domingo, 23 de enero de 2011

Se estrenó la remake de “El Avispón Verde”

Este viernes las calles se tiñen de verde.

Literalmente, porque el estreno de “The Green Hornet” (“El avispón verde”), película que adapta la serie televisiva que en su día co-protagonizara Bruce Lee, viene acompañada de una campaña publicitaria en la que algunos de los anuncios proyectan sobre la propia calle el título de la película. Y aún hay más.

Algunas de las marquesinas de la compañía JC Decaux donde se exhibe el cartel anunciador de “The Green Hornet” van a llamar la atención de los viandantes.

Como parte de la campaña publicitaria ideada por la agencia OMD para esta espectacular película algunas ciudades españolas contarán con marquesinas que mediante un sistema de iluminación proyectarán sobre el suelo el emblema característico del superhéroe que da título a la película. Además, al atardecer se encenderán los faros de Black Beauty, el polifacético vehículo a bordo del que la pareja protagonista combate el crimen haciéndose pasar ellos mismos por villanos.

La misma, dirigida por el francés Michel Gondry, retoma en clave de comedia el personaje televisivo de los 60 procedente de los seriales radiofónicos, y que en la pequeña pantalla estaba acompañado por su fiel Kato, interpretado por el legendario actor Bruce Lee.

Junto a Seth Rogen (“¿Hacemos una porno?”, “Salidos de cuentas”") como el heredero de un imperio mediático metido a combatiente contra el crimen y Jay Chou (“Kung Fu Basket”) como su ayudante, completan el reparto Cameron Díaz como la eficiente secretaria y Christophe Waltz, el coronel Landa de “Malditos bastardos“, el último trabajo de Quentin Tarantino, que como no podía ser de otro modo aquí también es el villano.

Procedente del mundo del video-clip, con asombrosos trabajos como los que podéis ver a continuación sobre música de Chemical Brothers

el director, Michel Gondry, se atreve con un filme del últimamente omnipresente género de superhéroes, adentrándose en las 3D, tras anteriores films como “Rebobine por favor“, “La ciencia del sueño” y “Olvídate de mi” y sobre todo tras su mencionada larga carrera como reputado director de excelentes video-clips en los que plasma su particular forma de jugar con los efectos visuales no digitales y con los que a buen seguro sorprenderá en “The Green Hornet”.

 

“The Green Hornet”, aunque más bien zángano y mejor todavía desteñido

The Green Hornet e1295211263135 “The Green Hornet”, aunque más bien zángano y mejor todavía desteñido

Parece que se está convirtiendo en una máxima a tener en cuenta el hecho de que cuanto mayor es la cantidad de dinero invertida en la promoción de una película, inversamente proporcional es su calidad artística porque pareciera que el aguijón de “The Green Hornet”, se hubiera pinchado a sí mismo, desinflándose minuto a minuto.

Basada en un serial readiofónico convertido en cómic, en serie cinematográfica y después televisiva en los años sesenta, que precisamente sirviera como vehículo para popularizar a Bruce Lee en el mercado estadounidense y por extensión a favorecer un mayor protagonismo de su personaje, Kato, el principal problema de esta versión dirigida por Michel Gondry es, precisamente, que todos los personajes tienen mucho más carisma, interés y personalidad que su protagonista: Britt Reid/Green Hornet (Seth Rogen).

Pocas dudas me caben sobre la responsabilidad de esta carencia, que recae en el mismo actor que lo personifica, Seth Rogen, que es también uno de los guionistas de la película junto a Evan Goldberg. Como equipo no consiguen dotar a esta (que espero sea única) aventura cinematográfica de otro millonario excéntrico, de una línea de acción que desarrolle un incremento de la atención por parte del espectador, sino todo lo contrario. Individualmente, el actor, tampoco consigue dotar de una mínima simpatía que permita crear una empatía con su personaje, sino, justamente, todo lo opuesto, convirtiéndole en un insoportable cretino.

Tampoco es justo echar balones fuera con el objetivo de librar de toda culpa al creador de filmes como “Eternal Sunshine of the Spotless Mind”, viedoclips como Bachelorette para Björk, o anuncios de publicidad como el de Smirnoff para el que inventara el plano de tiempo congelado —-errónea y absurdamente atribuido a “Matrix”. Este creador audiovisual, capaz de generar una correspondencia entre los lenguajes de la animación, la publicidad, el videoclip y el cine, decide acotar esa imaginería visual que a tantos nos fascina a cuatro breves y marcadas secuencias, como los prodigiosos momentos en los que Kato (Jay Chuo) entra en acción, la secuencia del restaurante en la que Green Hornet recompone lo que el espectador ya tiene más que claro, y la secuencia de créditos finales, única justificación para utilizar el 3D —-absolutamente desaprovechado e innecesario en el resto de la película.

jay chou as kato in the green hornet 2011 “The Green Hornet”, aunque más bien zángano y mejor todavía desteñido

Los mejores y más divertidos momentos de “The Green Hornet” —-que los tiene—- se encuentran en la presentación de todos y cada uno de los personajes secundarios, como la de Chudnofsky, espléndido Christoph Waltz que apenas puede volver a mostrar el encanto de su personaje en le resto de la película; o la de Lenore Cas, maravillosa Cameron Diaz, capaz de ser inteligente e ingenua en el mismo plano; y, sobre todo, la de Kato, impresionante Jay Chou, auténtico protagonista de la película y único personaje, junto al de Cameron Diaz, que motiva para no abandonar la proyección y del que más que una secuela, sería deseable abordaran un spin off de su personaje.

A pesar de que la película tenga un buen comienzo, estos tres clavos ardientes sirven para soportar la impertinencia de Britt Reid/Green Hornet que, finalmente, consigue iniciar una vertiginosa línea descendente que precipita hacia el más absoluto aburrimiento al más entregado de los espectadores.

Fuentes: http://www.gizmodo.es/2011/01/14/the-green-hornet-tine-las-calles-de-verde.html - http://extracine.com/2011/01/critica-the-green-hornet

No hay comentarios:

Publicar un comentario