domingo, 12 de mayo de 2019

La Caldera – El Pueblo

Luego de reponer energías por el tremendo paseo del día anterior, al volver de Chicoana, decidí hacer otra jornada de caminata por alguna localidad cercana a la capital salteña, y como aún me faltaba explorar la periferia desde el norte, me subí a un colectivo y me fui a La Caldera.

La Caldera es una pequeña localidad de unos 1600 habitantes, cabecera del departamento homónimo, que queda a 25 km en dirección norte de la ciudad de Salta, por la RN 9.

Existen dos versiones respecto a su nombre: El primero dice ser de un misionero jesuita de apellido Caldera y el segundo a una fundición de plomo, la que poseía una fuente de agua, asemejándose a una caldera.

Todos los años durante el mes de marzo, se lleva a cabo aquí, el Festival Nacional de la Chicha. Este festival ha logrado insertarse dentro del calendario de los más importantes festivales folclóricos del país, realizándose en un predio cubierto, donde puede disfrutarse de las comidas regionales, montas, baile popular y de artistas nacionales destacados.

El festival tiene una amplia cobertura a través de los medios masivos, tanto televisivos como radiales y gráficos como así también puede seguirse en vivo a través de Internet. A través de esta fiesta popular pueden disfrutarse de costumbres netamentes gauchescas, donde se hace presente la música, sus costumbres y raíces, como así también de una muy buena gastronomía salteña.

Ni bien arribar al centro, lo que llama la atención es la tranquilidad y el orden del pequeño pueblito. La plaza es muy bonita, y su iglesia, que data de 1760, está muy bien conservada.

Tras caminar por algunas callecitas, me fui internando, desde las partes mas rurales, en un sendero dominado por la selva de Yungas, pero eso lo desarrollaré en la siguiente entrega. En lo que al pueblo respecta, aquí encontré una sorpresa, y es que en la parte alta, se está desarrollando un poblado mucho mas moderno, como si de un country aledaño se tratara. Realmente es muy curioso, porque la separación no es tanta, pero los ambientes son completamente distintos…

Cosas de la modernidad.



La próxima semana, les muestro la otra mitad de La Caldera, desde sus amplios espacios naturales…






domingo, 5 de mayo de 2019

Chicoana

Atrás quedó la preciosa Cachi, y lo que restaba para el fin de la jornada, era volver a Salta. El camino fue prácticamente el mismo que el de ida, por lo que aquí voy a detenerme a hablar, como les prometí en la primera de las entregas de este paseo, del departamento de Chicoana.

Con 910 kilómetros cuadrados, éste es uno de los departamentos más pequeños de la provincia. Limita al norte con los departamentos de Cerrillos y Rosario de Lerma, al este con el Departamento de la Capital, al sur con el departamento La Viña y al oeste con los departamentos de Cachi y San Carlos.
Sí, para llegar a Cachi desde Salta, cruzamos todo el departamento de Chicoana.

La etnia más conspicua que habitó el territorio donde se emplaza la ciudad cabecera de Chicoana fue la de los calchaquies, asociados a la Cultura Santa María, pueblos sedentarios con estado, agricultura, ganadería de auquénidos y ciudades, entre sus ciudades se contaba precisamente Chicoana. Durante el siglo XIII el territorio fue invadido por los incas al mando de Túpac Yupanqui quedando incorporado al Tahuantinsuyu (Imperio Inca), en esa época Chicoana, con el nombre de Sikuani, pasó a ser la capital de la "provincia" del Tukma o Tukuman y un nudo de caminos recorrido por el qhapaq ñam o "Camino del Inca" (luego el Camino Real español).

En 1534 y 1535 arribaron los primeros europeos con las expediciones de los conquistadores españoles Diego de Almagro y Diego de Rojas, el segundo tuvo una de sus principales bases en esta ciudad y luego avanzó hacia el sur en busca de la Ciudad de los Césares. Sin embargo el territorio no fue plenamente controlado y colonizado por los españoles sino hasta la conclusión de las Guerras Calchaquíes las cuales significaron un secular empeño bélico, concluidas en el siglo XVII tras la debelación de las últimas resistencias de la parcialidad pazioca llamada calchaquí.

En el siglo XVIII Chicoana, como todo el NOA pasó a formar parte del Virreinato del Río de la Plata, tras 1810 el territorio adhirió prontamente a la Revolución de Mayo pero solo se consolidó la emancipación respecto de España tras las victoria de Manuel Belgrano en la Batalla de Salta (1813) y los éxitos de la Guerra Gaucha liderada por Martín Miguel de Güemes.

Y ahora si, a disfrutar de los paisajes de cierre de día que me dió tan lindo recorrido.


La próxima semana, nos reencontramos en el pueblito de La Caldera

domingo, 28 de abril de 2019

Cachi

Y finalmente el tercer segmento del día, luego de la obligada escala en el Parque Nacional Los Cardones, fue en el destino principal del paseo: La maravillosa Cachi.

Cachi es la pequeña localidad cabecera del departamento homónimo, ubicada a 2531 msnm dentro de los Valles Calchaquíes en la provincia de Salta, siendo el 18 de febrero de 1975, las áreas del pueblo de Cachi declaradas como Lugar Histórico Nacional por Decreto 370 del Poder Ejecutivo de la Nación.

Aunque está muy divulgada la supuesta etimología quechua kachi con el significado de sal ya que "la nieve de este cerro recordaría al color de la sal", es más probable la etimología cacán: kak (piedra) - chi (silencio): piedra del silencio, e incluso la etimología cunza: kacktchi con el significado de "agradable" (por el clima del cual goza la población).

Sus poco mas de 2600 habitantes llevan aquí un estilo de vida muy tranquilo, salvo por la la sismicidad del área, la cual es frecuente y de intensidad baja, con un silencio sísmico de terremotos medios a graves cada 40 años.

En general encontré una tremenda amabilidad y buena onda con el turismo, como en casi todo nuestro interior.

La población se halla rodeada de imponentes montañas de más de 5.000 metros de altitud, muchas de ellas nevadas. Estas cumbres son ideales para el montañismo por lo que se convierten en una gran atracción turística para el senderismo. En cuanto al clima de Cachi, éste es muy ameno ya que merced a la altitud la temperatura es más fresca de lo que la latitud haría prejuzgar. A esto se suma la presencia de un cielo casi siempre extremadamente puro. La arquitectura de la pequeña ciudad es principalmente de estilo colonial español con casas de adobe pintadas de blanco y establecidas sobre basamentos de rocas, teniendo las ventanas antiguas rejas de hierro forjado.

En torno a la Plaza Central se encuentra La Iglesia de Cachi, comenzada a edificar en el siglo XVI, aunque su aspecto exterior (neogótico) data del siglo XIX, en su interior gran parte de los elementos (vigas, altar, confesionarios) están realizados con la porosa madera del cardón. Esta iglesia ha sido declarada Monumento Histórico Nacional. También frente a la plaza tiene su acceso principal el Museo Arqueológico Pío Pablo Díaz que cuenta ya con más de 5.000 piezas (en gran parte cerámicas) que son testimonio de un período de 10.000 años. La parte principal corresponde al lapso que va del 800 a. C. al 1600 d. C.

Adicionalmente, a unos 10 kilómetros al sursudoeste de Cachi se encuentra un importante conjunto de ruinas llamado Puerta de La Paya el cual es considerado el antiguo emplazamiento prehispánico de la ciudad de Chicoana que luego, en el siglo XVII fue trasladada a su emplazamiento hispánico y actual.



La próxima semana, nos volvemos a Salta atravesando nuevamente todo el departamento de Chicoana