domingo, 23 de julio de 2017

Conociendo Santiago de Chile – Los Detalles

Habiendo caminado gran parte de los barrios céntricos y algunos periféricos, hoy vamos a hacer una pausa, para detenernos en algunos de los mil detalles que capital chilena tiene para mostrarnos, desde sus distintos estilos arquitectónicos.

Como les mostraba la semana pasada, la zona de Avenida Providencia se consolidó como un importante eje comercial en el sector oriente y hacia los años 1990, este desarrollo se extendió al Barrio Alto que se convirtió en un atractivo polo para la construcción de edificios de gran altura. Las principales empresas y corporaciones financieras se establecieron en la zona, dando origen a un moderno y pujante centro empresarial conocido como Sanhattan. La partida de estas empresas al Barrio Alto y la construcción de centros comerciales alrededor de toda la ciudad, provocaron una crisis en el centro urbano, el cual debió reinventarse: sus principales calles comerciales se convirtieron en paseos peatonales, como el Paseo Ahumada, y se instituyeron beneficios tributarios para la construcción de edificios residenciales, atrayendo principalmente a jóvenes adultos.


La expansión urbana hacia la periferia provocó la extensión del metro de Santiago hacia las comunas de Puente Alto y Maipú.

A medida que entra en el siglo XXI, Santiago persiste en su acelerado desarrollo. Diversas autopistas urbanas han sido construidas, el Barrio Cívico fue renovado con la creación de la Plaza de la Ciudadanía y se comienza la construcción de la Ciudad Parque Bicentenario para la conmemoración del bicentenario de la República. El desarrollo de la edificación de altura continúa en el sector oriente, el cual culminará con la apertura de los rascacielos Titanium La Portada y Gran Torre Santiago en el complejo inmobiliario Costanera Center. Sin embargo, la desigualdad socioeconómica y la fragmentación geosocial permanecen como dos de los problemas más importantes, tanto de la ciudad como del país.


El 27 de febrero de 2010, un fuerte terremoto se dejó sentir en la capital, provocando diversos daños en edificios antiguos; sin embargo, algunos edificios modernos quedaron inhabitables, generando un amplio debate sobre la real aplicación de los estándares antisísmicos obligatorios en la arquitectura moderna de Santiago…





La semana que viene, los invito a recorrer las Plazas Parques y Costanera de la ciudad…



domingo, 16 de julio de 2017

Conociendo Santiago de Chile – El Centro y Los Barrios Orientales

Desde el Centro Cívico y Comercial, nuestra primera aproximación a la periferia de Santiago, será hacia los barrios del este, así que, a aprontar la cámara y prestar atención!
Desde el centro, nos vamos poco a poco abriendo paso, principalmente hacia los barrios Lastarria, Bellavista y Providencia, encontrándonos en el camino con una gran variedad de paisajes urbanos.

La identidad de cada barrio está muy bien marcada, a pesar de la proximidad que hay entre uno y otro, como van a ver en el álbum que desarrolla este paseo, y como si fuera poco, parques, plazas, y grandes avenidas amenizan la caminata, pero eso, será tema para un próximo desarrollo.

Debido a la gran expansión que ha tenido Santiago, a lo largo de su historia, su población ha expandido los límites iniciales de la ciudad desde el cerro Santa Lucía hasta sectores de la precordillera y las riberas del río Maipo por el oriente hasta los llanos de Maipú por el poniente. Esto ha provocado un constante desplazamiento de los principales centros de concentración de población desde el centro, que ha adoptado el estilo de un distrito financiero, hacia la periferia.


La expansión de la ciudad ha generado también la notoria diferenciación entre los distintos sectores de la ciudad. Así por ejemplo, el sector oriente (agrupando generalmente a las comunas de Providencia, Ñuñoa, La Reina, Vitacura, Las Condes y Lo Barnechea) se ha consolidado como refugio de la clase más acomodada, convirtiéndose en el lugar con mejor calidad de vida del país. Los sectores periféricos, tanto del suroeste como del sureste más Quilicura, se han desarrollado de la mano con el crecimiento de la clase media desde los años 1980, mientras las clases de menos recursos se localizan en diversas comunas del sector norte, norponiente y especialmente el sector sur de la capital.


Como ven, Santiago realmente es una ciudad enorme, y la cantidad de barrios y comunas que la componen hacen que se deba ser selectivo a la hora de armar circuitos para conocerla, al menos si es una estadía corta, como lo fue la mía. Pero bien organizados, podemos disfrutar tanto del centro como de la periferia, como van a ver en esta y en las próximas ediciones de estas crónicas, en donde visitaremos también los principales puntos del resto de las zonas que componen esta gran urbe.




Santiago persiste en su acelerado desarrollo: Diversas autopistas urbanas han sido construidas, el Barrio Cívico fue renovado con la creación de la Plaza de la Ciudadanía y se comienza la construcción de la Ciudad Parque Bicentenario para la conmemoración del bicentenario de la República.

Actualmente, el desarrollo de la edificación de altura continúa aquí, en el sector oriente, el cual culminará con la apertura de los rascacielos Titanium, La Portada, y Gran Torre Santiago, en el complejo inmobiliario Costanera Center.

Desde éste complejo inmobiliario, nos acercaremos al Mall Costanera Center, pero no para realizar compras, sino, para subir los 300 metros de la torre Sky Costanera, el Mirador más alto de Latinoamérica, para observar la ciudad desde un punto realmente privilegiado.

Y para comprender un poco más sobre esta maravillosa vista, tenemos que tener en cuenta que la ciudad está emplazada principalmente en un llano conocido como «cuenca de Santiago». Esta cuenca es parte de la Depresión Intermedia y está delimitada claramente por el cordón de Chacabuco por el norte, la Cordillera de los Andes por el oriente, la angostura de Paine por el sur y la Cordillera de la Costa. Es decir, tendremos una horizonte con montañas prácticamente en los 360 grados!

Imposible no recomendar esta experiencia :)



La semana que viene, nos tomamos un descanso, deteniéndonos en los detalles de la capital chilena

miércoles, 12 de julio de 2017

Visitando La Casa Rosada

El año pasado tuve la suerte de ser invitado a recorrer la Casa Rosada, poco antes que se reanudaran las visitas guiadas, como parte de una acción de prensa de la institución, justamente, para difundir esta noticia. Y fue sinceramente, todo un privilegio haber podido disfrutar la visita con un número reducido de participantes, y algo de tiempo extra para las fotos.

Para los extranjeros que llegan a este rincón del ciberespacio: La Casa Rosada es la sede del Poder Ejecutivo de la República Argentina. Dentro de la misma se encuentra el despacho del presidente de la Nación Argentina.

El edificio se localiza en la calle Balcarce 50, en la Ciudad de Buenos Aires, frente a la histórica Plaza de Mayo. Su color característico es rosado y es considerado uno de los edificios más emblemáticos de Buenos Aires. Alberga además el Museo de la Casa de Gobierno, con objetos relacionados con los presidentes del país. En 1942 fue declarada Monumento Histórico Nacional.

Según la tradición, el color rosado se debe al deseo de Sarmiento de representar simbólicamente la fusión de los partidos que protagonizaron las cruentas guerras civiles de la primera mitad del siglo XIX, con la mezcla del blanco supuestamente usado por los unitarios y el rojo de los federales. La leyenda, sin embargo, parece improbable: los unitarios se identificaban generalmente con el color celeste. Por otra parte el color rosa era muy utilizado durante el siglo XIX. Surge de la combinación de pintura a la cal con sangre bovina, empleándose esta última por sus propiedades hidrófugas y fijadoras.

Cada rincón tiene detalles increíbles y no puedo más que recomendar realizar este paseo, que muchas veces por tenerlo muy a la mano, se termina posponiendo en función de otras salidas.

La casa es enorme, y uno termina de tomar consciencia de lo grande que realmente es, obviamente recorriéndola. Desde afuera es un palacio, si, pero por lo menos en lo personal, no me parecía tan grande y con tanto para visitar.

En la recorrida se recorren gran parte de los puntos principales: Pasillos, escaleras, salones, patios y despachos, y si bien creo que no es ni la mitad del edificio, este circuito vale por si mismo la experiencia.

En el sitio oficial puede hacerse la reserva para visitarla gratuitamente, y aunque únicamente puede recorrerse los fines de semana y feriados de 10 a 18, hay un mail para escribir y coordinar visitas en los días de semana.

Con ustedes, el álbum que resume esta hermosa experiencia: