jueves, 14 de febrero de 2013

Clip de Lovelace, la historia de la actriz de Garganta Profunda

Cada año, el festival de Sundance siempre nos deja algunas películas arriesgadas, subversivas o, al menos, de curiosa temática y planteamiento. Así es como nos han llegado dos propuestas que abordan, directamente, el mundo del porno, centrándose en algunas figuras emblemáticas que han permitido una vuelta de tuerca en este mercado del deseo y la satisfacción. Una de las propuestas procede del inglés Michael Winterbottom, que tras el drama Everyday ha decidido cambiar de nuevo de género y realizar The Look of Love: un biopic en clave cómica sobre Paul Raymond, el rey del Soho, una figura clave en la publicación de revistas porno y encarnado por Steve Coogan. Sin embargo, el que ha levantado más revuelo es Lovelace, cuyo primer clip fue publicado con motivo del festival.
Y es que Lovelace es el biopic, en clave dramática, de Linda Lovelace, la célebre actriz porno que protagonizó en 1972 Deep Throat (Garganta profunda), dirigida por Gerard Damiano, sin duda la obra más visionada de la historia del porno cinematográfico. Interpretaba a una joven que debía digerir el falo para llegar al orgasmo, pues una mutación genética le había trasladado el clítoris a la garganta: la única solución para encontrar el placer era la felación del hombre.
Una cinta que, en el momento de su estreno, alcanzó tal éxito que causó una gran polémica en el entorno socio-político, pues los sectores más conservadores temían la popularización del porno entre la audiencia mayoritaria. Se trató de procesar al director y a los productores, pero tras varios intentos fallidos, finalmente la atención recayó sobre el actor protagonista, Harry Reem, quien fue condenado a cinco años de prisión. Y eso que Reem era, inicialmente, un técnico de iluminación en el film, pero ante el rechazo del papel por parte del actor principal, finalmente asumió el rol protagonista.

Linda Lovelace, que hasta entonces ejercía la prostitución y participaba en films de bajo presupuesto, alguno de ellos de zoofilia, se convirtió tras este film es una auténtica estrella del cine porno, y en un personaje muy popular. Continuó realizando cine porno e inclusó trató de triunfar en el cine no pornográfico, sin obtener éxito. En 1973 se divorció de su marido, acusándole de haber fomentado su cáncer de mama por inyectarle silicona en los pechos y de haberle transmitido la hepatitis. Tras el divorcio, cambió su estilo de vida: se convirtió en feminista y en activista antiporno, llegando a declarar ante una Comisión del Congreso lo siguiente:
Cuando ven la película Garganta profunda, están viéndome siendo violada. Es un crimen que la película se continue mostrando; había una pistola apuntando a mi cabeza todo el tiempo.
Finalmente, se retiró de la vida pública y se instaló en Denver, donde vivió hasta su muerte, en un trágico accidente de coche, en 2002. Así, una década después de su fallecimiento, ya había la suficiente distancia temporal para poder realizar un biopic sincero sobre su figura. Y la actriz que ha llevado la difícil tarea de encarnar a ese controvertido, contradictorio y mítico personaje, es Amanda Seyfried (Mamma mia!), quien ha estado acompañada en el reparto por Peter Sarsgaard,Sharon Stone, Juno Temple, James Franco, Adam Brody, Sarah Jessica Parker y Chloe Sevigny, entre otros.
Los encargados de llevar esta vida a la gran pantalla han sido Rob Epstein y Jeffrey Friedman, quienes ya trataron de apresar la personalidad de otro mito en celuloide: la del escritor de la generación beat Allen Ginsberg, en el film Howl (2010), que toma su nombre de su poema más célebre, el desgarrador poema extenso Aullido, protagonizado por James Franco. El film Lovelace trata de fundir las dos facetas vitales de la actriz, la controvertida vida pública y la dificultosa vida privada de su matrimonio; y, por lo visto en el clip, recurre a elementos como la fotografía dentro del cine para señalar este deseo de convertir a la actriz en icono de una libertad.
Fuente: http://extracine.com/2013/01/clip-de-lovelace-la-historia-de-la-actriz-de-garganta-profunda