domingo, 1 de noviembre de 2015

Paseando por Corrientes – Los Vecinos

Habiendo conocido cada detalle de la ciudad, hoy, nos dedicaremos a conocer más sobre los moradores de la capital correntina.

La Ciudad de Corrientes, fue fundada por Juan Torres de Vera y Aragón el 3 de abril de 1588, con el nombre de Ciudad de Vera, según su acta fundacional: “… Fundo y asiento y pueblo la ciudad de Vera, en el sitio que llaman las Siete Corrientes, provincia del Paraná el el Tape…

"Siete Corrientes" hace referencia a la geografía costera, marcada por siete "puntas" o penínsulas que sobresalen en el río y que generan fuertes corrientes de agua. Un siglo después de la fundación, se la nombra San Juan de Vera de las Siete Corrientes, debido a San Juan Bautista, que fue uno de los santos escogidos por los fundadores para proteger a la ciudad.

Pensada como escala entre Asunción y Buenos Aires, para dotar de mejor respaldo a la colonización de las tierras que se extienden entre el río de la Plata y el Paraguay, se escogió para su ubicación el puerto natural provocado por el cambio de recorrido del Paraná, cuyo curso vira hacia el sur en ese punto.

En la década de 1620 la ciudad ya contaba con una población total de unos 200 o 300 habitantes.
Los fundantes del asentamiento hablaban guaraní y castellano, en ese orden de preferencia. Las familias españolas que llegaron a partir del tercer año de la fundación adquirieron bien pronto el guaraní, y mestizos y con más razón sus mismos hijos, ya nacidos aquí, que fueron bilingües desde la infancia. Estos elementos étnicos y lingüísticos son formativos de la primitiva sociedad correntina. Como resultado de la fusión de españoles y de indios, aparece en la población modalidades y rasgos que distinguen a la sociedad, se hablaban indistintamente dos idiomas: Castellano y Guaraní.

En idioma guaraní se conoce a la Ciudad de Corrientes, y por extensión a la provincia, con el nombre Taragüí. El historiador Manuel Florencio Mantilla fue el primero en realizar una interpretación de este vocablo, al decir que provenía de la unión de dos voces: tava (pueblo o ciudad) y agüi (cercano o vecino). De esta manera los guaraníes que vivían próximo al asentamiento español llamaban al incipiente poblado ajeno a los suyos. Conforme la documentación de la época jesuítica obrante en el Archivo Histórico de la Provincia de Corrientes, los guaraníes discriminaban como Taragüí a toda población cercana a la suya que no fuese guaraní y le sumaban un calificativo distintivo en referencia a plantas, árboles o animales. De esta manera, el asentamiento español que luego sería la ciudad de Corrientes fue denominado por los guaraníes como Teyú Taragüí, siendo este último agregado equivalente a "lagartija"…

Hacé click sobre las fotos para verlas mas grandes.
También podés verlas directamente desde Picasa.

La semana que viene, paseamos por los espacios verdes de la capital correntina, desde sus plazas y parques




No hay comentarios:

Publicar un comentario