domingo, 29 de septiembre de 2019

Paseando por San Fernando del Valle de Catamarca - La Ciudad

Me despedí de Jujuy desde el Parque Nacional Calilegua, para iniciar la segunda mitad de este maravilloso viaje por el NOA. La tercera provincia a visitar era Catamarca, y haría base en la primera mitad de mi estadía en ella, en su capital.

Si bien no es precisamente la capital argentina con mas infraestructura turística, San Fernando del Valle de Catamarca, es un verdadero centro tanto comercial como cultural, desarrollándose este último, activamente en su universidad, instituciones, centros y museos.​

La cudad se encuentra emplazada a orillas del río del Valle y al pie de la Sierra de Ambato y de la Sierra de Ancasti, tiene 399 km² y se encuentra a 550 msnm. ​Cuenta con 159.139 habitantes,​ los que, sumados a los 35 916 habitantes de los otros departamentos del Valle Central (Valle Viejo y Fray Mamerto Esquiú), representan alrededor del 53,29 % de la población de la provincia, contando actualmente con una población de 210 000 habitantes.

San Fernando del Valle fue fundada el 5 de julio de 1683 por Fernando de Mendoza y Mate de Luna,​ luego de varias fundaciones en las que el pueblo había sido bautizado con diferentes nombres y trasladado a diferentes lugares del actual territorio de la provincia de Catamarca.​ La ubicación de la ciudad constituía un pasaje obligado para las comunicaciones de Santiago del Estero y San Miguel de Tucumán con La Rioja, y además se trataba de una zona de tierra fértil.

Es un centro turístico por excelencia de la provincia, siendo su arquitectura colonial uno de sus atractivos, sirviendo como enlace a muchos puntos turísticos. Además, se trata de un importante centro religioso. Uno de los principales eventos es peregrinación a la Virgen del Valle, en la que cientos de peregrinos llegan a San Fernando del Valle de Catamarca para visitar la Iglesia de la Virgen del Valle (1694), con la imagen venerada de Nuestra Señora del Valle.​

Catamarca cuenta con un clima árido de sierras y bolsón​, en donde las lluvias son pocas, con un promedio de 412 mm anuales, concentradas en los meses más calurosos. El aire es seco y caracterizado por la frecuente ocurrencia del viento noreste, cuya máxima intensidad se registra entre los meses de octubre y noviembre. La temperatura media anual es de 21 °C con un máximo promedio de 34 °C en verano y una mínima promedio de 4 °C en invierno. Las temperaturas en las regiones interiores de la alta montaña pueden descender a -30 °C.

La sismicidad de la región de Catamarca es frecuente y de intensidad baja, y un silencio sísmico de terremotos medios a graves cada 30 años en áreas aleatorias.

Ahora los invito a caminar conmigo por el centro y la periferia de la capital, recorriendo sus plazas y parques, y disfrutando tanto de su riqueza arquitectónica y edilicia, como de la calidez de su gente, siempre atenta a brindar indicaciones, en una de las estadías mas cordiales con las que me encontré en éste fantástico viaje.


La semana próxima, nos acercamos a los detalles de la capital catamarqueña, mientras descubrimos desde adentro, su espectacular patrimonio cultural…




No hay comentarios:

Publicar un comentario