miércoles, 8 de octubre de 2014

5 razones para que recuperes tu vieja cámara analógica

Desde que las cámaras digitales llegaron al mercado de la fotografía a nivel mundial, muchas veces disparar en analógico se percibe más como un capricho o fetiche del propio fotógrafo antes que una opción a tener en cuenta a todos los niveles. En ALTFoto queremos abriros los ojos para que veáis las ventajas de recuperar el olvidado carrete.
foto  Nathan O'Nions
foto Nathan O'Nions
Es probable que muchos de vosotros os hayáis olvidado del analógico desde que una cámara digital llegó a vuestras manos; e incluso es muy probable que entre nuestros lectores más jóvenes, ninguno os hayáis atrevido con una analógica mucho más allá de las desechables tan utilizadas en excursiones y vacaciones. Por eso, desde ALTFoto os queremos dar el primer empujón para que os decidáis a comprar un par de carretes y os atreváis a rescatar esa cámara analógica que vuestros padres cuidaron con tanto mimo.
"FILM IS NOT DEAD, IT JUST SMELLS FUNNY" (por Khánh Hmoong)
foto: Khánh Hmoong

1. Tu mirada cambiará por completo.

El hecho de que no puedas revisar la foto al momento de sacarla te hará tomarte el momento del disparo con mucha más calma y valorar cada una de tus fotografías: medirás la luz, ajustarás los parámetros, compondrás la imagen en el visor y, por fin, dispararás. Este proceso, que al principio te parecerá tedioso (sobre todo si tu cámara es muy antigua y no tiene fotómetro integrado) te ayudará a ser práctico a la hora de disparar y a juzgar mentalmente si la fotografía funcionará o no; no sólo en analógico, sino también a la hora de usar tu cámara digital. Disparar en analógico te enseñará que un fotógrafo debe sacar la foto correctamente desde el momento de la toma, no pensando directamente en la edición posterior.
Selfie in the office's elevator (por rvdh)
foto: rvdh

2. Aprenderás a exponer tus fotos correctamente a la primera.

Es un hecho. Nada te dará más rabia que ver como tus primeros carretes tienen como resultado fotografías muy subexpuestas donde apenas se distingue nada y fotos extremadamente sobrexpuestas donde se desdibuja lo retratado con la luz. Pero no te preocupes, de los errores se aprende y todos hemos pasado por este momento. Como un fotómetro muchas veces se sale de presupuesto, existen numerosas apps que hacen la misma función y que te ayudaran a configurar el ISO, la velocidad de obturación y la apertura del diafragma de tu cámara según el efecto que busques, dando preferencia al parámetro que tú quieras. Varios ejemplos son la básica Pocket Light Meter o myLightMeter, igual de sencilla pero con apariencia más retro. Ambas son gratuitas y están disponibles tanto en la App Store como en Google Play. Aún así, ¿te has planteado sobrexponer o subexponer fotos con fin artístico? Ya que controlas las normas, quizás puedas saltártelas para reforzar alguna de tus ideas.
 (por beta pires)
foto: beta pires)

3. El encanto de no saber qué ocurrirá.

Desde que metas el primer carrete en tu cámara, estarás deseando ver el resultado. Esas ansias de saber si has conseguido lo que buscabas en el momento del disparo hacen más especial, aún si cabe, el acto de fotografiar lo que te rodea. Además, cuando salga bien, te sentirás mil veces más satisfecho con el resultado. El revelado no debería echarte para atrás, ya que además de seguir existiendo numerosos sitios donde ofrecen el revelado rápido a precios asequibles, todos ofrecen la opción de digitalizado directamente. Además, cada vez hay más estudios de fotografía que ofrecen talleres de revelado, lo cual te enseñará la importancia de tratar la película con delicadeza y de los tiempos de espera, aprendiendo aún más del proceso fotográfico.
Coffee w/ Zenit ET (por Khánh Hmoong)
foto: Khánh Hmoong

4. Experimentarás tanto o más que digitalmente.

¿Has pensado el efecto que tiene trabajar con un carrete caducado? ¿Has disparado alguna vez en blanco y negro? ¿Has disparado alguna vez con una cámara estenopeica casera? ¿Sabías que existen películas alteradas para dar determinados colores? Desde los conocidos y exagerados Redscale producidos por Lomography, hasta los conocidos Kodak Portra 800 o la Fuji Superia 100. Cada uno de ellos le dará una atmósfera y un aura diferente a tus fotos, prácticamente irreproducible digitalmente. Lo mismo con la cámara que utilices, cada cuerpo tendrá sus propias características que se plasmarán en el resultado final. Desde una increíble Leica hasta el extremo contrario, las ya conocidas toy-cameras, cada una de ellas provocará algo distinto e irrepetible en tus fotos.
redscale oak (por slimmer_jimmer)
foto: slimmer_jimmer)

5. Te apoyarás cada vez más en el negativo para tus proyectos.

Cada vez son más los fotógrafos que terminan utilizando como complemento o como equipo exclusivo cámaras analógicas para sus trabajos. Crea tú tus propios proyectos: proponte a ti mismo gastar un carrete al mes con determinada temática, utiliza Polaroids para complementar tus sesiones, sustituye tu digital por tu cámara analógica para esos retratos o bodegones que tenías pensados, etc.
Nikon FM (por Khánh Hmoong)
foto: Khánh Hmoong
Esperamos que os animéis a desempolvar esa cámara que está por vuestra casa o a recorrer alguna tienda de segunda mano para encontrar alguna de vuestro gusto con la que poder experimentar constantemente, os aseguramos que lo disfrutaréis al cien por cien.
Fuente: http://altfoto.com/2014/06/5-razones-para-que-recuperes-tu-vieja-camara-analogica