domingo, 22 de abril de 2018

Conociendo Tandil – Plazas y Parques

En nuestra anterior entrega, nos sumergimos de lleno en Los Detalles de Tandil, al tiempo que conocimos las partes fundamentales de su proceso de fundación. Hoy, emergemos nuevamente, para respirar y descubrir sus espacios verdes urbanos mas importantes: Las plazas y los parques.

Tandil tiene una plaza principal en su disposición de damero, la Plaza Independencia, en torno a la cual se ubican las principales dependencias del centro cívico, como El Palacio Municipal o la Parroquia Santísimo Sacramento. Es decir, el epicentro de nuestra primera entrega.

Y acá de a poco empezamos a ilustrar la historia que les comentaba en nuestra entrega anterior, ya que como plazas secundarias, en primer lugar destaco a la La histórica Plaza Martín Rodríguez (o De Las Carretas), hogar del también histórico tanque de agua y cercana a gran parte de los museos y lugares históricos en la ciudad. En un tercer orden, la plaza José Santamarina, adquiere su identidad en lo hermoso de su glorieta, así como también encontramos la plaza 25 de Mayo, como un tranquilo y prolijo paseo verde.

Sobre los Parques de Tandil, voy a señalar los dos complementos urbanos mas grandes, ya que los atractivos serranos circundantes, los voy a desarrollar en una edición aparte.

En primer lugar cabe señalar al gran Parque Independencia. Éste se encuentra ubicado a mil metros del lugar donde se emplazó al Fuerte Independencia, y tiene una altura de 280 metros sobre el nivel del mar. Su entrada es una portada de granito en estilo románico renacentista, donada en 1923 por la colectividad italiana, en conmemoración del centenario de la ciudad.

En la cima del mismo se encuentra el Castillo Morisco, donación de la colectividad española a la ciudad efectuada también en 1923 y por el mismo motivo. Se puede llegar por medio de una escalera de piedra granito en medio de los árboles o en auto por camino de cornisa pavimentado. Aquí se encuentra ubicada también la estatua ecuestre del general Martín Rodríguez, realizada por el escultor Arturo Dresco, y dos antiguos cañones originales del Fuerte.​


Las inmediaciones del castillo y el cerro en general, están llenos de coníferas plantadas y jardines de estilo italiano, brindando varios miradores naturales. Además posee un camino que lo une al Lago del Fuerte, rodeado por un paisaje sin alterar. En una de sus laderas se sitúa el Anfiteatro "Martín Fierro", con capacidad para 2500 personas donde se desarrollan anualmente las Escenas de la Redención.


En otra ladera se halla el “Parque Encantado”, creado en el año 2006, con una superficie de 9600 m².

Bajando del cerro por el lado opuesto, y rodeando el Lago del Fuerte, la caminata principalmente nos lleva desde el Paseo del Los Pescadores hasta el Púnon Mapuche, extendiéndose el paseo en el vecino Parque Bicentenario.

Como ven, realmente en su conjunto, la zona del Parque Independencia junto con sus atractivos vecinos, es un gran espacio para dedicarle toda una jornada de exploración.

Como último parques de éste recorrido, voy a recomendar visitar el Cerro Del Libertador. Gral San Martin, el cual es un afloramiento rocoso ubicado dentro de la ciudad. En lo alto del cerro se ubica el monumento al General San Martín, una figura de 3,3 metros de altura que tiene la mirada en dirección a Perú.



La semana que viene conoceremos un poco más sobre los vecinos de Tandil, compartiendo algunas de sus costumbres costumbres y oficios…


domingo, 15 de abril de 2018

Conociendo Tandil – Los Detalles

En la anterior entrega, les mostré como primera aproximación tandilense, un recorrido general por el centro y la periferia de La Ciudad. Hoy, nos vamos a internar en los detalles con los que me encontré en esas caminatas, para completar la experiencia y terminar de definir la identidad de esta ciudad.
Y si de identidad hablamos, tenemos que ir a las raíces. A su fundación.

Resulta que, como era de esperarse, a finales de 1820 comenzó una violenta reacción de los pueblos aborígenes, contra el avance de la frontera hacia el sur. El Tratado de Miraflores, que había logrado una paz relativa con los llamados indios amigos, fue roto cuando nuevos malones comenzaron a sucederse en toda la frontera.

En diciembre de 1820 los aborígenes asolaron Lobos y mataron a cien personas, e inmediatamente después, otro malón, (dirigido por el ex director supremo de Chile, José Miguel Carrera, quien junto a los caciques Yanquetruz y Pablo, había tomado el centro de detención de prisioneros realistas de Las Bruscas), saqueó el pueblo de Salto.​

Es entonces que Martín Rodríguez, funda el Fuerte Independencia, que dio origen a lo que hoy es el núcleo urbano de Tandil.

El malestar de la campaña se había acentuado bajo el gobierno de Martín Rodríguez y de su ministro Rivadavia. Los estancieros, desmoralizados, no recibían más auxilio que los que ellos mismos se procuraban con sus propios medios; estaban expuestos a los bandoleros.


A fines del año 1825, el gobierno, temeroso de que los brasileños se apoderasen de Patagones e invadieran la campaña sur de Buenos Aires, comisionó a Rosas para que asegurara la paz con las tribus y se aliara con éstas para rechazar un posible ataque del enemigo lusitano.


Juan Manuel de Rosas reunió a una asamblea de caciques que se celebró en el Tandil. Rosas concurrió a ella solo, sin soldados. Cada cacique se presentaba seguido de una numerosa comitiva de jinetes, sobre todo Chanil, que llevaba la voz de los pampas y de los ranqueles.


El poblado de lo que hoy es Tandil fue fundado en este marco, por recomendación del coronel Pedro Andrés García, quien vio la necesidad de crear dos fuertes, uno en la sierra del Volcán y otro en las sierras de Tandil, dando inicio al camino que la uniría con una ciudad ya visitada y muy querida por quien suscribe: Carmen de Patagones.


El danés Juan Fugl (1811-1900) tuvo gran influencia en el desarrollo de Tandil en los años posteriores a la fundación de la ciudad.


Tras la derrota de los indígenas en la Conquista del Desierto se consolidó la presencia europea en El Tandil, recibiendo el lugar gran cantidad de inmigrantes de diversas partes de Europa.​


Cuando se fundó el Fuerte Independencia el poblado tenía tan solo cuatrocientos habitantes que eran los que arribaron con su fundador; esta cifra fue aumentando gracias a la llegada del ferrocarril -a finales del siglo XIX-, la explotación de la minería y la actividad ganadera.


​En 1850, se inició la construcción de un molino que se accionó con energía hidráulica, alimentado con el agua de un arroyo que cruza la ciudad. Aún hoy se conserva un sector del edificio refaccionado. También construyó con piedras extraídas a golpes de martillo de los cerros cercanos la primera tahona.


En 1865 se demolió el Fuerte Independencia, y al año siguiente se construyó la Casa Municipal, sede asimismo de la comisaría y de la cárcel.


Finalmente, el 23 de octubre de 1895, el pueblo fue declarado oficialmente ciudad con el nombre de Tandil.




La próxima semana, nos vamos a recorrer todos los espacios verdes urbanos de Tandil, respirando, desde sus plazas y parques

domingo, 8 de abril de 2018

Conociendo Tandil – La Ciudad


¡Bienvenidos a un nuevo destino! A partir de hoy y por las siguientes seis entregas, exploraremos todos los aspectos y rincones a los que he llegado a conocer en mi visita a la archiconocida, y aunque tal vez no tan bien explorada, Ciudad de Tandil, en pos de justamente, descubrir que acá hay mucho más por recorrer que lo que usualmente se conoce.

Tandil, para los iniciados, es la ciudad cabecera del partido homónimo y está ubicada en el centro de la provincia de Buenos Aires, en el centro-este de la Argentina, sobre las sierras del sistema de Tandilia. Ésta fue fundada por el Brigadier General Martín Rodríguez, gobernador de la provincia de Buenos Aires, en 1823, con el nombre de Fuerte Independencia.

Su población inicial fue de 400 habitantes y debió soportar el asedio permanente de los indígenas, que trataron de impedir la consolidación del poblado.​ Es una ciudad con clima templado, con temperaturas medias de 13.7°C, y que cuenta con un núcleo urbano actual dividido en unos 34 barrios.


La economía de Tandil está basada principalmente en la agricultura, la ganadería, el turismo —que ha tenido un importante crecimiento en los últimos años, especialmente en el período vacacional que corresponde con la celebración de la Semana Santa, en donde como ya mostraré oportunamente, se desarrolla la liturgia alusiva a la fecha—, y la actividad minera —que está siendo cuestionada por organizaciones ecologistas—. Recientemente también se han instalado, entre otras, varias empresas de desarrollo de software, a medida que crece su novísimo polo tecnológico.


Sobre el nombre de Tandil, la historia más conocida es la que relata que el origen se debe a la denominación dada a un cacique indígena que habitaba en la zona. Sin embargo, también se sostiene que había un río que tenía ese nombre. Probablemente el topónimo proceda de la desaparecida lengua de los tehuelches septentrionales y significaría lo más alto, en relación al llano y bajo terreno que circunda a las pequeñas sierras de Tandilia). A su vez, algunos estudiosos hacen un estudio de los vocablos mapuches, donde lil, que podría ser una deformación de dil, equivale a "roca" o "peñasco". En cuanto a tan se dice que deriva de thaun, que significa "latir" según la segunda etimología —menos probable— Tandil significaría entonces "piedra que late" en obvia referencia a la característica Piedra Movediza, de la cual también oportunamente daremos cuenta.

Hoy, en éste primer acercamiento, caminaremos las calles céntricas y barriales, reconociendo desde los clásicos edificios del centro cívico, (Con una visita interna al Palacio Municipal incluída), así como el interior de la casa mas antigua que aún se mantiene en pié y en la cual funciona “Época de Quesos”, un despacho de justamente, quesos y embutidos, (No olvidemos que Tandil es la denominada “Capital del Salamín”), con un restaurante dividido entre los ambientes de la casa, patio incluído.

El recorrido continúa por el centro comercial, deviniendo poco a poco en la periferia cercana, y finalizando con las vistas generales del centro y los barrios circundantes, que tuve desde las alturas del Parque Independencia, del cual también, oportunamente llegará el momento de hablar de él.

¡A disfrutar!



La próxima semana, nos sumergimos en los pequeños detalles que Tandil tiene para deleitarnos