domingo, 20 de enero de 2013

Mi visita a Montevideo - La Feria Tristán Narvaja y Las Cuerdas de Tambores

Además de sus plazas monumentos y murales, Montevideo nos ofrece dos actividades culturales típicas de fin de semana, para pasar, sin dudas, incontables horas al aire libre: La feria tristán narvaja y las cuerdas de tambores.

Los Domingos desde las ocho de la mañana, (unos tal vez un rato antes), comienza el armado de la feria dominical por excelencia.

Sobre Tristán Narvaja, desde Avenida 18 de Julio y hasta La Paz, se despliega el cordón principal de la feria, habiendo ganado también con el paso de los años, las calles transversales y las paralelas, conformando un verdadero barrio ferial (En casi todos los casos, con senderos paralelos de puestos sobre la misma calle). ¿Se imaginan que y cuántos productos se pueden encontrar en tanta cantidad de puestos?… Bueno, se queda usted corto.

Juguetes, artículos de limpieza, muebles, herramientas para los mas diversos oficios, artículos de bazar, aves de corral, rulemanes, cámaras de fotos, discos, frutas y verduras, alcancías, chacinados y embutidos, revistas, antigüedades, mates, peces, cámaras de fotos analógicas, cuadros, metales, ropa y calzado, videojuegos y la lista sigue, y se enreda infinitamente mezclándose en un encuentro de vecinos único, conformando el mas grande y variado mercado de pulgas al que haya ido.

Acá, el que busca, encuentra… Eso sí, podría llevarle todo el día recorrerla detenidamente, así que administre bien su tiempo.


Hacé click sobre las fotos para verlas mas grandes.
También podés verlas directamente desde Picasa

Los Sábados por la tarde la convocatoria de reunión se hace oir por el Barrio Sur de Montevideo, a puro golpe de parche con cada ensayo y salida de lo que se denomina “Cuerda de tambores”.

Cada barrio conforma una agrupación de percusión, de un mínimo de 60 integrantes entre tambores y grupo de baile, los cuales recorren al barrio que representan, junto a la compañía de vecinos y turistas que vibran a ritmo del candombe.

Éstos a su vez, participan del Desfile de Llamadas, para elegir a los mejores.

Algunos ensayan con toda la ropa y aditamentos con los que competirán, otros, los más, de civil, a puro tambor y sentimiento.

Acompañar una cuerda de tambores es una experiencia inolvidable, por lo que recomiendo ampliamente invertir una tarde de sábado recorriendo, disfrutando, y latiendo con ellos.


La semana que viene: La Costa (Primera Parte)


Actualización:

Comparto con ustedes el material de Pablo EOS que me hace llegar sobre los tambores y técnicas básicas de interpretación. Pueden leerlo también en el post original, en Google+



Chico

El chico es el tambor más pequeño y de registro más agudo; es la base del candombe, el patrón que toca vendría a ser como el de una maraca o una cáscara pero en un tambor. Toca la segunda semicorchea de cada negra con la mano mientras que la tercera y la cuarta con el palo, dejando en silencio la primera semicorchea de cada negra. El chico repicado toca la segunda semicorchea con la mano mientras que la primera, tercera y cuarta con el palo. El chico tiene un patrón fijo: cada negra del compás de cuatro cuartos, se divide en cuatro partes: Chico de 2

Un silencio —de semicorchea.—
Un golpe acentuado, semiabierto (como un snap de conga, pero sin dejar la mano en el cuero), de mano izquierda,
Dos golpes de palo, el cual se sostiene con la derecha.

Ejemplo: Compás 4/4 s M p p s M p p s M p p s M p p \\ Chico de 3 ó 4

Un golpe acentuado, semiabierto, de mano izquierda,
Tres golpes de palo, el último golpe que algunos lo tocan acentuado(cae en la semicorchea número 1) el cual se sostiene con la derecha.

Ejemplo: Compás 4/4 s M p p p M p p p M p p p M p p \ p M p p p M p p p M p p p M p p \\

Repique(tambor)

Las dimensiones del repique lo sitúan en el medio, más grande que el chico pero más pequeño que el piano y, en cuanto a registro, también está situado en el medio. Básicamente cuenta de un ritmo de 2 células de 2 negras donde se acentúa la 2.ª semicorchea de la primera negra y la primera y cuarta semicorchea de la 2.ª negra. Entre estos acentos que son tocados con la mano el palo rellena; este relleno depende totalmente del barrio y del tocador. El repique también cumple la función de llevar la clave (madera) sobre el casco del tambor y «conversa» con los otros repiques y con los pianos. Normalmente es el tambor que llama tanto a subir o bajar de tempo e intesidad como a cerrar y abrir el toque. El repique es el que más improvisa y difícilmente se puede describir con lenguaje técnico su ritmo. Una base de ejemplo es: s M s p M p s M p M s p M p s p\

Piano
Piano (tambor).

El piano es el tambor más grande de registro más grave. El patrón que toca depende del barrio y del tocador que lo ejecute. No todos los tocadores de piano repican pero es algo que se da cada vez más en los diferentes barrios de Montevideo. El piano «llama», «contesta», «rezonga» y «tiene una conversación» con los repiques y con los otros pianos. El piano suele improvisar bastante variando de acuerdo a una u otra zona de Montevideo. Por lo general cada agrupación cuenta con un ritmo de piano propio que la identifica.

2 comentarios:

  1. Pa'un yorugua tu diario de viaje es un incunable...

    Gracias "botija".

    Un abrazo.

    ResponderEliminar