domingo, 5 de febrero de 2017

Fin de gira: Mi segunda visita a Bahía Blanca

Finalizado el recorrido por Los museos de Ingeniero White, y luego del reparador descanso, el último día de recorrido arrancó bien temprano. Restaba visitar el Parque de la Independencia, el mirador de la barranca, y el Museo "El Histórico", antes de enfilar hacia el aeropuerto, y eso es justamente lo que les traigo en esta edición.

El Parque de la Independencia: Un gran punto verde que en mi anterior visita no llegué a recorrer. En este espacio, cada fin de semana, pasillos y puestos repletos de gente marcan una constante en la conocida Feria de la Ciudad. La concurrencia es masiva, desde adultos con sus mascotas hasta jóvenes aprovechan el fin de semana para dar unas vueltas al aire libre y hacer compras. Al haber ido ni bien iniciaba la jornada, pude ver como empezaban a armar los puestos en una de las calles, pero no mucho mas. Tampoco me interesé demasiado en esto… Es feria, como cualquier otra en definitiva, y el día aún deparaba sorpresas. Las calles de este parque además, suelen utilizarse por las academias de conducción. Un dato no menor, es que podemos apreciar en el paseo, toda la infraestructura desmantelada del antiguo zoo de Bahía Blanca. Gran parte de la fauna que lo habitaba fue trasladada al zoo de América, por lo que definiría esta ciudad como un lugar a visitar, en un futuro no muy lejano…

El mirador de la Barranca: En el punto mas alto de la ciudad de Bahía Blanca puede tenerse acceso a una vista espectacular de gran parte de la ciudad. Este mirador está justamente sobre una barranca que forma parte del trazado vial, en la Avenida Cabrera. Lo curioso de esta barranca además, es que alberga la unica colonia urbana de loros barranqueros del mundo… Ni mas ni menos! Tan polémica como famosa mundialmente, es indiscutible su importancia en la conformación de la identidad de esta localidad.

El Museo "El Histórico": Tradicional esquina donde oportunamente supo haber un bar, y que gracias a la obsesión de coleccionista del mundo de su dueño, se fue transformando en un pequeño Rocsen Bahiense. Objetos históricos y curiosidades de la época fundacional y hasta nuestros días, se dan cita en torno al único “Parque 3D”: Las estaciones de fotografía estereoscópica, son verdaderas máquinas del tiempo del 1900. Todo este universo maravilloso se da cita en la calle Italia 19, y sí que vale la pena invertir unas horas en él!

Ahora sí, sin mas, las fotos de hoy, en la despedida de este maravilloso recorrido…




La vuelta, ya se las mostré junto con la ida, en el primer post de esta serie, así que por ahora, me despido… Hasta el próximo viaje!

(O también podés volver al inicio de esta travesía, desde acá)

No hay comentarios:

Publicar un comentario