domingo, 24 de enero de 2016

Recorriendo la Ruta Jesuítica - Jesús de Tavarangué

Iniciamos nuestro recorrido por todas las reducciones jesuíticas protegidas por la UNESCO, en Santísima Trinidad de Paraná. Hoy, concluimos la visita a Paraguay con el segundo destino. También desde Itapúa, muy cerquita, encontraremos las ruinas de Jesús de Tavarangué.

Pero antes de dar paso al eje central del paseo de hoy, quisiera compartir con ustedes algunas vistas de las sinuosas rutas y caminos del departamento de Itapúa, desde Encarnación, pasando por Santísima Trinidad de Paraná y hasta Jesús de Tavarangué, haciendo un alto en el magnífico Hotel Tirol.


Porque el camino, siempre es parte del destino.


Hacé click sobre las fotos para verlas mas grandes.
También podés verlas directamente desde Picasa.

La misión jesuítica guaraní de Jesús de Tavarangüé fue fundada en 1685 a orillas del río Monday, por el jesuita Gerónimo Delfín, aunque el asentamiento tuvo que mudarse varias veces por la hostilidad de los brasileños que los atacaban y llevaban como esclavos, hasta llegar a lo que hoy queda a 38 km de la ciudad de Encarnación. Llegó a tener cerca de 3000 habitantes para 1750.


En esta misión se comenzó a construir una de las iglesias más grandes de la época, que tuvo que dejarse sin concluir por la expulsión de los jesuitas en 1768 por parte de Carlos III de España.

Las ruinas de estas misiones religiosas reflejan una forma de vida y de educación marcadas por un estilo singular. Se redescubrió casi dos siglos después, declarándose Patrimonio de la Humanidad por parte de la UNESCO en 1993.

Hacé click sobre las fotos para verlas mas grandes.
También podés verlas directamente desde Picasa.

El destino me sorprendería gratamente, llevándome en este mismo viaje de vuelta a Paraguay, pero eso, lo dejo para mas adelante…

La semana que viene, nos volvemos a Argentina, en búsqueda de nuestro próximo destino jesuítico: Las ruinas de Santa Ana.



No hay comentarios:

Publicar un comentario