martes, 29 de marzo de 2011

El misterio arqueológico de la cerveza

Casi desde que el hombre empezó a caminar sobre la faz de la Tierra ha tenido la posibilidad de deleitarse con ese elixir etílico al que llamamos cerveza. La elaboración de la cerveza tiene una historia que data de hace varios miles de años, pero hasta la fecha nadie sabe a ciencia cierta cuál fue la primera civilización en preparar —y disfrutar— de la primer cerveza.

La antropóloga Christine Harstorf de la UK Berkeley habló de esto recientemente en una plática en la Universidad de Nueva York. La cerveza es encontrada a través de toda la historia humana e incluso la prehistoria, pero llegar a conocer sus orígenes ha sido algo por demás difícil. Es posible incluso que los primeros humanos estuvieran haciendo cerveza alrededor de las primeras fogatas y asentamientos, aunque de momento no hay mucha evidencia de que esto sea cierto. Aún así muchos expertos se aventuran a decir que la cerveza nació casi junto con el desarrollo de la cocción y cocina, hace unos 250,000 años.

La primera vez que la cerveza se deja ver en la historia es hace unos 4000 años cuando es mencionada por los sumerios en la antigua Mesopotamia, quienes comerciaban con ella e hicieron registros de su compra venta en antiguas tablillas de arcilla. 2,200 años después los mismos sumerios —una civilización longeva— nos regalan en otra tablilla cuneiforme una oda a la diosa de la cerveza Ninkasi que dice algo como: “Ninkasi, tú eres el que derrama la cerveza filtrada de la vasija colectora  que es [como] el cauce de los ríos Tigris y Eufrates”.

El solo hecho de que los sumerios tuvieran una diosa de la cerveza nos habla de la importancia de la misma en su civilización, de hecho Harstorf sugiere que como Ninkasi era una diosa, probablemente la elaboración de cerveza era una actividad tradicionalmente femenina en la cultura sumeria.

Ellos no fueron la única cultura que hizo de esta bebida algo importante, la cultura egipcia también hizo lo propio. Crearon verdaderas fábricas de cerveza de un tamaño considerable y dejando incluso recetas que algunas cerveceras han recreado hoy en día —después de algunos miles de años—.

Aunque bien, estos ejemplos se quedan lejos a lo que los chinos del neolítico preferían. Ellos tomaban una bebida fermentada de arroz, miel y fruta (normalmente frutos del majuelo y/o uvas). Esto era tecnicamente un híbrido entre una cerveza, un vino y sake; pero seguramente después de dos o tres vasos eso es lo que menos les importaba.

¿Y por que ha jugado un papel tan importante la cerveza durante el desarrollo de la humanidad? ¿Por qué sobrevivió tanto tiempo? Scientific American nos explica los argumentos de la antropóloga Harstorf:

Es una bebida para socializar, ciertamente, lo que contribuye a su popularidad actual. Pero quizás eran de igual importancia en el pasado sus beneficios para la salud, su aporte nutricional y su importancia como una bebida purificada en lugares en los que el suministro de agua no era seguro. Además de eso, la cerveza es relativamente fácil de preparar y puede hacerse prácticamente de cualquier cosa, solo se necesita agua, calor para cocinar  y algún tipo de carbohidrato además de las enzimas y la levadura que son abundantes en la naturaleza.

De hecho, algunas teorías apuntan que los primeros cultivos que hubo no se hicieron para poder cocinar panes, sino para hacer cerveza. Para terminar Harstorf nos dice una razón por la que ella cree que la cerveza se ha mantenido por tanto tiempo:

Es demasiado fácil de hacer. Cuando las personas empezaron a usar el fuego y cocinar probablemente empezaron a hacer cerveza.

Así que la cerveza es un misterio arqueológico vigente hasta nuestros días, quizás mucho más antiguo de lo que creemos. La próxima vez que tomes una cerveza puedes decir que no te estás alcoholizando, simplemente estás reviviendo la historia —y la prehistoria—. ¡Salud!

Fuente: http://alt1040.com/2011/03/el-misterio-arqueologico-de-la-cerveza

No hay comentarios:

Publicar un comentario