jueves, 12 de diciembre de 2013

La democratización de la fotografía



Los cambios a los que se ha visto sometido el medio fotográfico son extremadamente amplios si los comparamos con otros medios y técnicas. La fotografía como disciplina se ha visto desprestigiada por unos u otros motivos desde sus inicios, y hoy más que nunca, con su democratización, este aspecto se hace mucho más evidente.
smartphones
La fotografía en su concepción no planteaba ninguna aspiración artística, sino que más bien se planteaba como un método práctico de representación de la realidad, es decir, una fotografía se realizaba para el único propósito de capturar la posición de una modelo y evitar horas de posados y traslados. El uso fotográfico quedaba relegado a facilitar la labor al pintor.
En el siglo XIX, cuando la labor fotográfica se encontraba claramente supeditada a la pintura o la escultura, ni siquiera el propio fotógrafo se daba cuenta de su propia autonomía ni del abanico de posibilidades creativas que podía desarrollar la fotografía. En esta época y hasta principios del siglo XX, la cámara será considerada un mero instrumento que permite captar con la mayor fidelidad posible la realidad.
Entrando en el siglo XX, junto con las vanguardias, la fotografía junto con todas las demás artes sufren un cambio radical proveniente de las múltiples corrientes que se experimentaron en tan poco tiempo, y todas estas microcorrientes se expanden como la pólvora gracias a revistas y publicaciones, consiguiendo una revalorización de la fotografía mediante técnicas como los collages, reivindicando el valor artístico de las imágenes y sus autores. La fotografía empezaba a hacerse arte.
Los avances tecnológicos no hicieron más que abalanzarse uno tras otro y el fotógrafo encontró más y mejores equipos, hasta que a finales del siglo XX y más concretamente a partir de los años 80, las cámaras instantáneas como las Polaroid o las cámaras compactas analógicas de 35mm hicieron que la disciplina fotográfica se democratizara de forma abrupta. Los años 90 fueron los mejores para este tipo de equipos, no así para aquellos profesionales que empezaron a observar cómo ahora cualquiera podía hacer su trabajo. Los avances que facilitaron las labores a los fotógrafos se volvieron contra ellos, consiguiendo mejores equipos profesionales aunque mejorando asimismo la calidad de las cámaras de bajo coste.
Hoy, la película ha quedado abandonada debido a los equipos digitales y a título personal, opino quehemos llegado al límite si pensamos en los smartphones, un sector que está ahogando a las cámaras compactas digitales de gama baja. Hoy, señoras y señores, la fotografía se encuentra masivamente democratizada, así como lo está la cultura gracias a internet; o tal y como lo estará el diseño con las nuevas impresoras 3D, con las que de aquí a unos años, cualquiera podrá descargarse una plantilla para poder crear cualquier útil que necesite. De mientras, aquellos que realmente perseguimos la pasión de dedicarnos profesionalmente a esta fantástica disciplina, tendremos que elevarnos por encima de esta masificación para poder encontrar nuestro hueco.
Fuente: http://altfoto.com/2013/10/la-fotografia-como-arte-democratizacion