martes, 5 de noviembre de 2013

Diez trucos de hace cien años que podrían salvarte la vida

En la década de 1910, una empresa tabaquera regalaba con sus cigarros consejos para superar todo tipo de emergencias
Diez trucos de hace cien años que podrían salvarte la vida
Saber cómo se debe actuar en una situación de peligro puede suponer la diferencia entre la vida y la muerte o, al menos, entre salir indemne o sufrir algún tipo de daño. Por ello, en la década de 1910, la compañía tabaquera Gallaher decidió imprimir en los envoltorios de sus cigarros una serie de consejos que pretendían prevenir a sus clientes ante casi cualquier eventualidad.
Esta esta serie de ilustraciones, recopiladas por el blog «Rincón abstracto», explican a modo de «cómo se hace» las instrucciones necesarias para enfrentarse airosamente a muchos problemas cotidianos y situaciones de emergencia.
Aunque muchos de estos consejos pueden parecer geniales y dignos del propio MacGyver, lo cierto es que intentar poner en práctica algunos de ellos no es demasiado recomendable.
1.-Fabricar un extintor
Una de las fichas explicaba que para tener nuestro propio extintor casero bastaba con disolver 500 gramos de sal y 250 gramos de sal amoniacal en dos litros de agua y embotellarla en dos recipientes de vidrio delgado de un litro cada uno. En caso de incendio, bastaba con romper las botellas sobre las llamas para evitar la expansión del fuego.
2.-Extraer una astilla
Para sacar una astilla clavada en la palma de la mano hay que llenar una botella de boca ancha con agua caliente casi hasta el borde y presionar la parte afectada de la mano con fuerza contra la boca de la botella. La presión succionará la carne y el vapor pronto sacará la astilla. Sin embargo, unas pequeñas pinzas pueden cumplir la misma función en mucho menos tiempo.
3.-Conservar los huevos
Para que los huevos durasen mucho más tiempo, Gallaher aconsejaba enterrarlos en una caja o lata llena de sal y mantenerlos en un lugar fresco y seco. En la actualidad basta con meterlos en el frigorífico.
4.-Cortar y tumbar un árbol
Después de haber decidido hacia qué lado se desea que caiga el árbol, hay que realizar alternativamente un corte hacia abajo y hacia adentro con el hacha. Al alcanzar la mitad del tronco, se repite la operación por el otro lado, pero unos pocos centímetros más arriba. Por último se tira del árbol por medio de cuerdas para que caiga en el lugar deseado.
5.-Detener el ataque de un perro
Para evitar sufrir las consecuencias del ataque de un perro, basta con sostener un bastón con ambas manos e interponerlo entre nuestro cuerpo y el animal, a modo de protección. Antes de atacar, el perro intentará que bajemos el bastón, lo que proporciona una oportunidad de incapacitarlo con una patada.
6.-Mantener las plantas regadas durante un viaje
Basta con llenar una cubeta con agua y ponerla por encima de las plantas que se desea regar. Luego se trenzan varias y se sumergen completamente en el agua, apoyando el otro extremo en la tierra de la maceta. Este simple sistema se encargará de aportar a las plantas la humedad que necesitan.
7.-Encender una cerilla aunque haga viento
Este problema puede ser fácilmente solucionado si se separan pequeñas virutas del palo de la cerilla, justo debajo de la cabeza. Al prenderle fuego, las tiras rizadas se incendian a la vez, haciendo que la llama sea más fuerte y sea más fácil que no se apague aunque sople aire.
8.-Construir una silla para cruzar un arroyo
Este consejo explicaba a los “boy scouts” que para sortear un riachuelo hay que fijar una cuerda resistente a un árbol y dejar que un niño nade a través de la corriente y ate el otro extremo a un árbol en la orilla opuesta. Después se construye el asiento y se fija a un bucle pasante o a una polea y se cuelga de la cuerda tendida. Otra cuerda, sujeta a la mitad de la silla y tirada por un explorador a cada extremo, permitirá que todas aquellas personas que no puedan nadar crucen de forma segura.
9.-Rescatar a alguien de una descarga eléctrica
Salvo que nuestras manos estén protegidas por guantes de goma o algún otro elemento aislante de la electricidad, jamás debemos tocar a una persona que esté recibiendo una descarga eléctrica. Los cigarros Gallaher aconsejaban, además de usar protección como un abrigo a prueba de agua o varias capas de tela seca, situarse sobre un cristal o madera seca antes de tratar de separar a la persona del cable de alta tensión.
10.-Fabricar un filtro de agua
Según estos consejos, una forma de construir un “práctico y eficaz” filtro de agua era perforar un agujero en el fondo de un cubo de zinc e instalar un pequeño tubo. Después, basta con llenar el recipiente con varias capas de arena y piedras delgadas, para que cuando el cubo sea llenado con agua, esta sea filtrada y salga por la parte inferior purificada.
Fuente: http://www.abc.es/tecnologia/redes/20131024/abci-diez-trucos-salvar-vida-201310240907.html