viernes, 19 de julio de 2013

Nuevo engaño de las grandes marcas

El nuevo engaño de las grandes marcas afecta a todos los fotógrafos de naturaleza y deportes con grandes teleobjetivos y cámaras de gama media-alta, como la Canon EOS 5D o la Nikon D800, por ejemplo. Estas son incapaces de enfocar bien cuando les acoplamos objetivos de 300mm o superiores.
150-500mm
El tema lo hemos descubierto al leer el blog de José B. Ruiz, del que comentamos hace poco uno de sus libros, El fotógrafo en la naturaleza de JdeJ editores. Es uno de los fotógrafos más prolíficos que tenemos en estas tierras y su labor docente es una de las más interesantes, pues tiene publicado en la red un curso fundamental para aprender todos los entresijos de este mundo que nos encanta.
Según denuncia José B. Ruiz en su blog
En el caso de muchos fabricantes, Nikon, Sony, Canon, entre otros, no quieren reconocer que hay incompatibilidades no declaradas en su cuadro del sistema. Hay cámaras (muchas) que no funcionan bien con determinados teleobjetivos.
Los fotógrafos que quieren fotografiar aves o deportes, disciplinas que requieren del uso de teleobjetivos y en las que el fotógrafo suele acabar buscando imágenes de acción me suelen decir que no obtienen imágenes nítidas ni siquiera a altas velocidades de obturación.
¿Tengo la cámara mal configurada?
¿El objetivo no enfoca lo bastante rápido?
¿Tengo que comprar otra rótula mejor?
¿Qué hago mal?
El problema en muchos casos no es del usuario, sino del fabricante, que no ha declarado la incompatibilidad de uso de la mayoría de sus teleobjetivos de altas prestaciones con la mayoría de cámaras que fabrica, es decir, las de gama media y baja.


Esto quiere decir que si tienes una cámara de gama media, que en algunos casos cuesta hasta 3000€ o más, y te has comprado un teleobjetivo de considerables dimensiones y precio para hacer deportes o un safari, lo más probable es que sólo puedas aprovechar un 10% de las fotografías que hagas por problemas de enfoque. El motivo es muy sencillo:
Estas cámaras de gama media y baja funcionan con baterías de 7,2 V y 1.800 Miliamperios, mientras que una Canon 1DX viene equipada con una batería de Ion-Litio de 11,1 V y 2.450 mAh.
Y aunque no lo he podido probar personalmente (entre otras cosas, no es mi especialidad), la explicación es totalmente lógica. Al tener las baterías menor amperaje, son incapaces de mover los motores que desplazan los grupos de lentes de los grandes teleobjetivos, y en algunos casos incluso los teleobjetivos más pequeños.
El engaño está en que los fabricantes no cuentan en ningún manual, página o medio esta incompatibilidad. ¿Y qué pueden hacer estos usuarios que descubren que, aunque se hayan gastado un dineral en material, no van a ver cumplidas sus expectativas? La única opción real, hoy por hoy, es comprarse un cuerpo profesional que equipe baterías con mayor capacidad. O dedicarse a la fotografía de reportaje y de viajes donde con un 35 mm estás servido. O algo que da mucho rabia, que es enfocar en manual.
Hay otra opción un poco más económica y parece ser que factible, como comprar un grip que admita dos baterías y que las use combinadas, para aumentar el amperaje. Pero no deja de ser increíble que un fallo de estas características no sea reconocido de forma abierta por las marcas.
Lo más curioso es que no es la primera vez que los usuarios detectan fallos, errores e incompatibilidades de esta magnitud. Cámaras que no funcionan si se conectan con algún flash, sensores que se ensucian, autoenfoques que directamente no funcionan, backfocus y frontfocus por doquier, obturadores mal engrasados, ISOS reales más altos que los reconocidos... En algunos casos la marca reconocen que se han equivocado y prometen arreglar en el servicio técnico dicho problema, pero otras veces lo dejan pasar y se limitan a sacar un nuevo modelo o revisan de otra forma las nuevas partidas. Y si no, la socorrida nueva versión de firmware, que en teoría sirve para mejorar, pero en definitiva es para arreglar lo que no vieron en un principio...
En la red existen varias propuestas para acabar con estas historias, pero mientras no nos apuntemos en masa, simplemente seremos una cartera de dinero para los fabricantes.
Fuente: http://altfoto.com/2013/07/nuevo-engano-de-las-grandes-marcas