domingo, 7 de julio de 2019

Caminando por las callecitas de Humahuaca

Así como en las ediciones anteriores, de la Quebrada de Humahuaca desarrollamos la visita en dos mitades, recorriendo sus generalidades y deteniéndonos en sus particularidades, en esta oportunidad haré lo mismo desde su localidad cabecera: Humahuaca, centrándonos hoy en sus generalidades.

La localidad está ubicada a lo largo de la Ruta Nacional 9, al norte de San Salvador de Jujuy, a 2.939 msnm; y está organizada con una Municipalidad y diferentes centros vecinales. Hhasta finales del siglo XIX fue uno de los más importantes centros comerciales coloniales del antiguo camino al Alto Perú. En ella se destacan sus calles angostas y empedradas, dignas de recorrer a pie, con sus casas bajas de adobe, conservando su fisonomía histórica.

Su nombre deriva del nombre de una nación de pobladores originarios que habitaron la región: Los Omaguacas. Aunque también hay una leyenda que hace referencia a la Cabeza que llora (Humahuacac). El Dr. Horacio Carrillo manifiesta que el nombre hace referencia al lugar de enterratorios de cabezas, o sepulcro de principales cabezas destacadas.

Entre los siglos XVII y XVII la importancia del pueblo de Humahuaca fue creciendo, por su lugar estratégico, por obra de sus encomenderos y corregidores, y por sus esclarecidos Cura Párrocos.

Los obispos del Tucumán hacían sus paradas obligadas en Humahuaca, camino de su Diócesis, visitando canónicamente la parroquia y dejando sabias disposiciones de sus actas. A principios del siglo XVIII, Humahuaca gozaba de esplendor y actividad, tenía un total de 199 indios feudarios, y comprendía un total de 1.400 personas, que con españoles, indios libres, negros, mestizos zambos se llegaría quizás a los 1.600 habitantes, con toda seguridad.

Humahuaca era considerada en todo el Tucumán, el más grande pueblo y el de mayor vida económica. Era un centro obligado de descanso y reabastecimiento y asiento de los Gobernadores de la Puna.

Ya en el siglo XIX, Humahuaca fue escogida para ser el altar simbólico de la Patria en el Norte Argentino, colocándose en ella el Monumento a la Independencia, ya que fue teatro, bastión, hito estratégico, y campo de las hazañas más bravas e imperecederas de la Guerra Gaucha.

En el suelo de Humahuaca, según el Archivo Capitular de Jujuy y otros documentos, se libraron 14 combates entre patriotas y realistas en el período que media de 1814 a 1821. Entonces, Humahuaca ocupa una página interesante en la Historia de la Argentina...


La próxima semana, nos volvemos a perder en las callecitas humahuaqueñas, para disfrutar de los detalles que las hacen únicas…





No hay comentarios:

Publicar un comentario