jueves, 26 de mayo de 2011

Roy McGrath Trio: Música para el alma

El saxofonista sanjuanero propone el jazz como herramienta para mejorar nuestro estilo de vida

McGrath se presenta los viernes en el Café de la Princesa, en el Paseo de la Princesa del Viejo San Juan con su trío, que integran también el bajista Trey Boudreaux y el baterista Gustavo Cortiñas. (Suministrada)

 

Ni sus padres, ni sus abuelos ni sus tatarabuelos tocaban algún instrumento. Pero la pasión que Roy McGrath siente por la música, especialmente por el jazz, lo ha convencido de que ese es su camino.

No solo eso. Considera que la música es uno de los oficios más puros que existe, capaz de motivar a las personas a ser mejores seres humanos.

“Manifiesto mi vida a través de mi música. Eso es lo único que sé y lo único que puedo dar a los demás”, dice con humildad el joven saxofonista.

“La música buena alegra al ser humano y el jazz comunica mensajes muy difíciles de transmitir oralmente debido a la naturaleza sentimental de la música. ¿Has tratado de comunicarle a alguien lo mucho que le amas? ¿O lo increíblemente enfadado o decepcionado que estás con alguien? Para mí la música comunica eso mejor que cualquier cosa”, sostiene.

McGrath ya ha hecho su aportación a ese renglón de “música buena que alegra el alma”. Su primer CD, “Long Shot”, grabado junto al bajista Trey Boudreaux y el baterista Gustavo Cortiñas, es una sólida colección de temas interpretados con profesionalismo, blues feeling y notable empatía entre los músicos.

Aunque incluye un par de standards, tales como ‘Footprints’ (de Wayne Shorter) o una breve pero sustanciosa versión en vals de ‘A Child is Born’ (de Thad Jones), son sus propias composiciones las que sobresalen: ‘BYOB’, ‘Mr. Chow’ y ‘Peaches’. Todas muestran su lado bluesero, así como un sonido ligero y agradable en el saxo tenor que recuerda por momentos a Joe Henderson o a Rick Margitza.

El músico, nacido en San Juan, lamenta la falta de sinceridad y amor al prójimo que predominan, “tanta corrupción, destrucción, falta de amor y odio hacia los que te rodean”, dice.

“Pues no quiero compartir ese estilo de vida”, sostiene. “Y me he dedicado a tratar de mejorarme como persona. Me he alejado de todo lo que he considerado malo para la sociedad y para el amor a la comunidad. El jazz es mi forma de comunicar todo esto y más. A través de la música expreso mi cariño hacia la vida y la tristeza ante el estado de la humanidad. Dudo que esto se puede ver claramente manifestado en mi música, pero sé que cuando escucho mis improvisaciones sé lo que estaba pensando y la emoción que estaba tratando de comunicar”.

“Entre mis ídolos del saxofón se encuentran Mark Tuner y el orgullo puertorriqueño Miguel Zenón”, dice McGrath. “Les tengo una gran admiración, más por su estilo de vida que por su música”.

El joven saxofonista dice estar muy agradecido del profesor Julio Suárez, del Colegio San José en Río Piedras, y de Tony Dagradi, su primer maestro de saxofón en la Universidad de Loyola en Nueva Orleáns. E igualmente de los músicos que lo acompañan en el ábum, el baterista Cortiñas (“uno de mis mejores amigos”) y el bajista Boudreaux (quien “aprendió aproximadamente 20 canciones en tres días” para poder unirse a la grabación, ante la ausencia repentina del bajista original).

Amante de la música clásica, especialmente Debussy y Mahler, McGrath se declara “fanático de la salsa. Lo que es La Sonora Ponceña, El Gran Combo y Héctor Lavoe...”.

“Pero mi primer disco de jazz fue el clásico ‘Kind of Blue’ de Miles Davis, comprado en Borders de Plaza Las Américas ¡porque era el disco de jazz más barato! Lo estaban vendiendo por $5 y yo sabía que Miles era un icono del jazz, así que lo compré”.

Veterano de algunos de los clubes de jazz más famosos de Nueva Orleáns -como Tipitinas-, en los que tocaba durante sus años de estudio en Loyola, McGrath se presenta todos los viernes hasta el 3 de junio en el Café de la Princesa, en el Paseo de la Princesa, en el Viejo San Juan.

Allí se puede obtener su CD “Long Shot”, así como en cdbaby.com o en su página web, roymcgrath.com.

Fuente: http://www.elnuevodia.com/musicaparaelalma-974783.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario