jueves, 13 de noviembre de 2014

Consejos para planear tu primera exposición

Exponer por primera vez puede resultar intimidante o un quebradero de cabeza para más de uno.
foto: Z33 art centre, Hasselt
foto: Z33 art centre, Hasselt
Por norma general, hay un momento en el que todo fotógrafo, tanto amateur como profesional, decide que es el momento de tratar de hacer llegar a más gente su obra por medio de una exposición en algún lugar de su ciudad. Desde la experiencia personal puedo decir que la preparación, a la par que satisfactoria, puede resultar un poco abrumante en todo el proceso de producción. Por ello, en el artículo de hoy os daré un paseo por todo lo que aprendí cuando expuse por primera vez.

1. Presupuesto

Como en todo, la cantidad de dinero que puedes invertir en esto influirá en gran medida en las opciones que tienes abiertas: a todos nos gustaría imprimir nuestras imágenes a tamaño A0 y enmarcarlas, pero probablemente se saldrán de un presupuesto ajustado. Asimismo, tienes que tener en cuenta todos los gastos que pueden producirse: muchos sitios cobran comisión o una tarifa exposición, tendrás que gastarte dinero en impresiones, en enmarcar, en promoción, en cátering… Ten en cuenta todos los posibles gastos y cuenta con ellos desde un principio.
primera-exposicion-7

2. Busca un buen sitio

Galería, pequeña cafetería o cualquier otro tipo de local son tus principales opciones. Tienes que tener en cuenta que las galerías funcionan de manera muy distinta al resto de locales, ya que su trabajo es ése, seleccionar artistas, y exponerlos, obteniendo su parte de beneficio. Por norma general, las galerías seleccionan a los artistas por porfolio, dejando claras sus condiciones: si se hará un pago previo por montar la exposición o si cobrarán al artista una comisión en función de las ventas de la exposición. La comisión puede variar enormemente, ya que depende directamente del proceso y cuánto se involucre la galería con el artista, así como pueden imponer condiciones que no puedas cubrir. Eneste artículo explican detalladamente la manera de funcionar que tienen las galerías.
Por su parte, en otro tipo de locales los acuerdos suelen ser más flexibles, siendo el evento entendido como algo beneficiario para las dos partes. Lo importante es que, expongas donde expongas, dejes claras las condiciones y otras cuestiones importantes, como pueden ser la duración de la exposición, el lugar donde expondrás, el tipo de iluminación, la manera de colgar los cuadros, cuándo se montará la exposición… Todas estas cosas pueden parecer tonterías, pero es importante tenerlos en cuenta mientras se negocia ya que pueden desmontarte las ideas que tenías en mente.
Lauba House
Lauba House

3. Impresión de las imágenes

Una vez tienes claras las fotografías que quieres exponer, deberías darte un paseo por diferentes imprentas y ver cuáles son sus tarifas. Ten en cuenta que el tamaño de tus fotografías depende directamente del lugar donde vas a exponer: no es lo mismo un pequeño bar con varias mesas amontonadas en el que te ceden una pequeña parte que una galería de amplias paredes blancas solo para ti, así que pasa una tarde midiendo el espacio que tienes para controlar bien la disposición. Asimismo, tienes que tener en cuenta la visibilidad de tus imágenes: si el público puede moverse fácilmente y acercarse a ella puedes aprovechar formatos pequeños de impresión, si las tendrán que mirar de lejos es bastante probable que tengas que imprimir en grandes formatos. En este momento también deberías ir pidiendo presupuestos en tiendas de enmarcación o ir planteándote si prefieres que tus imágenes no tengan marcos e imprimirlas en formatos más sólidos. Cuida este detalle ya que la estética importa y dará mejor o peor impresión a tus potenciales compradores. No te olvides de incluir en este apartado otras cosas como tarjetas de presentación, vinilos y carterlería de la exposición con el nombre de la obra y el precio, flyers, etc.
foto: Pkabz
foto: Pkabz

4. Promoción y evento

Si en el lugar donde expones te permiten hacer una pequeña inauguración deberías cuidar mucho el evento, ya que es el momento donde podrás hablar con gente ajena a ti. Por norma general, es necesario que diseñes o encargues algún cartel para anunciarla y poder llegar a más gente, repártelos por locales de la zona y mueve la noticia por Internet. También es muy importante que tengas unas tarjetas personales cuidadas y bonitas que dejar en el local mientras dure la exposición, ya que es tu principal carta de presentación y la manera que tendrán tus clientes de contactar contigo. Asimismo, ten en cuenta otras cuestiones logísticas como si puedes o te interesa organizar un pequeño cátering para el evento o servir algún tipo de bebida para quien asista, ya que tendrás que prepararlo con antelación.
foto: jorge zapico
foto: jorge zapico

 

5. Montaje

Ya que habrás acordado todo esto de antemano, procura tener todo preparado con tiempo de antelación: cuanto antes lo tengas, antes te quedarás tranquilo y más promoción podrás darle si tienes los carteles y tarjetas impresos. Los días previos al montaje haz un esquema mental del orden y la forma en la que quieres colocar tus imágenes, ya que te facilitará en gran medida el trabajo. Ya no te queda nada más que disfrutar de la exposición y relacionarte con la gente que asista al evento.
foto: Z33 art centre, Hasselt
foto: Z33 art centre, Hasselt
Fuente: http://altfoto.com/2014/07/consejos-primera-exposicion


















No hay comentarios:

Publicar un comentario