viernes, 22 de febrero de 2013

Lust for Life: las correrías de David Bowie e Iggy Pop en Berlín

Si preguntamos a la gente a qué le suena el título Lust for Life, lo normal es que lo primero que les venga a la cabeza es la archiconocida conocida canción escrita por Iggy Pop y David Bowie. Si pensamos en la relación con el cine, muchos caerán en la cuenta de que es el tema que sonaba en la secuencia inicial de Trainspotting, de Danny Boyle. Ahora, existirá también Lust for Life, la película, que será dirigida por Gabriel Range. Un biopic sobre los años que David Bowie e Iggy Pop pasaron juntos en la ciudad de Berlín.
David Bowie e Iggy Pop
Aunque es una historia que, con toda seguridad, conocerán los fans de estos dos artistas, hay que contextualizar y aclarar que la película estará basada en hechos reales. Las dos estrellas del rock compartieron vivencias y experiencias musicales en Berlín durante los años 70, cuando escaparon hacia la parte Occidental de la urbe para abstraerse de la fama y de su adicción a las drogas. En aproximadamente dos años de estancia, Bowie e Iggy desarrollaron una de las mejores etapas creativas de su carrera: compusieron, grabaron e incluso salieron juntos de gira. En esa ciudad, divida por el muro y por la Guerra Fría, ambos crearon algunos de los discos más emblemáticos de su discografía. Los tres discos que Bowie produjo en aquel periodo son posiblemente sus trabajos más innovadores: Low, Heroes y Lodge. Iggy Pop tampoco pasó una mala época: The Idiot y Lust for Life; este último, el mayor éxito comercial de su vida. Por si todos estos acontecimientos no son suficientes estímulos, seguro que las juergas que protagonizaron juntos también animan el largometraje.
"Este no será el tradicional biopic sobre rock, porque no se muere nadie al final", dijo el productor Egoli Tossell, en declaraciones recogidas por el diario The Guardian. También recapitulan las palabras de David Bowie en el documental Bowie Uncut:
Berlín fue la primera vez en años que sentí alegría de vivir y una gran sensación de liberación y sanación. Había días en los que nos subíamos al coche y conducíamos como locos por Alemania del Este y nos adentrábamos en la Selva Negra...O pasábamos toda la tarde almorzando en el Wannsee en los días de invierno. Por la noche, salíamos de fiesta con los intelectuales en el restaurante Exile en Kreuzberg.
Con experiencias como esas, es comprensible que David Bowie haya querido rendir homenaje a símbolos berlineses como Potsdamer Platz y Nürnberger Strasse en su último single, su regreso a la música tras diez años de silencio.
Esta historia ya fue llevada a la gran pantalla en Velvet Goldmine, dirigida por el cineasta independiente Todd Haynes en 1998. En esta ocasión, el encargado de llevar a buen puerto la película de David Bowie e Iggy Pop es el director británico Gabriel Range, que se ocupará de este proyecto financiado y producido por Egoli Tossell Film y Altered Image. Un cineasta recordado principalmente por un interesante experimento cinematográfico titulado Death of a President, un falso documental donde retrató cómo habría sido el asesinato del Presidente de los Estados Unidos George W. Bush. Del guión se encargará Robin French, que se basará en los libros Starman y Open Up and Bleed, escritos por un especialista en el tema como Paul Trynka.
Fuente: http://extracine.com/2013/02/la-pelicula-de-david-bowie-iggy-pop