domingo, 8 de abril de 2018

Conociendo Tandil – La Ciudad


¡Bienvenidos a un nuevo destino! A partir de hoy y por las siguientes seis entregas, exploraremos todos los aspectos y rincones a los que he llegado a conocer en mi visita a la archiconocida, y aunque tal vez no tan bien explorada, Ciudad de Tandil, en pos de justamente, descubrir que acá hay mucho más por recorrer que lo que usualmente se conoce.

Tandil, para los iniciados, es la ciudad cabecera del partido homónimo y está ubicada en el centro de la provincia de Buenos Aires, en el centro-este de la Argentina, sobre las sierras del sistema de Tandilia. Ésta fue fundada por el Brigadier General Martín Rodríguez, gobernador de la provincia de Buenos Aires, en 1823, con el nombre de Fuerte Independencia.

Su población inicial fue de 400 habitantes y debió soportar el asedio permanente de los indígenas, que trataron de impedir la consolidación del poblado.​ Es una ciudad con clima templado, con temperaturas medias de 13.7°C, y que cuenta con un núcleo urbano actual dividido en unos 34 barrios.


La economía de Tandil está basada principalmente en la agricultura, la ganadería, el turismo —que ha tenido un importante crecimiento en los últimos años, especialmente en el período vacacional que corresponde con la celebración de la Semana Santa, en donde como ya mostraré oportunamente, se desarrolla la liturgia alusiva a la fecha—, y la actividad minera —que está siendo cuestionada por organizaciones ecologistas—. Recientemente también se han instalado, entre otras, varias empresas de desarrollo de software, a medida que crece su novísimo polo tecnológico.


Sobre el nombre de Tandil, la historia más conocida es la que relata que el origen se debe a la denominación dada a un cacique indígena que habitaba en la zona. Sin embargo, también se sostiene que había un río que tenía ese nombre. Probablemente el topónimo proceda de la desaparecida lengua de los tehuelches septentrionales y significaría lo más alto, en relación al llano y bajo terreno que circunda a las pequeñas sierras de Tandilia). A su vez, algunos estudiosos hacen un estudio de los vocablos mapuches, donde lil, que podría ser una deformación de dil, equivale a "roca" o "peñasco". En cuanto a tan se dice que deriva de thaun, que significa "latir" según la segunda etimología —menos probable— Tandil significaría entonces "piedra que late" en obvia referencia a la característica Piedra Movediza, de la cual también oportunamente daremos cuenta.

Hoy, en éste primer acercamiento, caminaremos las calles céntricas y barriales, reconociendo desde los clásicos edificios del centro cívico, (Con una visita interna al Palacio Municipal incluída), así como el interior de la casa mas antigua que aún se mantiene en pié y en la cual funciona “Época de Quesos”, un despacho de justamente, quesos y embutidos, (No olvidemos que Tandil es la denominada “Capital del Salamín”), con un restaurante dividido entre los ambientes de la casa, patio incluído.

El recorrido continúa por el centro comercial, deviniendo poco a poco en la periferia cercana, y finalizando con las vistas generales del centro y los barrios circundantes, que tuve desde las alturas del Parque Independencia, del cual también, oportunamente llegará el momento de hablar de él.

¡A disfrutar!



La próxima semana, nos sumergimos en los pequeños detalles que Tandil tiene para deleitarnos

No hay comentarios:

Publicar un comentario