domingo, 23 de junio de 2019

Recorriendo la Quebrada de Humahuaca

El poblado de Purmamarca obviamente por cercanía e influencia, me dio pié para seguir explorando las maravillas de la provincia de Jujuy, y el paso siguiente en el recorrido como era de esperarse, fue la maravillosa Quebrada de Humahuaca.

La quebrada está recorrida por el río Grande, subafluente del río Paraguay, el cual la ruta bordea incesantemente en toda su extensión. Pertenece a la subregión de la Cordillera Oriental, y se encuentra limitada por dos cordones: el occidental y el oriental, presentando un marcado rumbo norte-sur, siendo cada vez mayor la altura hacia el norte. Por esto se la considera una vía de acceso natural hacia el Altiplano, función con la que fue utilizada desde tiempos precolombinos.

Las condiciones climáticas de la región, hacen que el final del invierno, fresco y seco, sea la estación ideal para visitarla.

Por su extremo sur, la Quebrada de Humahuaca desciende en altitud y se relaciona a través de valles intermedios, como el de Lerma, con la Quebrada del Toro que desciende desde el Oeste (es decir desde el Altiplano) y con los también célebres Valles Calchaquíes.

La versión más aceptada para el nombre Humahuaca refiere al autoetnónimo de la etnia Omaguaca que habitaba la región. La autodenominación de tal etnia aún es de difícil verificación, aunque tradicionalmente se relaciona con el conjunto arawak; se trataría de una posible mutación fonémica de arawak ya que, en efecto, la etnia omaguaca fue el producto de una mixogénesis que incluyó a los chané —la parcialidad arawak más meridional— con los lickanantai, chichas y paziocas (o "calchaquies").

Una segunda versión atribuye el nombre al idioma quechua en la forma: uma waka, dándole el significado de "cabeza" (uma) y "tesoro". No obstante, se observa que la denominación huaca (de waka, "lugar sagrado") para tesoro es posthispánica en la región.

También existe otro significado de Humahuaca: "cabeza" (huma) y "llorar" (waqay); por ende la traducción indicaría "cabeza que llora". Algunos historiadores sostienen que el nombre hace referencia al lugar de enterratorios de cabezas o sepulcro de cabezas destacadas.

Ahora sí, a recorrer este ícono de nuestro patrimonio natural, inmortalizado por María Elena Walsh, desde su canción infantil “La Vaca Estudiosa”.



La próxima semana, nos detenemos en gran parte de los puntos destacados a lo largo de la Quebrada de Humahuaca, en nuestro viaje hacia el norte…






No hay comentarios:

Publicar un comentario