jueves, 13 de marzo de 2014

Como preparar una copia para la impresión en el laboratorio


Después de todo el trabajo que lleva conseguir una imagen a nuestro gusto, queremos estar seguros de que cuando encargamos la impresión en el laboratorio, conseguiremos una buena copia en papel. Es algo que da muchos quebraderos de cabeza, por eso voy a hacer un pequeño resumen, de todas las cosas que hay que hacer hasta tener la fotografía en nuestras manos.
copias
  • Todo depende de cómo configuremos nuestra máquina. En el disparo se decide la calidad, la compresión, el formato, la exposición y el espacio de trabajo. Si no vigilamos este punto, todo lo que venga después estará mal y nos dará problemas.
  • Las cámaras vienen configuradas en el espacio de trabajo sRGB, el más reducido de todos, perfecto para ver en pantalla y para enviar por internet, aparentemente es el más vistoso, pero precisamente por esto no interesa. La gama de colores es muy pequeña y se pueden perder muchos matices y transiciones. Por eso recomiendo trabajar con Adobe RGB (1998) o con Prophoto si os veis muy seguros.
  • Algunos proponen perfilar la cámara para ampliar su gama de colores. Esto se tiene que hacer bajo unas condiciones de luz concretas, fotografiando una carta de colores. Esto supone que el perfil creado funcionará bajo ese tipo de luz, pero en cuanto se desvíe un mínimo, el perfilado no servirá. Sólo si trabajamos en estudio tiene sentido, pero mientras tanto no es práctico. El fotógrafo, si dispara en RAW, decide el espacio de color más tarde.
  • En el ordenador hay que activar la gestión de color, y la pantalla hay que calibrarla y perfilarla para evitar problemas de visualización. Uno tiene que estar totalmente seguro de lo que ve en la pantalla, sin fiarse de sus ojos, pues el cerebro corrige todas las dominantes.
Los sistemas operativos guardan los perfiles .icc en:
  1. Windows 2000: C:\WinNT\System 32\Spool\Drivers\color
  2. Windows Xp: C:/Windows/System 32/Spool/Drivers/Color
  3. Windows Vista: /C:/Windows/System32/spool/Color
  4. Windows 7:/C:/Windows/System32/spool/drivers/color
  5. Mac: Macintosh HD/Librería/Colorsync/Profiles
  6. Mac OS 9.x: Systems Folder / ColorSync / Profiles
Pero lo más fácil es hacer doble clic en un archivo de perfil y se instala sólo en su carpeta.
Además, si tenemos Photoshop, también están en la siguiente carpeta: C:/Archivos de programa/Archivos comunes/Adobe/Color/Profiles
  • Calibrar y perfilar la pantalla son dos procesos distintos e imprescindibles. Calibrar es ajustar el brillo, el contraste y la temperatura del monitor a través de la botonera del monitor. Perfilar consiste en crear un perfil ICC (International Color Consortium), es decir, ajustar el espacio de trabajo al monitor concreto. Todos sabemos que tenemos que trabajar con tres colores (RGB), pero desconocemos qué rojo, verde y azul son concretamente. La gestión de color los descubre con la creación de una tabla de valores.
  • Este proceso se puede realizar mediante software o mediante hardware. Si se quieren garantías, lo mejor es un calibrador para crear el mejor perfil posible. Interesa comprar el que mejor se adapte al precio del monitor.
  • Hay que activar la gestión de color en Photoshop, para que todo adquiera sentido. EnEdición>Ajustes de color (mayús+ctrl+K) encontramos la siguiente ventana:
ajustes de color II
  • Tengamos en cuenta las opciones de conversión, es decir, pasar de un espacio a otro manteniendo los colores de un manera homogénea pero también hay estudios recientes que demuestran que con espacios de trabajo estándar, el método de conversión siempre va a ser Relativo colorimétrico:
  1. Relativo colorimétrico y Absoluto colorimétrico: equivalen a recortar. Los colores que existen en el nuevo espacio se mantienen y los que quedan fuera se adaptan al tono de color más próximo reproducible en el perfil de salida.
  2. Perceptual: equivale a adaptar a escala. Todos los colores cambian para permitir que se mantengan las relaciones existentes entre ellos.
    1. Saturación: equivale a comprimir. Los colores que existen se mantienen donde están, y el resto se adaptan pero preservando la saturación.
Los más indicados son el Relativo colorimétrico, y el Perceptual en el caso de que haya muchos colores fuera de gama.
  • Una vez que se ha revelado la imagen con un espacio de trabajo apropiado, con el monitor calibrado y perfilado, se tiene que cambiar el perfil para adaptarse a la impresora y al papel con los que se quiera trabajar. Si todo el proceso se ha seguido a rajatabla, el resultado final se adaptará a lo esperado.
  • Muchas veces se utiliza como perfil un espacio de trabajo, normalmente el sRGB, pero supone imprimir con una gama de colores limitada en comparación con lo que puede suponer un buen perfilado. Por supuesto, también depende de la calidad de la impresora con la que se esté trabajando.
Hay dos posibilidades en Photoshop para ver un perfil:
  1. Asignar perfil (Edición>Asignar perfil...) cambia la representación de los colores en una fotografía.Cambia el modo de entender los colores. Realmente sólo es práctica esta opción cuando la fotografía no tiene un espacio de trabajo incrustrado o está mal elegido, como por ejemplo, hay un perfil en vez de un espacio de trabajo.
  2. Convertir en perfil (Edición>Convertir en perfil...) realiza de forma definitiva el cambio partiendo del propósito elegido, intentando desviarse lo menos posible del original. En teoría, el aspecto no cambiará. Esta posibilidad sólo conviene utilizarla cuando se ha terminado de editar la fotografía y se dispone del perfil de la impresora.
  • Como regla general, no se debe editar con un perfil específico, ya sea de la impresora o del monitor, pues todos los cambios que se hagan sólo tendrán sentido con ese dispositivo en ese preciso momento. También puede suceder que salga un aviso acerca de la no coincidencia de perfil, en cuyo caso se debe señalar siempre el perfil incrustrado de la fotografía.
Ballester
Todo lo que os cuento en este artículo son los pasos que sigo para mi trabajo personal cuando quiero imprimir en un laboratorio profesional a grandes tamaños, como 30x40cm, 40x50cm o 90x90, el tamaño más grande al que he impreso una copia de calidad. Tamaños mayores creo que no tienen sentido desde una concepción personal de la fotografía. Además son excesivamente caros. Y llevar a cabo todos los pasos que indico aquí para una sencilla copia de 10x15cm, no es práctico, sobre todo el tema del enfoque.

Resolución de la imagen

La resolución, medida por costumbre en puntos por pulgadas, en pixeles por pulgada, viene del mundo de las imprentas. No tiene ningún sentido cambiar la resolución cuando sólo vamos a ver la imagen en una pantalla. Sólo hay que modificarla cuando la fotografía se va a imprimir.
Como norma general la resolución estándar es 300 ppp, es decir, trescientos pixeles en dos centímetros y medio. Si no sabemos la resolución a la que trabajan en el laboratorio, que puede ir desde 200 hasta 400, pasando por 304 ppp (como me pasó una vez en un laboratorio cuyo nombre no recuerdo) recomiendo trabajar siempre con 300 ppp, algo que no cambia la calidad del archivo pero que es importante por si queremos una tamaño concreto de impresión. Personalmente siempre pongo dicha resolución de origen. En Photoshop voy a Imagen>Tamaño de imagen y desactivo Remuestrar la imagen para cambiar la resolución. En Lightroom voy a Editar>Preferencias>Edición externa y pongo la resolución requerida. También puedo acudir al cuadro Exportar...
Está demostrado que la resolución depende de la distancia de visionado, por ejemplo para que no se distinga el pixel a 16 cm la resolución debería estar a 400 ppp, pero para verlo bien a una distancia de 150 cm bastaría con una resolución de salida de 50 ppp. A una distancia de visionado normal, para la imagen parezca de tono continuo debe tener una resolución mínima de 200 ppp.
Lo ideal sería no tener que cambiar nada, pero hay veces que la resolución nativa no es válida, por eso tenemos que ajustar los parámetros para interpolar.
También es cierto que lo mejor es no interpolar, sacar la fotografía a su tamaño nativo y luego escanear al doble o triple de su tamaño con la máxima calidad.

Enfocar

Este es el último paso que debemos dar para imprimir una copia por afectar a todos los pixeles en sus valores de luminosidad. El enfoque es diferente según el tamaño final. En Lightroom el enfoque no inspira mucha confianza porque siempre es automático y sólo tenemos una opción. Es muy recomendable hacer este paso en Photoshop. El método más efectivo ahora mismo es con Separación de frecuencias:
  1. Generamos una capa nueva a partir de todas las demás (ctrl+mayús+alt+E) y duplicamos esa capa.
  2. Agrupamos estas capas idénticas en un grupo que llamaremos SF. La de arriba será Alta y la de abajo Baja.
  3. A la capa Baja le aplicaremos un desenfoque gaussiano con un radio correcto para este menester,1,5 suele bastar.
  4. Con la capa Alta activa vamos a Imagen>Aplicar imagen y hacemos los siguientes ajustes para una imagen de 16 bits
  5. Pasamos el modo de fusión de esta capa a Luz lineal.
  6. Creamos una capa de ajuste de Brillo/contraste y ampliamos el contraste de la capa Alta, pero afectando solo a esta. Para que sólo afecte a Alta vamos a Capa>Crear máscara de recorte, con la capa de ajuste seleccionada. La opción Usar heredado debe estar marcada.

Resumen

A modo de resumen, el camino a seguir para imprimir una copia con calidad son los siguientes, pero recordando siempre que todos estos pasos tienen sentido a partir de un tamaño considerable, como puede ser un 24x30cm. En caso de hacer copias más pequeñas hay que obviar el enfoque:
  1. Ajustar la gestión de color.
  2. Revelar la fotografía con la máxima calidad posible y la resolución adecuada.
  3. Guardar una copia maestra de la fotografía en formato tiff, con su tamaño nativo. Algunos prefieren guardar una copia a 16 bits con todas sus capas. Cuestión de espacio.
  4. Hacer una copia del archivo maestro, acoplar capas en caso necesario. Cambiar su tamaño y enfocar.
Fuentes: http://altfoto.com/2013/05/preparar-una-copia-para-la-impresion-en-el-laboratorio | http://altfoto.com/2013/06/preparar-una-copia-para-la-impresion-en-el-laboratorio-ii