jueves, 3 de enero de 2013

Composición con perspectiva

Uno de los aspectos que tenemos que tener en cuenta a la hora de componer nuestras imágenes antes de apretar el disparador es la perspectiva. En su momento, la perspectiva supo cómo revolucionar el arte pictórico con las tres dimensiones, y sigue siendo tan importante en la fotografía como lo es en la pintura. Con la perspectiva, podemos agregar profundidad a nuestras imágenes, pero para lograr esto primero tenemos que determinar un horizonte, una línea en el espacio que nos permite administrar los tamaños.

La línea del horizonte puede estar incluso ubicada fuera de la toma, pero es importante que esté. Mientras más cercana está al centro de la composición, más sensación de profundidadtendrán las imágenes. Si la línea del horizonte está completamente centrada, entonces no tendremos ya esta profundidad, y nos estaremos manejando de vuelta en dos dimensiones, algo no recomendable. La perspectiva se puede ajustar de esta forma para poder obtener los efectos que estamos buscando.
Imaginemos una carretera. Desde el punto en el que estamos parados, consume prácticamente todo nuestro campo de visión. Pero va disminuyendo hacia el horizonte, quedando como un punto minúsculo a la distancia. Así es como funciona la perspectiva.
El uso de la perspectiva es fundamental en, por ejemplo, la fotografía de paisajes, pero tiene que ser considerado también en todas las tomas que hacemos. Por ejemplo, cuando fotografiamos un paisaje es preferible usar una apertura pequeña con un alto valor f, para crear la mayor profundidad de campo posible, y tener una enorme perspectiva. Podemos jugar también con el enfoque, que en estas condiciones es algo complicado de mantener en el cuadro completo, y puede ayudar a crear un efecto fantástico. Si, por el contrario, estamos tomando una fotografía de un objeto grande, necesitaremos más profundidad de campo. La mejor forma de hacerlo es poner algo de distancia entre el objeto y la cámara. Por otra parte, si el objeto es pequeño, como en la fotografía macro, tendremos que optar por una profundidad de campo más superficial.
Lo importante en la composición con perspectiva es experimentar con diferentes opcionespara buscar la profundidad que necesitamos. No hay una receta que funcione en todas las oportunidades. Si dicha receta existiera, no tardaríamos mucho en romperla en mil pedazos para encontrar algo más interesante y lúdico. Una vez que comprendemos la importancia de la perspectiva, podemos avanzar más y más para crear composiciones excelentes.
Cuando estamos haciendo una toma, por otra parte, tenemos cinco ángulos a través de los cuales podemos jugar con la perspectiva de una toma.
  1. Ángulo normal: se establece cuando la cámara está al mismo nivel que los ojos del sujeto a fotografiar, o en línea recta al paisaje. Es como trazar una línea imaginaria entre el sujeto y la cámara, que se encuentra de forma paralela. El horizonte se encuentra en línea con la cámara.
  2. Ángulo picado: en este caso estaremos ubicando la cámara por encima del sujeto a fotografiar, de los ojos en el caso de las personas, o superior al nivel de nuestra altura en el caso de los paisajes. Así, ubicamos al horizonte en la mitad superior del encuadre. Se usa generalmente cuando fotografiamos objetos pequeños.
  3. Ángulo cenital: en este sentido, estamos colocando la cámara completamente por encima del sujeto, en línea vertical por encima de la persona o desde la azotea de un edificio, por ejemplo.
  4. Ángulo contrapicado: con este ángulo colocamos la cámara por debajo de la línea de horizonte, o por debajo de los ojos del sujeto, para colocar el horizonte en la mitad inferior del encuadre. Da una sensación de grandeza al sujeto, por lo que muchas veces se usa en retratos de personalidades importantes.
  5. Ángulo nadir: usado en su gran mayoría en la fotografía de arquitectura, es el opuesto al ángulo cenital, poniendo la cámara por debajo del sujeto a fotografiar.
Con estos cinco ángulos básicos, podemos comenzar a experimentar de diferentes formas con la perspectiva. Tomamos la línea de horizonte y partimos de allí; la imaginación es el límite.
Fuente: http://altfoto.com/2012/12/composicion-perspectiva