miércoles, 12 de febrero de 2014

Ergonomía, por qué es tan importante


La ergonomía es la adaptación del hombre a la máquina y de la máquina al hombre. En fotografía es un factor cada vez más importante a la hora de decantarse por un modelo u otro y es que, cuanto más cómodos estemos con nuestra cámara, más y mejores fotos haremos.
d3s-back-1200
Ahora que estamos hablando tanto en ALTFoto de los nuevos lanzamientos de las grandes marcas de fotografía, creo que es necesario pararnos a pensar en algo más que las características técnicas de las cámaras, en cuál tiene más Megapíxeles o cuál tiene el mejor estabilizador de imagen integrado. A mí me pasa con alguna cámara antigua, sobre todo, porque a veces no sé ni cómo hacer para realizar los ajustes, disparar, mirar por el visor, todo esto sin tener mis manos retorcidas, en tensión y con un dolor en antebrazos y muñecas que no justifica ningún disparo. Sí, hoy vamos a hablar deergonomía en fotografía y de por qué es tan importante.
¿Qué es esto de la ergonomía? Vámonos directamente al DRAE que nos dice:
ergonomía.
(Del gr. ἔργον, obra, trabajo, y -nomía).
1. f. Estudio de datos biológicos y tecnológicos aplicados a problemas de mutua adaptación entre el hombre y la máquina.
Cada vez más, los fabricantes invierten una buena parte del presupuesto de I+D en que las cámaras sean de fácil manejo, más ligeras, cómodas y adaptables, aunque es imposible que sea al gusto de todos, pero en general, tratan de adaptar el diseño a la comodidad y manejabilidad. Por eso es importante "probarlas". Veamos en qué nos tenemos que fijar cuando nos decidamos a comprar una nueva cámara en cuanto a ergonomía se refiere.

Peso

Durante este proceso de compra, es interesante coger la cámara entre nuestras manos, probarla con diferentes ópticas para ver la respuesta y si estamos cómodos con ella. En este proceso de selección, el peso será determinante en función de lo manejable que sea la cámara y de cómo se adapte a nuestros gustos, algunos prefieren cuerpos más pesados que les aportan más estabilidad en el disparo, otros están más cómodos con cuerpos ligeros como plumas.

Controles

Para quien usa la cámara en modo manual es muy importante que los controles de la cámara estén bien distribuidos y sean accesibles de forma sencilla, rápida y cómoda. Lo ideal es poder acceder a los ajustes mientras tenemos la cámara pegada al ojo. En este sentido, los controles para obturación y diafragma suelen ser los de mejor acceso (son los que más se utilizan) y suelen configurarse a modo de ruedecillas en la parte superior del cuerpo. Los ajustes para compensación de la exposición, bloqueo de exposición y enfoque, son otros controles que deberíamos tener en cuenta y probar. Suelen estar en a veces incluso en un menú imposible de manejar si no es con el libro de instrucciones al lado. En una cámara profesional, para usuarios avanzados, encontraremos estos ajustes en botones en el cuerpo de la cámara.
Y aquí es donde entra en juego la ergonomía aplicada a fotografía, porque en función de cómo estén distribuidos estos botones y ruedas, el manejo se nos hará más sencillo. Por el contrario, si están distribuidos sin ton ni son, el proceso de captura puede resultar más tedioso e incluso derivar en lesiones. Como pueden variar de un modelo a otro y, sobre todo, de una marca a otra, no estaría mal probar cómo nos manejamos con los ajustes y si nos resulta cómodo.
Canon PowerShot G16

Visor

A veces se pasa por alto este detalle, pero el visor es un elemento muy importante en la cámara, es nuestro punto de conexión entre la escena que vamos a fotografiar y la cámara. Si está cien diseñado, cubrirá el 95% de la superficie de la imagen real. Las pantallas LED en el visor debe ser claras, aportar suficiente información para poder realizar ajustes y disparar sin despegar la cámara de los ojos, pero no tanta que nos distraiga sobre lo que queremos fotografiar. El ajuste de dioptrías es una aspecto a tener en cuenta, sobre todo para los que tenemos problemas de visión.

Menú

El menú puede ser un auténtico infierno hasta que te familiarizas con el sistema de navegación y aprendes con qué botones moverte de forma rápida y cómoda. Para los diseñadores también es complicado, porque crear una navegación sencilla para modificar ajustes a medida que vas disparando, no puede ser fácil. Las actuales cámaras digitales tienen cada vez más posibilidades y opciones para diferentes ajustes y configuraciones en menús y submenús, accesos rápidos. Algunas cámaras incluso están dotadas de inteligencia artificial que va reconociendo las rutas más frecuentemente utilizadas para crear accesos rápidos.

Interfaces físicas

No se si se entiende bien este título. Con interfaces físicas me refiero al acceso a la tarjeta de memoria, que debe ser fácil y rápido, pero sin posibilidad de que el mecanismo se abra accidentalmente. El acceso a la batería no debería ser bloqueado cuando colocamos el trípode; los conectores deberían ser de fácil acceso y estar bien protegidos... Son detalles que a lo mejor no tenemos en cuenta, que no son tan importantes como alguno de los aspectos que hemos tratado, pero si que van a afectar a nuestra comodidad cuando estemos haciendo fotos. Resulta muy engorroso tener que quitar la cámara del trípode para cambiar la batería, o tener que hacer mil una piruetas para cambiar al tarjeta de memoria. Y son detalles que, fijándose un poquito, podemos estudiar rápidamente.
A medida que los fabricantes lanzan nuevos modelos, van puliendo estos detalles para conseguir unos productos más cómodos. Al fin y al cabo un fotógrafo contento con una determinada marca es un cliente fijo, ¿no?
Así que antes de realizar una inversión tan importante como es el comprar material fotográfico, piensa en la ergonomía, en cómo de manejable será la cámara y si estarás cómodo trabajando con ella.
Fuente: http://altfoto.com/2014/01/ergonomia-en-fotografia