domingo, 22 de octubre de 2017

Caminando por San Juan – Las Plazas y Los Parques

Habiendo visto muchos aspectos de la capital sanjuanina, tanto de la ciudad como de sus detalles, hoy voy a completar este paseo intentando unir los principales espacios verdes con los que cuenta esta localidad.

Las dos plazas principales, son la actual 25 de Mayo, y la anterior, la Plaza Concepción, hoy dia, testigo histórico de la primera fundación de la ciudad. Muy cerca de ella, nos encontramos con la particular Palmera de dos copas.

Aberastain, Gertrudis Funes, Laprida, e Hipólito Yrigoyen, ofician de plazas secundarias, aunque en un punto, son pequeños parques, con áreas recreativas para niños, y mucha, mucha sombra de sus magníficos árboles.

Y si de pequeños parques hablamos, ineludible es la referencia y visita a la plaza España, la cual acompaña paralelamente en longitud a todo el emplazamiento que fuera ocupado por las dependencias de la estación de trenes, hoy día desmantelada y resurgida como museo y centro cívico. Todo este inmenso conjunto verde, sirve claro, de gran preámbulo al Parque de Mayo.

El Parque de Mayo es el pulmón mas importante de la capital de San Juan, y entre sus principales atractivos, encontramos:
  • El Lago artificial: Habitado por peces, patos y otras especies acuáticas. Emerge de él una pequeña isla, inaccesible para el público, en la que las aves han conformado su hábitat.
  • El reloj y el monumento al deporte.
  • Se conserva aún una calesita para niños. Para ellos hay también un sector de juegos infantiles y un circuito para bicicletas.
  • El paseo cultural: Bellas esculturas e impactantes monumentos adornan las infaltables fuentes y los distintos recorridos. Se distinguen la estatua ecuestre del General San Martín, la de Federico Cantoni, y distintos bustos de sanjuaninos y argentinos ilustres. Frente al parque se halla el Museo Provincial de Bellas Artes Franklin Rawson, que alberga más de 945 obras artísticas de autores sanjuaninos, argentinos y europeos.
Como postre del recorrido, tuve la oportunidad de visitar, muy próximo al parque, el Auditorio Juan Victoria, en el que voy a extenderme en describir, y con la fortuna de haber presenciado una de las pruebas del Órgano, lo que me permitió apreciar no solo la impresionante característica acústica del recinto, sino también, la riqueza tímbrica del instrumento ahí emplazado.

Este verdadero complejo cultural, es una obra única en Argentina. Alberga a la Escuela Superior de Música, constituida por 18 aulas tratadas acústicamente en paredes, techos y pisos, lo que las hace aptas para ejecutar música simultáneamente, en ambientes contiguos, sin interferencia alguna.
La estrella del auditorio es la Sala de conciertos. Ésta presenta características acústicas de gran importancia, y posee un órgano, del cual les brindaré detalles en un párrafo siguiente. La sala fue creada especialmente para la difusión de la música, y su forma rectangular y las proporciones de su espacio crean una caja de resonancia perfecta.

Cuenta con una capacidad de 976 butacas distribuidas en declive y diseñadas para permitir apreciar los espectáculos con la misma calidad sonora desde cualquier sector. Todos los aspectos constructivos y revestimientos de la sala han sido cuidadosamente pensados y diseñados, para lograr una excelente absorción de la energía que incide directamente sobre el piso, impidiendo la dispersión sonora en la sala, aún cuando ésta esté vacía.

En la parte inferior de la sala se encuentra el escenario, que por sus dimensiones, permite la actuación de una orquesta sinfónica y un gran coro simultáneamente. En dos niveles y detrás del escenario, se encuentran ubicados 14 camarines, depósitos y la sala de máquinas del órgano.

La calidad acústica de la sala de conciertos es excelente. El techo está conformado por casetones en madera que aportan reflexiones sonoras distribuidas homogéneamente, dando una excelente definición a los sonidos recibidos en la audiencia. Las paredes laterales presentan inclinaciones por tramos con ejes verticales, y sus superficies presentan relieves rectangulares. Las reflexiones sonoras en estas paredes laterales aportan a una buena sensación sonora del ancho del escenario y de envolvimiento.

El Órgano, fue adquirido en 1967 a la firma Walcker en Ludwigsburg, Alemania, y cuenta con 44 registros, 3 manuales y una pedalera de 2 ocatavas y media, y 3.565 tubos. Fue concebido para la práctica de ejecutantes avanzados y concertistas. La exquisita gama tonal es producida por tubos de madera que dan los sonidos graves y los más brillantes por los de cobre. Los tubos metálicos, excepto los de cobre, han sido construidos con aleación de estaño y plomo, a fin de obtener el sonido brillante que distingue los órganos de concierto de los litúrgicos. Los tubos que producen los sonidos más graves son de madera en multiláminas compensadas. Toda una joyita!



La semana que viene, empezamos a recorrer la periferia de la capital, desde dos de los principales íconos de la identidad sanjuanina: La Ruta del Vino y El Santuario de La Difunta Correa. Hasta entonces!

No hay comentarios:

Publicar un comentario