domingo, 3 de diciembre de 2017

San Juan natural: Desde Calingasta hasta el Barreal Blanco

En la primera parte de este circuito, descubrimos parte del oeste sanjuanino, desde Talacasto hasta Calingasta. Hoy, continuamos descubriendo los tesoros de la región, recorriendo desde Calingasta, hasta el Barreal Blanco de la Pampa del Leoncito.

Continuamos desde la cabecera del departamento, por la ruta 149, hacia el sur, bordeando el Rio de Los Patos, y haciendo una primera parada a poco de pasar las Ruinas de Hilario, próximas a Tamberías, en el Cerro Alcázar, una formación rocosa de 1600 m. de altitud, la cual constituye un monumento natural que la imaginación asocia con el histórico "Alcazar de Sevilla".

El camino sigue proponiendo postales maravillosas, únicamente interrumpidas por las pequeñas poblaciones y asentamientos rurales. La mayoría conserva gran parte de su añeja edificación de adobe. Al poco andar se encuentran las Ruinas de Hilario que datan de la época de Sarmiento (año 1864) donde se encuentran un conjunto de puertas y ventanas con forma ojival, chimeneas, bocas de túneles y paredes de sólidos adobes que emergen a la vera del camino, testimonio de las primeras fundiciones metalíferas del departamento.

Poco mas adelante, al pasar Sorocayense, hacemos un alto en Villa Pituil, Barreal, mitad para aprovisionarnos para el almuerzo, y mitad para disfrutar de una vista increíble en el mismísimo borde del pueblo: A la vera del Rio de Los Patos, tendríamos una de las panorámicas cordilleranas mas increíbles de la jornada, cubriendo principalmente todos los cerros, desde el Aconcagua, hasta La Totora. Increíble!

Y todavía había más por recorrer… Al final de este tramo, nos aguardaba el Barreal Blanco de la Pampa del Leoncito.

La planicie se encuentra en el lateral del camino que une la localidad de Barreal, con el Parque nacional El Leoncito. El Barreal Blanco es una seca planicie perfectamente lisa de alrededor de 10 km de largo por 3 de ancho, creada a partir de la evaporación de una cuenca lacustre reciente, del Holoceno, siendo el color de los sedimentos superficiales blanquecino, por corresponder a limos y arcillas de cementación salina.

Por fuera de los límites de la "Pampa" la flora típica está constituida por arbustos y pastizales propios de la ecorregión monte de sierras y bolsones, que desaparecen en su interior, dejando una superficie compacta, con resquebrajaduras poligonales y carente de toda vegetación.

El clima de la zona es mayormente seco, siendo la característica predominante del clima, los vientos, que en algunos casos llegan a ráfagas de hasta 100 km/h, Aunque ocasionalmente, la "pampa" se cubre totalmente de agua, producto de las lluvias torrenciales que se suman al escurrimiento proveniente de la Sierra del Tontal, límite oriental de la planicie.​

Las características del terreno y la casi constante presencia de viento sostenido resultan especialmente aptas para la práctica de carrovelismo (carro vela o windcar), deporte no convencional que consiste en el desplazamiento en carros bajos, generalmente de 3 ruedas, impulsados por el viento que actúa sobre una vela, similar a las que se utilizan en algunos deportes náuticos. Estos pequeños carros, cuya estructura principal se encuentra a pocos centímetros del piso, adquieren velocidades superiores a los 120 km/h.

Pero no nos adelantemos. Ya tendría oportunidad de experimentar esta práctica en un futuro no muy lejano, en la vecina provincia de La Rioja…



La semana que viene, concluimos este paseo, internándonos en el Parque Nacional El Leoncito


No hay comentarios:

Publicar un comentario