martes, 1 de noviembre de 2011

Fotógrafo recupera toda su carrera en un mercado de pulgas


Imaginemos que nos vamos de viaje y guardamos toda nuestra extensa colección fotográfica, con negativos y todo, en un almacén por el cual pagamos. Imaginemos que el almacén o depósito no recibe nuestro pago, y por ende decide, basándose en una cláusula en el contrato que firmamos, subastar las cosas que almacenamos. Esto fue lo que le sucedió a Alexi Tan, quien tuvo que confiar en la solidaridad de una persona que encontró toda su carrera como fotógrafo, a la venta en el mercado de pulgas de Nueva York.
Alexi Tan puede que sea más conocido como director de películas y videos musicales, pero también tiene una extensa carrera como fotógrafo. Carrera que decidió almacenar en uno de los depósitos a cobro de Nueva York (donde podemos alquilar un espacio para guardar nuestras cosas si es que no entran en nuestras casas o nos vamos de viaje) cuando se mudó a China para filmar su primer largometraje.
Algo despistado, Tan olvidó que la tarjeta con la cual efectuaba los pagos del depósito expiraría mientras él estaba de viaje. Así fue cómo, al no recibir los pagos, el depósito decidió, de acuerdo a una de las cláusulas indicadas en el contrato que se firma al iniciar el servicio, subastar todo el contenido del espacio de almacenamiento de Tan. Esto incluía, por supuesto, todas las fotografías que Tan había tomado en su carrera profesional.
Fue solamente un evento fortuito el que salvó a Tan de perder para siempre su carrera. Afortunadamente, sus fotografías, negativos y cajas de material terminaron en el mercado de pulgas de Nueva York, donde diariamente asisten miles de personas. Una de esas personas es el fotógrafo Henry Leutwyler, quien se extrañó al ver unas tomas excelentes guardadas en cajas. Al revisar cuidadosamente todo, descubrió el nombre “Alexi Tan” grabado en las cajas que contenían las imágenes, así que comenzó a buscar una forma de contactarse con el autor de las fotografías.
No tomó demasiado tiempo para que los dos se pusieran en contacto. Acordaron que Leutwyler comprara las fotografías, cosa que hizo por la módica suma de 800 dólares, y un amigo de Tan sigue almacenando estas fotografías en su estudio mientras espera que el fotógrafo regrese de China. Lo más curioso de todo es que Leutwyler volvió a encontrar más fotografías de Tan, que por supuesto volvió a comprar, en el mismo lugar. Las personas que las vendieron afirmaron haberlas conseguido de formas muy variadas, seguramente a través de personas que habían participado de la subasta.
Algo interesante para tener en cuenta la próxima vez que queramos almacenar nuestras fotos en un servicio de este estilo, o que pensemos que no vale la pena atesorar nuestros negativos si es que alguna vez queremos revisitar nuestro trabajo.
Fuente: http://altfoto.com/2011/10/fotografo-recupera-toda-su-carrera-en-un-mercado-de-pulgas

No hay comentarios:

Publicar un comentario