Un 3,16 % de los santiaguinos se considera mapuche, un 0,05 % aimara, un 0,03 % quechua y un 0,02 % como rapa nui.


Desde los años 1980, el desarrollo de conjuntos habitacionales para la clase media en la periferia, desplazó gran cantidad de la población desde el centro urbano.


Debido a la gran expansión que ha tenido Santiago a lo largo de su historia, su población ha expandido los límites iniciales de la ciudad desde el cerro Santa Lucía hasta sectores de la precordillera, y las riberas del río Maipo por el oriente, hasta los llanos de Maipú por el poniente. Esto ha provocado un constante desplazamiento de los principales centros de concentración de población desde el centro, que ha adoptado el estilo de un distrito financiero, hacia la periferia.

En la actualidad, gran parte de los habitantes se localizan en los sectores periféricos, teniendo las comunas de Puente Alto, La Florida (en el sector sureste) y Maipú (por el suroeste) sobre 400.000 pobladores cada una, duplicando la cantidad de habitantes de la comuna de Santiago. Al analizar las cifras de crecimiento demográfico, las comunas centrales como Santiago Centro, Independencia o San Joaquín tienen cifras negativas, mientras las periféricas superan con facilidad el 4 % e incluso el 20 % como en el caso de Quilicura, en el extremo noroeste.


La expansión de la ciudad ha generado también la notoria diferenciación entre los distintos sectores de la ciudad. Así por ejemplo, el sector oriente (agrupando generalmente a las comunas de Providencia, Ñuñoa, La Reina, Vitacura, Las Condes y Lo Barnechea) se ha consolidado como refugio de la clase más acomodada, convirtiéndose en el lugar con mejor calidad de vida del país. Los sectores periféricos, tanto del suroeste como del sureste más Quilicura, se han desarrollado de la mano con el crecimiento de la clase media desde los años 1980, mientras las clases de menos recursos se localizan en diversas comunas del sector norte, norponiente y especialmente el sector sur de la capital.




La semana que viene, nos vamos a recorrer dos clásicos patrimoniales barrios del Oeste: Brasil y Yungay









miércoles, 16 de agosto de 2017

Breve recorrido por el Palacio Paz

Hace un tiempo combinamos con mi amigo Mariano y nos fuimos a conocer el ex Palacio Paz, hoy sede del Círculo Militar, que tanto habíamos visto en fotos. Hoy finalmente, les traigo un resumen de esta agridulce experiencia.
El Palacio Paz es la tremenda mansión que está frente a la plaza San Martín, en el barrio de Retiro.

En su momento fue una de las mansiones con más lujo y detalles de Buenos Aires, propiedad del aristocrático José C. Paz, fundador del diario La Prensa, y embajador de Argentina en Francia a finales del siglo XIX.

Su dueño encargó entonces la construcción a un arquitecto francés, quien plasmó el estilo con el mejor de los gustos, conjugando influencias a simple vista, principalmente del Palacio Chantilly y el museo de Louvre.

Finalmente, en 1938, el palacio es adquirido por el gobierno argentino y convertido en la sede del Círculo Militar, el museo de Armas de la Nación, y la biblioteca nacional militar.

En la visita nos cuentan toda la historia en detalle, así como muchos de los razgos del dia a dia en la vida de los que habitaban esta mansión. Ese es un detalle tremendamente positivo. Y uno de los pocos por los que vale la pena pagar el recorrido.

¿Por qué digo esto? El palacio es inmenso y está lleno de lujos por donde se lo mire, pero de las 140 habitaciones con las que cuenta, solo visitaremos 7 espacios en la escasa hora que dura el recorrido: El Gran Comedor de Honor, La Gran Galería de Honor, La Sala de Música, La Sala de Estar, El Salón de Baile, El Segundo Comedor y la joya del paseo, y segundo motivo por el cual recomiendo la visita: El Gran Hall de Honor.

¿Pagarías la entrada, que no es económica, sólo por estos dos puntos? Habiéndolo hecho, es difícil no recomendar vivirlo, pero sepan que es eso y no mucho mas: Tiempo para hacer fotos casi no dan (Se permanece unos 10 minutos en cada punto, o tal vez un poco menos incluso), y la luz tampoco ayuda, ya que es bastante tenue en todo el recorrido, así que si la prioridad son las fotos en sí mismas, les diría que tienen mil opciones más en una ciudad tan grande como Bueno Aires.

Para muestra, como siempre, un albumcito:



domingo, 13 de agosto de 2017

Conociendo Santiago de Chile – Los Cerros

Habiendo recorrido gran parte de la ciudad, y habiéndolos visto desde muchos de sus puntos vecinos, ya era hora de abordarlos. Hoy, nos subimos a los cerros Santa Lucía y San Cristóbal, dos de los mas grandes pulmones verdes con los que cuenta la capital chilena, para disfrutarlos y apreciar la ciudad desde su perspectiva en altura.

Comenzaremos por el mas bajo y pequeño de ellos: El Santa Lucía.

Éste es un hermoso parque urbano ubicado en el corazón de la ciudad. Tiene una superficie de 65 300 m² tocando una altitud de 629 msnm. Gracias a su altura, de 69 metros, puede recorrerse íntegramente a pié sin demasiado esfuerzo y en no mucho tiempo.

Las zonas parquizadas son realmente bellísimas, como si de jardines de una gran plaza se tratasen. En nuestro camino encontraremos varios puntos panorámicos desde donde observar principalmente el centro de Santiago, aunque buscando, bien pueden tenerse vistas hacia todos los puntos cardinales, como van a poder ver en las fotos.

En nuestro recorrido nos encontraremos, en el cerro propiamente dicho, además de con las plazitas o terrazas que les mencionaba, principalmente con dos castillos, estando el paseo siempre signado por monumentos y otras piezas de la historia chilena.


Por su parte, el imponente Cerro San Cristobal exige un esfuerzo y tiempos para recorrerlo completamente distintos al pequeño Santa Lucía, que ante éste, luce simplemente como un parquecito con altura.

Con una altitud de 880 msnm y una prominencia de 280 m, es el segundo punto más alto de la ciudad, solo superado por el cerro Renca. El cerro se encuentra entre las comunas de Providencia y Recoleta, teniendo a sus pies al Barrio Bellavista.


El cerro San Cristóbal es parte de un conjunto de montañas, junto a los actuales cerros Chacarillas o Tupahue, su cerro hermano; Los Gemelos y La Pirámide, que forman parte del Parque Metropolitano de Santiago, el parque urbano más grande de Chile y uno de los más grandes del mundo, con aproximadamente 722 hectáreas de extensión.


Recorrerlo a fondo exige fácilmente una jornada completa, aunque podemos ahorrar mucho esfuerzo subiéndolo con funicular o ascensor (Dependiendo de por qué entrada lleguemos), para luego, bajarlo a pie.


Acá el recorrido es muchísimo mas complejo: Las calles permiten tránsito vehicular y podemos elegir la combinación de caminos que mas se adecúen al punto elegido de salida, o bien, se pueden optar por caminos mas rústicos entre los bosques, para practicar senderismo.


En la mitad del cerro, si tomamos el ascensor desde la subida en Bellavista, podemos bajarnos a visitar el Zoológico Metropolitano. En mi caso, preferí seguir viaje hasta la cima, para iniciar mi recorrido en el Santuario de la Inmaculada Concepción. Toda una experiencia para la vista, pero también y para mi sorpresa, para el oído, ya que el sistema de audio al aire libre que lo rodea, es simplemente una maravilla de ingeniería que invade los sentidos.


Desde aquí y en todo el recorrido, las diferentes panorámicas de la ciudad y de los flancos del propio cerro son alucinantes, pero además tendremos la oportunidad de visitar “Miniparques” dentro de este coloso, como por ejemplo el Jardín Japonés o la Plaza Tupahue, entre otros espacios temáticos, como van a poder ver en el álbum que les dejo a continuación.




La semana que viene vamos nuevamente a descansar de los paseos, en un álbum de detalles, pero esta vez, no producto de la mano del hombre, sino, del hombre mismo, conociendo un poquito de Los Vecinos de Santiago






domingo, 6 de agosto de 2017

Conociendo Santiago de Chile – Por los Barrios del Norte

Continuamos nuestros paseos por la urbe de la capital chilena, en esta oportunidad, internándonos por los barrios del norte de la ciudad, en donde entre ferias, mercados, algo de arte callejero y paseos, aprenderemos más sobre las cotidianeidades de nuestros vecinos transcordilleranos.

Esta caminata fue, lejos, la más ecléctica de todas las que hice en Santiago, ya que si bien en las anteriores pude ver diferencias de estilos arquitectónicos, de épocas, y de clases, las progresiones fueron bastante suaves. Por la amplitud de los barrios, los paisajes cambiaban, por tratar de expresarlo de alguna forma, de manera armónica, y en muchos casos, casi sin darnos cuenta.
De hecho, varias de las caminatas que hice se conformaron dentro de un mismo barrio, sin demasiados de estos cambios, pero en el lado norte de la ciudad me esperaba una realidad completamente diferente.

Llegué desde el centro, temprano, ya que la vuelta que había planificado era por demás larga. No les voy a volver a describir el paisaje del centro. Ya lo conocen. En las no tantas cuadras que me separaban del rio, el barrio se hizo mas bajo y añejo, con menos centros comerciales y mas almacenes.

Poco antes de cruzar el Mapocho, llegué a la zona del mercado. Recorrerlo es fantástico. Pueden encontrarse en él todo tipo de productos regionales y comestibles. Claramente es un ineludible para todo visitante de la ciudad.

En la periferia del mercado, las calles se visten de feria. La zona de abasto, muy próxima y ya cruzando el rio, tiene el ritmo marcado por el constante ir y venir de compradores y proveedores de productos comestibles de todo tipo, en su mayoría frescos, aunque también procesados.

Al internarme por el barrio Patronato, y con rumbo este, el arte callejero se hizo presente acompañando casi todas mis vistas. El paisaje acá continúa bajo, y algo derruído, marcando un fortísimo contraste con su vecino inmediato: El barrio Bellavista.

Las modernas líneas de las residencias y centros comerciales, y de sus paseos y circuitos gastronómicos, nada tienen que ver con ninguno de los puntos visitados en el día. Y así, por sus coloridas callecitas, llegaría a la base del cerro San Cristóbal, en donde otra media jornada de caminata y aventuras me esperaba y nuevamente, ante un paisaje diametralmente diferente al vivido esa mañana…



La semana que viene dejamos a un lado el paisaje de cemento, y exploramos los cerros San Cristóbal y Santa Lucía, dos de los mas grandes pulmones de Santiago…

domingo, 30 de julio de 2017

Conociendo Santiago de Chile – Plazas Parques y Costanera

Habiendo tomado un descanso de las caminatas, reparando en los detalles de santiago, hoy es momento de completar los paisajes urbanos de la capital chilena, desde sus plazas, parques y costanera, es decir, sus espacios verdes, Aunque vale aclarar que aquí excluiré a los cerros, ya que dedicaré oportunamente una crónica específica, debido a su complejidad, importancia y extensión.

Desde la Plaza de Armas, la principal del centro cívico, recorreremos infinidad de puntos verdes y parques, llenos de sombra y bancos listos para recibir al peatón que busca una pausa en su jornada, como a las familias que los fines de semana buscan esparcimiento fuera del cemento.

Realmente puntos verdes no faltan en el trazado, y siendo uno mas importante que el otro. Casi no encontré plazoletas en mi recorrido, pero no se echaron en falta, ya que como les digo, por la cantidad de grandes plazas y parques y por como están distribuidos en el trazado, nunca nos quedaremos sin contacto con la naturaleza en prácticamente ningún recorrido. Y no menos importante: En todos los casos que pude apreciar, todos los espacios están muy bien mantenidos y con buen estado de limpieza.

Una curiosidad que parte desde la plaza principal: Cuenta la historia que el 12 de febrero de 1541, Pedro de Valdivia fundó oficialmente la ciudad de Santiago de la Nueva Extremadura (Santiago del Nuevo Extremo) en honor al Apóstol Santiago, santo patrono de España, en las cercanías del cerro Huelén, renombrado «Santa Lucía» por el conquistador. Siguiendo las normas coloniales, Valdivia encomendó el trazado de la nueva ciudad al alarife Pedro de Gamboa, quien diseñó la ciudad en forma de damero: En el centro de la ciudad diseñó una Plaza Mayor, alrededor de la cual se seleccionaron varios solares para la Catedral, la cárcel y la casa del gobernador; en total, se construyeron ocho cuadras de norte a sur y diez de oriente a poniente, y cada solar (un cuarto de cuadra) fue entregado a los colonizadores, que construyeron casas de barro y paja.

Sin embargo, lo anterior se contrapone a la evidencia antropológica: la alineación de la Plaza de Armas, el cerro Santa Lucía y el cerro El Abanico, con la salida del sol durante el solsticio de verano, y el cerro San Cristóbal que corta el perfil de los cerros El Plomo-Littoria durante el solsticio de invierno,es un hecho físico, concreto e indiscutible.
A mí lo que me llamaba la atención es por qué Valdivia se equivocó en poner la Plaza donde no es el centro, la debía haber puesto en la mitad, es así en todas las ciudades, bueno es que no la puso él, la Plaza ya existía, se llamaba 'Kancha', tal cual como cancha de futbol y era incásica, y antes de los incas ya era un sector ceremonial por estas alineaciones calendáricas. Santiago en el fondo no tiene 500 años, Santiago tiene 2.000 años de antigüedad [...] Pedro de Valdivia no la descubrió, porque sabía que venía acá, sabía ya a la salida de Cusco que existía aquí un poblado que era centro administrativo incásico aquí en el Valle [...] Además venía como ayudante de él Pedro Gómez de Don Benito que había venido con (Diego de) Almagro seis años antes y había pasado por Santiago.

(Investigador Alexis López Tapia a El Mercurio.)
El investigador Rubén Stehberg del Museo Nacional de Historia Natural y Gonzalo Sotomayor de la Universidad Andrés Bello reunieron las pruebas de las investigaciones presentadas en 1976, más documentos históricos, y a esto agregaron nuevas evidencias que demostrarían que, debajo del casco antiguo de Santiago, se encontraría una ciudad incaica, vestigio de la ocupación del Tawantinsuyu en los cursos medios de los ríos Mapocho y Maipo. La ocupación contaba con reyes y autoridades a lo largo de los valles hasta llegar a Mapocho, pero éstos habrían sido muertos durante la conquista de Diego de Almagro. La ciudad incaica de Mapocho se la comparaba, según escritos demostrados en el estudio, como otra versión de la capital Inca Cuzco, un lugar en que prosperaba la minería y la agricultura. Por consiguiente, se pone en evidencia que Pedro de Valdivia realmente no fundó Santiago, sino que viajó directamente a poblarla y tomar posesión de la ciudad.

Bien, ¿Y de qué hablamos cuando hablamos de la Costanera de Santiago?: El río más importante para la ciudad es el Mapocho, el cual es el principal afluente del Maipo, juntándose con éste en el sector de El Monte, al suroeste de la conurbación, y luego de un largo recorrido desde su nacimiento. El rio cruza en sentido este-oeste cerca de veinte comunas metropolitanas antes de salir por la zona de Pudahuel, para luego recorrer zonas agrícolas hasta llegar a El Monte.

En el siguiente álbum, las principales vistas verdes de la hermosa Santiago, así como algunas postales del Mapocho desde varios de los puntos en su encuentro con la urbe:



Y es imposible no dedicar un albumcito extra, para mostrarles el extraordinario Parque Quinta Normal. Éste, ocupa aproximadamente 36 hectáreas con cierre perimetral, siendo el más extenso del sector norponiente. Fundado en 1841, fue el primero y es considerado el mejor y más bello parque urbano del país.

El parque fue inaugurado como Quinta Normal de Agricultura, por tres términos: «Quinta» porque se asemeja en tamaño y composición a los fundos, que durante la colonización española pagaban un quinto de sus ingresos como tributo. «Normal» alude a la Escuela Normal Superior de París en Francia, ya que comenzó como un centro de enseñanza y estudio en materia agrícola, por lo que fue agregado «de Agricultura».


Aquí además del parque en sí, con su espectacular lago artificial, encontraremos un sinfín de monumentos históricos y muestras de patrimonio cultural, y como si fuera poco, las sedes de las siguientes instituciones:
  • Corporación Cultural Balmaceda Arte Joven - Centro de Extensión Quinta Normal 
  • Invernadero de la Quinta Normal
  • Museo de Arte Contemporáneo - Sede Quinta Normal
  • Museo de Ciencia y Tecnología
  • Museo Ferroviario de Santiago
  • Museo Infantil
  • Museo Nacional de Historia Natural
  • Metro Estación Quinta Normal (Corporación Cultural MetroArte) 
  • Bibliometro Estación Quinta Normal
  • Estadio Quinta Normal de la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile
  • Mundial Lawn Tennis Club
  • Universidad de Chile - Facultad de Medicina (Campus occidente) 
  • Jardín Infantil Ignacio Carrera Pinto
  • Centro del Adulto Mayor de Santiago 
  • Club Chileno de Ferromodelismo 
  • Piscina Quinta Normal
Sin dudas, un espacio para dedicar todo un día de ocio y paseo :)



La semana que viene, continuamos caminando Santiago, pero esta vez, por los barrios del norte

domingo, 23 de julio de 2017

Conociendo Santiago de Chile – Los Detalles

Habiendo caminado gran parte de los barrios céntricos y algunos periféricos, hoy vamos a hacer una pausa, para detenernos en algunos de los mil detalles que capital chilena tiene para mostrarnos, desde sus distintos estilos arquitectónicos.

Como les mostraba la semana pasada, la zona de Avenida Providencia se consolidó como un importante eje comercial en el sector oriente y hacia los años 1990, este desarrollo se extendió al Barrio Alto que se convirtió en un atractivo polo para la construcción de edificios de gran altura. Las principales empresas y corporaciones financieras se establecieron en la zona, dando origen a un moderno y pujante centro empresarial conocido como Sanhattan. La partida de estas empresas al Barrio Alto y la construcción de centros comerciales alrededor de toda la ciudad, provocaron una crisis en el centro urbano, el cual debió reinventarse: sus principales calles comerciales se convirtieron en paseos peatonales, como el Paseo Ahumada, y se instituyeron beneficios tributarios para la construcción de edificios residenciales, atrayendo principalmente a jóvenes adultos.


La expansión urbana hacia la periferia provocó la extensión del metro de Santiago hacia las comunas de Puente Alto y Maipú.

A medida que entra en el siglo XXI, Santiago persiste en su acelerado desarrollo. Diversas autopistas urbanas han sido construidas, el Barrio Cívico fue renovado con la creación de la Plaza de la Ciudadanía y se comienza la construcción de la Ciudad Parque Bicentenario para la conmemoración del bicentenario de la República. El desarrollo de la edificación de altura continúa en el sector oriente, el cual culminará con la apertura de los rascacielos Titanium La Portada y Gran Torre Santiago en el complejo inmobiliario Costanera Center. Sin embargo, la desigualdad socioeconómica y la fragmentación geosocial permanecen como dos de los problemas más importantes, tanto de la ciudad como del país.


El 27 de febrero de 2010, un fuerte terremoto se dejó sentir en la capital, provocando diversos daños en edificios antiguos; sin embargo, algunos edificios modernos quedaron inhabitables, generando un amplio debate sobre la real aplicación de los estándares antisísmicos obligatorios en la arquitectura moderna de Santiago…





La semana que viene, los invito a recorrer las Plazas Parques y Costanera de la ciudad…



domingo, 16 de julio de 2017

Conociendo Santiago de Chile – El Centro y Los Barrios Orientales

Desde el Centro Cívico y Comercial, nuestra primera aproximación a la periferia de Santiago, será hacia los barrios del este, así que, a aprontar la cámara y prestar atención!
Desde el centro, nos vamos poco a poco abriendo paso, principalmente hacia los barrios Lastarria, Bellavista y Providencia, encontrándonos en el camino con una gran variedad de paisajes urbanos.

La identidad de cada barrio está muy bien marcada, a pesar de la proximidad que hay entre uno y otro, como van a ver en el álbum que desarrolla este paseo, y como si fuera poco, parques, plazas, y grandes avenidas amenizan la caminata, pero eso, será tema para un próximo desarrollo.

Debido a la gran expansión que ha tenido Santiago, a lo largo de su historia, su población ha expandido los límites iniciales de la ciudad desde el cerro Santa Lucía hasta sectores de la precordillera y las riberas del río Maipo por el oriente hasta los llanos de Maipú por el poniente. Esto ha provocado un constante desplazamiento de los principales centros de concentración de población desde el centro, que ha adoptado el estilo de un distrito financiero, hacia la periferia.


La expansión de la ciudad ha generado también la notoria diferenciación entre los distintos sectores de la ciudad. Así por ejemplo, el sector oriente (agrupando generalmente a las comunas de Providencia, Ñuñoa, La Reina, Vitacura, Las Condes y Lo Barnechea) se ha consolidado como refugio de la clase más acomodada, convirtiéndose en el lugar con mejor calidad de vida del país. Los sectores periféricos, tanto del suroeste como del sureste más Quilicura, se han desarrollado de la mano con el crecimiento de la clase media desde los años 1980, mientras las clases de menos recursos se localizan en diversas comunas del sector norte, norponiente y especialmente el sector sur de la capital.


Como ven, Santiago realmente es una ciudad enorme, y la cantidad de barrios y comunas que la componen hacen que se deba ser selectivo a la hora de armar circuitos para conocerla, al menos si es una estadía corta, como lo fue la mía. Pero bien organizados, podemos disfrutar tanto del centro como de la periferia, como van a ver en esta y en las próximas ediciones de estas crónicas, en donde visitaremos también los principales puntos del resto de las zonas que componen esta gran urbe.




Santiago persiste en su acelerado desarrollo: Diversas autopistas urbanas han sido construidas, el Barrio Cívico fue renovado con la creación de la Plaza de la Ciudadanía y se comienza la construcción de la Ciudad Parque Bicentenario para la conmemoración del bicentenario de la República.

Actualmente, el desarrollo de la edificación de altura continúa aquí, en el sector oriente, el cual culminará con la apertura de los rascacielos Titanium, La Portada, y Gran Torre Santiago, en el complejo inmobiliario Costanera Center.

Desde éste complejo inmobiliario, nos acercaremos al Mall Costanera Center, pero no para realizar compras, sino, para subir los 300 metros de la torre Sky Costanera, el Mirador más alto de Latinoamérica, para observar la ciudad desde un punto realmente privilegiado.

Y para comprender un poco más sobre esta maravillosa vista, tenemos que tener en cuenta que la ciudad está emplazada principalmente en un llano conocido como «cuenca de Santiago». Esta cuenca es parte de la Depresión Intermedia y está delimitada claramente por el cordón de Chacabuco por el norte, la Cordillera de los Andes por el oriente, la angostura de Paine por el sur y la Cordillera de la Costa. Es decir, tendremos una horizonte con montañas prácticamente en los 360 grados!

Imposible no recomendar esta experiencia :)



La semana que viene, nos tomamos un descanso, deteniéndonos en los detalles de la capital chilena

miércoles, 12 de julio de 2017

Visitando La Casa Rosada

El año pasado tuve la suerte de ser invitado a recorrer la Casa Rosada, poco antes que se reanudaran las visitas guiadas, como parte de una acción de prensa de la institución, justamente, para difundir esta noticia. Y fue sinceramente, todo un privilegio haber podido disfrutar la visita con un número reducido de participantes, y algo de tiempo extra para las fotos.

Para los extranjeros que llegan a este rincón del ciberespacio: La Casa Rosada es la sede del Poder Ejecutivo de la República Argentina. Dentro de la misma se encuentra el despacho del presidente de la Nación Argentina.

El edificio se localiza en la calle Balcarce 50, en la Ciudad de Buenos Aires, frente a la histórica Plaza de Mayo. Su color característico es rosado y es considerado uno de los edificios más emblemáticos de Buenos Aires. Alberga además el Museo de la Casa de Gobierno, con objetos relacionados con los presidentes del país. En 1942 fue declarada Monumento Histórico Nacional.

Según la tradición, el color rosado se debe al deseo de Sarmiento de representar simbólicamente la fusión de los partidos que protagonizaron las cruentas guerras civiles de la primera mitad del siglo XIX, con la mezcla del blanco supuestamente usado por los unitarios y el rojo de los federales. La leyenda, sin embargo, parece improbable: los unitarios se identificaban generalmente con el color celeste. Por otra parte el color rosa era muy utilizado durante el siglo XIX. Surge de la combinación de pintura a la cal con sangre bovina, empleándose esta última por sus propiedades hidrófugas y fijadoras.

Cada rincón tiene detalles increíbles y no puedo más que recomendar realizar este paseo, que muchas veces por tenerlo muy a la mano, se termina posponiendo en función de otras salidas.

La casa es enorme, y uno termina de tomar consciencia de lo grande que realmente es, obviamente recorriéndola. Desde afuera es un palacio, si, pero por lo menos en lo personal, no me parecía tan grande y con tanto para visitar.

En la recorrida se recorren gran parte de los puntos principales: Pasillos, escaleras, salones, patios y despachos, y si bien creo que no es ni la mitad del edificio, este circuito vale por si mismo la experiencia.

En el sitio oficial puede hacerse la reserva para visitarla gratuitamente, y aunque únicamente puede recorrerse los fines de semana y feriados de 10 a 18, hay un mail para escribir y coordinar visitas en los días de semana.

Con ustedes, el álbum que resume esta hermosa experiencia:




domingo, 9 de julio de 2017

Conociendo Santiago de Chile – El Centro Cívico y Comercial

La semana pasada finalizamos la primera de las etapas de mi primera llegada al territorio chileno, desde algunos de los íconos de la costa central. Hoy, Nos metemos de lleno en la segunda parte de este recorrido, comenzando a conocer la gran capital de nuestro vecino país: Santiago, acá vamos!

Pero claro que al tratarse de una ciudad tan grande, nos encontraremos con muchos aspectos de ella: Barrios comerciales, residenciales, circuitos histórico culturales, plazas, parques, y hasta cerros! Por lo que intentaré ir llevándolos por todos los rincones por los que anduve, lo mas ordenadamente posible, y dividiendo la visita, por etapas. De otra forma el material sería inabordable.

Hoy, vamos a comenzar por uno de los puntos mas clásicos, y con el que prácticamente primero uno tiene contacto tanto al buscar información sobre Santiago, como al transitar sus calles una vez instalado: El centro cívico. A ésta visita, le seguirá en el mismo álbum, sus vecinos mas cercanos y relacionados, que son el centro comercial y el área bursátil o bancaria.

Santiago, llamada también Santiago de Chile, es la capital de Chile y también de la región Metropolitana de Santiago. Es el principal núcleo urbano del país y su área metropolitana se conoce también con el nombre de Gran Santiago.

La ciudad alberga los principales organismos administrativos, comerciales, culturales, financieros y gubernamentales del país —a excepción del Congreso Nacional, la Armada, el Servicio Nacional de Aduanas, el Servicio Nacional de Pesca y el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, todos ubicados como ya vimos anteriormente, en la ciudad de Valparaíso— y es sede de la Cepal.
Aunque generalmente se concibe como una única ciudad, Santiago no constituye una sola unidad administrativa, sino forma parte del territorio de 37 comunas, de las cuales 26 se encuentran completamente dentro del radio urbano y 11 con alguna parte fuera de él. La mayor parte de la metrópoli se encuentra dentro de la provincia de Santiago, con algunas comunas dentro de las provincias de Cordillera, Maipo y Talagante.

Santiago, con unos 5 428 590 habitantes, (lo que equivaldría a cerca del 35,9 % de la población total del país) es la sexta área metropolitana más poblada de Hispanoamérica, y también la séptima ciudad más habitada de América Latina, y según algunas estimaciones, una de las 50 aglomeraciones urbanas más pobladas del mundo.

La ciudad se posiciona habitualmente como una ciudad líder en América Latina en una serie de factores sociales y económicos. La capital chilena es la segunda ciudad más competitiva de América Latina, sólo superada por São Paulo, así como la tercera con mejor calidad de vida —La segunda de Sudamérica y la 90.ª del mundo—. Finalmente, y entre los datos estadísticos más relevantes, encontramos que según un estudio global divulgado por la Economist Intelligence Unit (EIU), Buenos Aires, y Santiago en segundo lugar, serían las mejores ciudades latinoamericanas para vivir.

Ahora, los invito a apreciar conmigo entre los edificios céntricos de mayor relevancia histórica, a caminar por sus calles peatonales o bajo sus recovas e infinitas galerías comerciales, a vivir su ritmo, y a disfrutar también del metro, el cual será un aliado imprescindible para ir y venir a cada uno de los puntos más lejanos del distrito.

Adelante, que esto, recién comienza!



La semana que viene, nos vamos caminando desde el centro, a recorrer parte de los barrios orientales

domingo, 2 de julio de 2017

Viña del Mar - Un pequeño paseo por la costa chilena (II)

En la primera parte de esta etapa, caminamos por la costanera chilena desde Concón y hasta Reñaca. Hoy, seguimos camino hacia la terminal de Viña del Mar, para emprender nuestro próximo destino hacia la capital del pais, no sin antes, recorrer un poco de la llamada Ciudad Jardín.

Viña, es una ciudad y comuna chilena perteneciente a la provincia y región de Valparaíso, que en conjunto con las comunas de Valparaíso, Quilpué, Villa Alemana y Concón, integra el Área Metropolitana de Valparaíso, siendo por excelencia la comuna chilena que más recursos destina al turismo en cuanto a hoteles, festivales, embellecimiento comunal, etc.

Sea gracias a su cercanía con Santiago (120 kilómetros) o con Valparaíso que su gran puerto es uno de los eslabones más importantes en cuanto a economía se refiere, Viña del Mar es una gran unidad urbana ideada para los turistas. El vecino balneario de Reñaca es uno de los más importantes de Viña del Mar, como les comentaba la semana pasada.


El Reloj de flores, emplazado frente a la playa de Caleta Abarca, en el nudo vial que une los caminos hacia Valparaíso, fue construido especialmente para darles la bienvenida a la Ciudad Jardín a los participantes de la Copa Mundial de Fútbol de 1962, que se jugaría en la comuna.


El ineludible hito cultural del Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar, es el evento que le ha terminado de dar fama a este destino. El festival es considerado el más importante a nivel latinoamericano, y es realizado en el anfiteatro de la Quinta Vergara. Este anfiteatro fue construido en la década de 1960 y reconstruido por completo en los primeros años de la década del 2000, convocando a gran cantidad y variedad de artistas de todo el mundo.


Los invito a caminar conmigo por un fracción costera de Viña del Mar, un destino verdaderamente mucho mas grande y variado de lo que parece, por lo que seguramente, se hará merecedor de una nueva visita.




La semana que viene, comenzamos a recorrer Santiago de Chile!